ESTÁS LEYENDO...

El yodo, “ultranecesario”, que no falt...

El yodo, “ultranecesario”, que no falte en tu despensa

El yodo, “ultranecesario”, que no falte en tu despensa

El yodo, imprescindible para que la glándula tiroides trabaje con normalidad y sintetice sus hormonas (tiroxina), es un micronutriente esencial que se obtiene del agua del mar y de algunos alimentos. Una nutrición deficiente en yodo es uno de los problemas de salud pública más fácilmente prevenibles, aunque afecta a un gran número de personas en el mundo. Así, desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, explican: “La clave para la prevención de la deficiencia de yodo es su consumo en cantidades adecuadas, de forma mantenida y continuada. La profilaxis mediante la yodación de la sal es eficaz, segura y coste-efectiva. De hecho, la OMS recomienda la sal yodada por ser el alimento que más fácilmente puede llegar a toda la población”.

Con este objetivo, se creó el proyecto EUthyroid, un grupo constituido por investigadores de 27 países de Europa que ha trabajado en los últimos 3 años para identificar estrategias comunes que contribuyan a la erradicación y prevención de los trastornos producidos por  la deficiencia de yodo (TDY). Tras este periodo, el grupo ha consensuado: “La Declaración de Cracovia”, un documento en el que se indica las líneas maestras para lograr prevenir los TDY. Además, esta declaración insta a las autoridades públicas y a la sociedad en general a asumir las responsabilidades necesarias para conseguir este propósito. En este sentido, la SEEN defiende que la citada declaración se alinea perfectamente con los propósitos de la Sociedad.

El riesgo de la escasez de yodo en las gestantes

A pesar de que toda la población debe tener un aporte adecuado de yodo, las personas con mayor riesgo son las gestantes y la población infantil. La tiroxina es clave para la maduración cerebral del feto y en los primeros años de vida. “Durante el embarazo, las mujeres tienen una mayor necesidad de yodo que, con frecuencia, es insuficiente en sus dietas habituales. Incluso una deficiencia leve de yodo pone a sus hijos en riesgo de deterioro de la función neurocognitiva y de presentar un cociente intelectual reducido”, señalan desde la SEEN.

Sin embargo, la mayoría de las embarazas desconocen las consecuencias que una baja ingesta de yodo puede tener en sus hijos. Actualmente, los expertos afirman que en muchos países europeos con programas voluntarios de refuerzo del yodo, hasta el 50% de todos los recién nacidos están expuestos a una leve deficiencia de yodo y, por lo tanto, están en riesgo de limitaciones en cuanto a su potencial cognitivo. “Aunque en España la nutrición de yodo ha mejorado sensiblemente en los últimos años, se debe  trabajar para garantizar que el aporte suficiente llegue a toda la población, muy especialmente a estos grupos de mayor riesgo”, resalta el Doctor Lluís Vila, coordinador del Grupo de Nutrición de Yodo de la SEEN.

“Es importante destacar que, la deficiencia de yodo puede prevenirse sin grandes costes gracias a la provisión de alimentos enriquecidos”, subraya el Dr. Vila. Durante años, la OMS ha hecho un llamamiento para llevar a cabo un control regular como un paso importante hacia la eliminación de la deficiencia de yodo en Europa, pero solamente ocho países de la UE cumplen con este especto dirigido a la lucha contra la deficiencia de yodo.

 

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.