Ruido, mucho ruido.

El 70 % de los españoles
soporta niveles superiores al límite de tolerancia, estimulado en 65 decibelios
(dB). Para hacernos una idea de lo que esto significa
y del impacto que el ruido tiene en nuestras vidas, un ejemplo: en una calle
con mucho tráfico  hay 70 dB, lo que viene siendo muy común dado el aumento que ha
tenido el parque automovilístico español (un vehículo por cada tres habitantes,
trece veces más que hace 35 años). Los problemas que puede acarrear el exceso
de ruido en nuestra salud son fundamentalmente estrés, problemas vasculares,
déficit de atención, ansiedad, alteraciones del sueño, irritabilidad o
agresividad, dolores de cabeza o incluso aumento de la tensión y del
sentimiento de indefensión. El sueño (que se altera a partir de los 45 dB), la atención y la percepción del lenguaje hablado son
las actividades más perjudicadas. En las discotecas esta cifra se dispara hasta
rebasar los 90 dB, límite en el que la OMS fija el
umbral de peligro, advirtiendo que rebasados los 90 dB,
los riesgos para la salud son relevantes.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page