ESTÁS LEYENDO...

Cómo se puede perder el sentido del gusto y el olf...

Cómo se puede perder el sentido del gusto y el olfato

Nunca apreciamos tanto algún sentido como cuando lo perdemos. Según los expertos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL CCC), la disminución o pérdida del sentido del olfato, y por ende, el del gusto, puede estar producida por diversos mecanismos:

  1. info olfatoConductivo: cuando la pérdida de olfato es debida a una disminución o imposibilidad del acceso del odorante al neuroepitelio olfatorio. Aparecen, en algunos casos, como consecuencia de inflamaciones de la mucosa nasal tal y como sucede en la rinitis alérgica, bacteriana o viral. En otros casos aparecen en relación con anomalías estructurales en la cavidad nasal tales como neoplasias, pólipos y desviaciones del tabique nasal. Posiblemente, también sean producidas por anomalías en la secreción del moco olfatorio. En muchas ocasiones, son susceptibles de recuperación o mejoría con el tratamiento adecuado.
  2. Sensorial: cuando la causa es una lesión de las células receptoras y de sus células de soporte. Las pérdidas olfatorias sensoriales están causadas por la destrucción del neuroepitelio olfatorio como puede ocurrir en las infecciones virales, la inhalación de químicos tóxicos, neoplasias, drogas que afectan al turn-over celular o los tratamientos radioterápicos.
  3. Neural: cuando la causa es una lesión de los nervios olfatorios y de las vías centrales olfatorias. Aparecen en neoplasias de la fosa craneal anterior, traumatismos craneales con o sin fractura de la lámina cribiforme, técnicas neuroquirúrgicas, administración de agentes neurotóxicos y desórdenes congénitos como el síndrome de Kallman.En el caso de las pérdidas de origen sensorial y neural la recuperación es menos frecuente que en las pérdidas conductivas. Las alteraciones de la función olfativa han sido asociadas a diversas enfermedades sistémicas y metabólicas.  Sin embargo, la gran mayoría de los pacientes que presentan una disfunción olfativa primaria,  pueden ser incluidos en una de estas cuatro categorías etiológicas: procesos patológicos nasales o sinusal, o ambas; infección primaria de vías respiratorias altas; traumatismos craneales o situaciones llamadas idiopáticas.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *