ESTÁS LEYENDO...

Rosa villacastín. en la flor de la vida.

Rosa villacastín. en la flor de la vida.

A
sus 55 años, Rosa rebosa optimismo y juventud, al tiempo, ?por qué no?, que
hace planes para el futuro. La vida le ha enseñado que aunque la juventud o la
belleza perecen, lo importante es mantener el espíritu y la ilusión tan jóvenes
como los de una niña de 15 años. En su nuevo libro, con el que está cosechando
grandes éxitos, se esconde una lección de sabiduría que trata de transmitir a
las mujeres de su edad: la actitud ante los problemas define su magnitud.

  • Háblenos de su nuevo libro, ?Hay vida después de
    los 50?

Desde hace años doy conferencias en asociaciones de mujeres,
lo que me ha permitido un conocimiento creo que bastante profundo de sus
problemas, que son los míos y los de tantas otras mujeres. Sobre esa base he
intentado analizar cuantas situaciones se nos pueden presentar a partir de los
cincuenta. Comienzo explicando mi propia experiencia cuando cumplo 50, mis
miedos y mis fantasmas. Una fecha que para mí fue importante porque me di
cuenta de que lo más importante en la vida no era tener un kilo de más. Lo
importante es saber cómo enfrentarse a situaciones como la soledad, el
divorcio, la muerte de un hijo, para lo cuál he preguntado a diferentes mujeres
que han pasado por todo esto. La conclusión seria que la actitud de una misma
ante cualquier problema es lo que define la magnitud del mismo. Qué importa la
edad si sabes disfrutar cada momento de tu vida.

  • A sus 55 años, ¿qué hace para estar tan estupenda?

Me cuido relativamente porque salgo de casa a las 9 de la
mañana y hay días que vuelvo a las doce de la noche. Trato eso sí de llevar una
vida sana: no fumo, no bebo, me mantengo activa, y cuando un día me paso en la
comida o en la cena al día siguiente como menos.

  • Si tuviera que ejercer de consejera ante un
    colectivo de mujeres de su edad, ¿qué les diría?

Yo les aconsejaría que no se obsesionasen con estar
perfectas o con temas como la juventud o la belleza que son perecederos. Yo
suelo darme masajes semanalmente porque toda la tensión se me acumula en las
cervicales. A la peluquería voy dos o tres veces por semana, por exigencias de
la ?tele?. En cuanto a cremas, me lavo la cara por la mañana y por la noche con
leche desmaquilladora y a continuación me aplico una emulsión antiestresante. Para maquillarme siempre utilizo fondo de
maquillaje y sombra de ojos. Como tengo la piel muy sensible procuro darme
productos que no me irriten, y siempre cuido mucho la hidratación del cuerpo.
En el bolso siempre llevo algún agua termal vaporizada, que se vende en farmacia
y sirve para mantener la piel fresca.

  • Qué cuidados presta a su salud…

Voy a las farmacias con mucha
asiduidad. Incluso diría que soy un poco adicta, ya que muchas de las cremas
que utilizo sólo se venden en farmacia. Además, soy una firme partidaria de la
Terapia Hormonal Sustitutiva. Como verás, no pido muchos consejos porque cuando
voy a la farmacia sé lo que quiero, aunque si veo algo novedoso trato de
informarme.

  • Siempre has sido una trabajadora incansable. ¿Qué
    le debes al trabajo?

Siempre he sido una adicta al trabajo, lo que está
íntimamente relacionado con el hecho de que me apasiona lo que hago. Ahora y
desde que empecé a trabajar a los 16 años, porque era la única manera de no
depender de mi familia. Me gusta tanto lo que hago que soy incapaz de estar un
mes de vacaciones sin llevarme el ordenador. Pero es indudable que he tenido la
suerte de hacer lo que me gustaba,  lo
que no quiere decir que no me lleve berrinches porque no siempre las cosas
salen como te gustaría. Si tuviera que hacer balance diría que al trabajo le
debo lo que soy, no en vano he dedicado el 90 por ciento de mi vida al trabajo.
Es lógico que me gratifique.

  • En qué medio te desenvuelves mejor?

Lo que más me gusta es escribir. Y después la radio y la
televisión, dos medios que constituyen un punto y aparte, al permitirte que la
gente te conozca, que tengan un retrato lo más aproximado a cómo eres, y no me
refiero al aspecto físico.

  • ¿Hay algo que se le haya quedado ?en el tintero??

Soy tan optimista que pienso que la vida tiene que
sorprenderme todavía muchas veces, para bien y para mal. El éxito de este libro
me ha cogido desprevenida, no lo esperaba, francamente, pero no creo que
escriba otro hasta dentro de dos o tres años. Lo único que le pido a la vida es
que cuando me jubile pueda seguir escribiendo? sobre todo escribiendo.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page