ESTÁS LEYENDO...

Las roturas de los dientes de leche pueden afectar...

Las roturas de los dientes de leche pueden afectar al desarrollo de los dientes definitivos

Las roturas de los dientes de leche pueden afectar al desarrollo de los dientes definitivos

Si el diente “salta” de la boca hay que recogerlo sin tocar la raíz y meterlo en leche, suero o debajo de la lengua

La Fundación Vitaldent informa, con motivo del Día Internacional del Niño, que se celebrará el próximo jueves 20 de noviembre, de que las roturas de los dientes de leche pueden afectar al desarrollo de los definitivos. Por este motivo recomienda acudir “lo antes posible al odontólogo, aunque al niño no le duela, para prevenir problemas, principalmente si el diente de leche cambia de color o sale una pequeña fístula o granito en la encía”.

Según recuerda el Director Médico de Vitaldent, Gustavo Camañas, las caídas o golpes en los menores son muy frecuentes, y por tanto también lo son las fracturas dentales. “Tras la rotura de un diente de leche, aunque al principio el niño llorará mucho, a los dos o tres días le dejará de doler. Sin embargo, durante este tiempo, el diente puede ir cambiando de color o volverse negro. Esto indicará que se ha producido una necrosis pulpar, es decir, que el diente ha perdido su vitalidad”, explica.

“Estos son los casos peligrosos, porque cuando el tejido dental se pudre, afecta siempre al diente que viene detrás, es decir, al definitivo”, alerta Camañas. “Por este motivo, siempre que haya una rotura, hay que acudir al odontólogo inmediatamente para evitar llegar a ese punto”.

En cualquier caso, Camañas recuerda que “lo primero que hay que hacer es comprobar si el diente roto es de leche o definitivo, y si está simplemente fracturado o si se ha perdido completamente, ya que el procedimiento de actuación de los padres debe ser distinto”.

De este modo, si con la caída o el golpe el diente se sale completamente de la boca (avulsión dental), tanto si se trata de una pieza de leche, como si es definitiva, debe recogerse. Este gesto debe realizarse sin tocar la raíz y debe guardarse en un entorno húmedo como leche, suero fisiológico, o incluso, debajo de la lengua, ya que la saliva realiza una muy buena acción protectora.

A continuación, se debe ir con urgencia al odontólogo, sobre todo si se trata de un diente definitivo, ya que el odontólogo puede intentar reimplantarlo. A partir de la media hora o la hora como máximo, si ese diente no está reimplantado de nuevo en la boca, el grado de éxito se reduce considerablemente y se puede perder la pieza.

Fractura de un diente definitivo
Por otra parte, la Fundación Vitaldent quiere tranquilizar a los padres asegurando que una fractura en un diente definitivo que aún está en desarrollo tiene un pronóstico “bastante bueno”, ya que existen tratamientos capaces de solventar el problema.

Así, informa de que si se trata de una fractura en la que sólo se ha perdido un tercio del diente, se puede recomponer fácilmente con composite, material utilizado para hacer los empastes. Además, en el caso de que sea posible recuperar la parte rota, existen técnicas que permiten unir la pieza fracturada.

La principal conclusión que podemos extraer es la siguiente: ya sea en un diente temporal o en uno definitivo, los golpes o roturas en los dientes son peligrosos. Si nuestro hijo sufre un golpe, rotura o avulsión dental, lo más indicado es acudir de urgencia al odontólogo para una valoración profesional.
infografia perdidadental





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.