Sabores del mundo.

PRÓXIMA ENTREGA: COCINA HINDÚ,
TAILANDESA Y MEDITERRÁNEA

Las cocinas ?transocéanicas?
están cada vez más cerca y poco a poco se están colando en nuestros fogones
para convivir  en armonía con el jamón
serrano y la tortilla de patatas. Pero no sólo son sabrosas y singulares:
numerosos estudios avalan los beneficios que su consumo aportan a nuestra salud

Para
estas Navidades, te ofrecemos un menú alternativo al pavo y al besugo: de
primero, pakoras hindúes y unos burritos mexicanos;
de segundo, un poco de sushi japonés y, como plato
fuerte, puedes elegir entre un sabroso mechoui
(cordero al estilo marroquí), un pollo al tandoori
(típico plato hindú) o, si deseas algo más frugal, el Pad
Thai (guiso de fideos tailandés). De postre, todo
vale: hojaldres a base de miel y almendras, helados pintorescos, frutas
tropicales… Descubre las delicias de las comidas exóticas y atrévete a
incorporarlas a tus menús, tanto diarios como festivos. Tu salud te lo
agradecerá.

COMIDA JAPONESA: ELIXIR DE JUVENTUD


-Sus secretos:
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),
Japón es el país que tiene la mayor esperanza de vida del planeta (74,5 años),
y en ello la alimentación juega un papel importantísimo. Es un tipo de cocina
en general magra, en la que las especias quedan eliminadas, ya que los
alimentos empleados deben ser de primera calidad, por lo que no necesitan
condimentarse.


-Lo que aporta a la salud
:

-Tofu: Cuajada blanda a base de soja.
Previene el cáncer y es una buena alternativa para los alérgicos a la leche.
Está demostrado que reduce el colesterol y la hipertensión y, además, previene
el estreñimiento y los cálculos biliares.

Algas: Nori, wakame…
Abundan en ensaladas y como aderezo. Riquísimas en proteínas, fibras solubles y
minerales, regulan el funcionamiento de la glándula tiroides, reducen la
tensión sanguínea y previenen la formación de úlceras estomacales.

-Soja: Sola o como base de otros alimentos, es sin duda el ingrediente
estrella y sobre el que más estudios científicos se han realizado. Por su
contenido antioxidante, es el mejor aliado para combatir las enfermedades
coronarias, circulatorias y el cáncer hormonodependiente
(mama, ovario o cérvix). Además, todo apunta a que su
consumo es la razón por la que las mujeres japonesas no tienen celulitis ni
padecen sofocos durante la menopausia.

Pescado: Al consumirlo en crudo aporta muchas de las vitaminas y
oligoelementos que se suelen destruir al cocinarlo. Su efecto benéfico sobre la
hipercolesterolemia ha sido ampliamente demostrado y, además, es muy bajo en
calorías.

-Miso: Es el principal aderezo, elaborado a base de soja fermentada y sal. Se
usa en la preparación de sopas y para aderezar salsas, ensaladas y marinados y
comparte las propiedades nutritivas de la soja.


-Qué técnica emplea

: Hay distintos métodos de cocción: cocinados en
parrilla (yakimono),
platos con arroz (gohan),
alimentos hervidos (mushimono),
cocinados en hornillos de mesa (nabemono), platos fritos o rebozados en pasta (agemono) y crudos
y el lonchas (shashimi).

Los platos estrella:

Sushi: se trata de bocaditos de arroz y
pescado crudo servido con infinidad de formas: norimaki (variedad de pescados
crudos, cortados finos y enrollados en alga nori y arroz
con un punto de mostaza de rábano); y nigiri (pequeñas bolas de arroz sobre las que se coloca un
punto de mostaza de rábano y un trozo de pescado, adornado con sésamo).

Sukiyaki: es el auténtico plato nacional, similar
a un potaje de carne que se acompaña con algas, verduras y aros de cebolla.

Tempura: consiste en una variedad de mariscos y
vegetales rebozados en huevo y harina y luego fritos en aceite muy caliente
durante poco tiempo.

Teriyaki:
pollo, pescado o carne macerados con la
salsa del mismo nombre y adornados con sésamo.

Shasimi: consiste en bocadillos de pescado crudo
acompañados de brotes jóvenes de rábanos (daikon), con algas (wakame) y
laminillas de jengibre, servidos con limón y una salsa de soja fermentada (tamari).


-Para beber:


 Lo suyo es
regar una comida japonesa con cerveza para después tomar una taza de ocha o té verde, seguido de un vasito de sake, un vino
japonés elaborado a partir de arroz fermentado que se puede consumir tanto frío
como caliente.

Y a la hora de los postres… Hay poca oferta, ya que no
existe una repostería típicamente japonesa. Suelen terminar la comida con fruta
del tiempo.


-Manual de degustación
: Se hacen tres comidas al día, siendo la cena
la más fuerte, mientras que la más ligera se consume al mediodía. Una comida
japonesa típica se rige por el siguiente esquema: primero se sirven unos
entremeses de mariscos, pescados y verduras crudas. Después, la sopa y a
continuación platos fuertes de pescado o carne. ?La alimentación debe ser una
experiencia espiritual que nos da un momento de calma durante el día?. Esto
justifica el hecho de que tan importante como la preparación de la comida sea
su presentación: hay que disfrutar con la vista antes de empezar a comer; cada
ingrediente está en armonía para componer un plato y, a su vez, cada plato está
en armonía con el resto de platos para formar una comida. Tradicionalmente se
sientan sobre cojines en el suelo, alrededor de una mesa baja, a la tradicional
manera ?tatami?.

COCINA MARROQUÍ: UN CÓCTEL DE ESPECIAS


-Sus secretos:
La exquisita mezcla de legumbres, frutos, carnes muy
sustanciosas, pescados delicados y, sobre todo, especias extraordinarias… La
combinación ?maestra? de lo dulce con lo salado, junto con la sutil utilización
de especias, es lo que da a esta cocina su toque de originalidad. Los platos
pueden resultar a veces excesivamente elaborados.

Lo que aporta a la
salud:

-Legumbres: Fundamentalmente lentejas y garbanzos, ayudan al
mantenimiento de los niveles adecuados de colesterol y tensión arterial. Según
la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), deberíamos consumir dos o
más raciones a la semana.

Cordero: La
preparación asada disminuye en gran medida su alta proporción de grasa,
mientras que mantiene intacto su aporte de proteínas y sales minerales.

-Frutas frescas: Dátiles (fuente de hierro y potasio, ayudan a combatir
la anemia); naranjas y clementinas (ricas en vitamina C) y ciruelas  (buenas para el corazón, la circulación y la
retención de líquidos).

-Miel: Potencia el sistema inmune, alivia el asma y el
dolor de garganta, induce al sueño y es un potente bactericida.

Almendras: Aportan el
contenidos correcto de ácidos grasos insaturados, son cardioprotectoras
y ricas en vitamina E (la antienvejecimiento).


-Qué técnica emplea:


Los asados
y los guisos en recipientes de barro, teniendo como fondo aceite de oliva y
hortalizas. 


-Los platos estrella:

Cous-cous: el plato más popular de la cocina marroquí es el resultado de una
masa a base de sémola de grano duro o de mijo y arroz que luego se esponja, se
condimenta con mantequilla y se sirve junto con carne de cordero, pollo o
pescado, todo ello acompañado de una salsa, denominada harissa, a base de una mezcla de
hierbas y especias (especialmente pimentón picante). (separación). Hay un sinfín de formas de
prepararlo, dependiendo de la región.

Tajine: Considerado
el ?plato nacional marroquí? es un guiso a base de carne o pescado, acompañado
de verduras o fruta. Se sirve en el mismo recipiente de barro en el que se
prepara (del cual recibe su nombre) dejándolo cocer durante horas a fuego
lento, con aceite de oliva y especias. Suelen ser de cordero y miel o
melocotón, aunque hay especialidades como el de ciruelas, que mezcla la carne
de cordero con almendras, sésamo y ciruelas.

Harira:nutritiva sopa que no puede faltar
durante el mes del Ramadán, elaborada a base de legumbres (lentejas y
garbanzos), carne, diferentes hortalizas y algunas especias como canela,
pimienta o cilantro. Se sirve acompañada de dátiles y, debido a su densidad y
consistencia, es un plato especialmente recomendable en los meses de frío.

Hummus:
otro de
los platos más internacionalizados, es un delicioso puré a base de garbanzos y
sazonado con pasta de ajonjolí.

Mechoui:
cordero
entero asado lentamente a la brasa, que se prepara
acompañado tan solo de sal y comino y que presenta la peculiaridad de
deshacerse en la boca nada más introducirlo.

Pastilla:
original pastel de carne de pichón
especiada, cubierta de hojaldre y salpicado de azúcar y canela. Es el famoso
?dulce-salado? marroquí.

Kebabs:son unas peculiares brochetas
elaboradas con trozos de carne de riñones, hígado de cordero o buey a la
parrilla.

Keftas:muy similares a nuestras albóndigas,
pero preparadas con carnes muy sazonadas.

Para beber
: La gran
variedad de frutas, tanto mediterráneas como tropicales, dan lugar a un amplio repertorio de zumos. Pero sin duda, la bebida
estrella de este país es el té a la menta, del que se podría decir que es un ?todoterreno?: sirve para tranquilizar, reanimar, entonar,
como tentempié a media mañana y como digestivo tras las comidas. Su preparación
es todo un ritual, y se sirve en pequeños vasos junto con terrones de azúcar.
Es frecuente acompañarlo de pan y aceitunas


-Y a la hora de los
postres…



Abundan los dulces hechos a base de almendras y miel: bstila  (pastilla de hojaldre y leche de almendras),
pasteles de miel, cuernos de gacela (pasteles en forma de media luna rellenos
de pasta de almendras), beghir
(especie de crepes de nido de abeja servidas con mantequilla fundida y miel) o
los shebbakia
(pasteles fritos en aceite y recubiertos de miel).

Manual de degustación:
En la mesa se ponen platos pequeños y variados a base de verduras, legumbres y
hortalizas, llenos de aroma y color para ?abrir el apetito?. Se suelen consumir
sobre un puff, sin cubiertos. La costumbre es no
beber nada durante la comida. El cous-cous se come sin cubiertos, siempre con la mano derecha.
Constituye el menú de los viernes, y se sirve en un solo plato del que comen
varias personas. En cuanto al té, se considera un símbolo de hospitalidad, de
ahí que rechazarlo sea interpretado casi como un agravio.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page