ESTÁS LEYENDO...

SEIS ZONAS DELATORAS. La edad no perdona

SEIS ZONAS DELATORAS. La edad no perdona

Incluso las que pertenecen al “club de las bien conservadas” muestran en determinadas partes de su cuerpo unas huellas típicas del paso del tiempo que pueden funcionar como auténticas delatoras de su edad. Conocerlas, prevenirlas y camuflarlas es la clave para “silenciarlas”.

Los poros de la piel, las cejas, el dorso de las manos e incluso la dentadura pueden funcionar como auténticos “chivatos” que proclamen a los cuatro vientos que ya no cumplimos los 30 o que nos acercamos a los 50. Y es que si bien estamos más o menos concienciados sobre la necesidad de cuidar la piel, especialmente la del rostro, no ocurre lo mismo con otras partes del cuerpo, de ahí que la falta de atención forme un tándem en absoluto recomendable con el calendario.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
1-LOS OJOS

Uno de los síntomas más típicos del envejecimiento es la pérdida de espesor en las cejas y pestañas. ¿Culpables? Las hormonas, que ralentizan el crecimiento del vello en esta zona. A ello contribuyen también otros factores como el efecto acumulativo del uso de las pinzas de depilar, que acaban por debilitar el vello.
-Lo que podemos hacer:
-Lo mejor es ponerse en manos de un estilista profesional en el diseño  y tratamiento de las cejas para que les de forma y ofrezca las pautas para mantener su tamaño adecuado : ni excesivamente pobladas ni hiperdepiladas.
-El maquillaje puede actuar como un borrador de años. Los lápices específicos para cejas, siempre en un tono más claro que el de color de éstas son la mejor opción. En vez de marcar una línea contínua, lo mejor es dibujar la forma mediante pequeños trazos. Un toque de polvos sueltos proporciona un look muy natural.
-Respecto  a las pestañas, hay que incluir en la rutina de cuidados habitual una máscara con ingredientes reforzadores  y tratantes (son incoloras; una buena opción es aplicarlas antes de de dormir para que actúen durante la noche), ya que son muy efectivas para devolver al vello de esta zona el cuerpo y el grosor perdidos. En cuanto al maquillaje, cambia las máscaras con efecto alargador por las fórmulas que engrosan. Para aumentar la sensación de espesor, aplícala desde la base de las pestañas, repartiendo el producto de lado a lado; deja secar durante 15 segundos y, después, pon una segunda capa.

2-LA BOCA
La sonrisa es otro de esos rasgos que pueden delatar el paso del tiempo. “Los dientes adultos pueden mostrar un típico patrón de desgaste con un perfil recto de la línea incisal, que proporciona un aspecto muy duro y ènvejecido’ a la sonrisa”, explica el doctor Augusto Morillo, director de la Clínica Dental Rosales, de Madrid.
-Lo que podemos hacer:
-La técnica más puntera para solucionar este problema es el contorneado dental.
 “ Se trata de un procedimiento en el que se pasa una turbina de alta velocidad sobre el borde de los dientes para así modificar su forma y pulirlos. Con ello se consigue cambiar su proporción y tamaño eliminando las irregularidades y, en aquellos casos en los que hayan apiñamientos en la dentadura inferior, acortar los dientes , produciendo la sensación óptica de que éstos están alineados de una forma más ordenada”. El contorneado se realiza en una única sesión y su precio aproximado es de 200 euros. Es totalmente indoloro, se realiza con anestesia y no tiene prácticamente ninguna contraindicación. “El resultado es siempre muy bueno y, además, es una técnica que no afecta a la estructura del diente, ya que sólo se retoca el esmalte. Se utiliza sobre todo para rejuvenecer la sonrisa, realizando primero un blanqueamiento dental para que el resultado sea más satisfactorio”, explica el doctor Morillo.
-También es importante cuidar adecuadamente los labios, usando barras que incluyan SPF 20 e ingredientes emolientes, que proporcionen una base suave que los rehidrate.
 –En cuanto al maquillaje, para definir bien el contorno de la boca (que tiende a diluirse con la edad), rellena el borde exterior con un perfilador del mismo tono de la barra; con ello se consigue un boca más “rellena” y rejuvenecida. Los tonos rotundos como los marrones, los vino y los rojo pasión, suman años, así que la mejor opción para rejuvenecer el aspecto es optar por los colores  ligeros y, siempre, en versión brillo.

3-EL CUELLO

Es una de las zonas en las que resulta más difícil disimular el paso del tiempo, ya que las fibras musculares se distienden,  lo que, unido a la pérdida del tejido graso, que se acelera también con la edad, trae consigo una más que notable pérdida de firmeza y elasticidad que se traduce en descolgamientos laterales (conocidos como “crestas”) y arrugas horizontales a modo de bandas paralelas.
-Lo que podemos hacer:
-Aplica a esta zona una “terapia de hidratación extrema”, utilizando a diario productos ricos en ingredientes humectantes. En aquellos casos en los que la piel esté especialmente reseca hay que recurrir a las fórmulas en serum o en aceite (aplicadas sobre la piel limpia y dejándolas actuar preferiblemente durante la noche). Durante el día hay que proteger la piel de esta zona con hidratantes que incluyan FPS.
-El maquillaje, debidamente aplicado, puede ejercer sobre el cuello una auténtica labor de camuflaje. Una capa ligera de  base que incluya pigmentos reflectantes añade luz a esta zona y la “estiran” ópticamente, difuminando las arrugas.
-El corte de pelo también juega un papel importante. Hay que desterrar la falsa idea de que a partir de cierta edad se deben evitar las melenas. Si el cuello está excesivamente arrugado, hay que buscar estilos ovalados con capas ligeras que descarguen la zona del cuello.

4-LOS CODOS
Hay un buen número de factores que “conspiran en contra” de esta zona de los brazos, haciendo que muestre un aspecto descuidado y envejecido producido sobre todo por la acumulación de células muertas y la excesiva sequedad a la que está expuesta. La acción del sol y la falta de cuidados adecuados (es una de las grandes olvidadas a la hora de aplicar cremas y demás productos) son los principales culpables.
-Lo que podemos hacer:
-La exfoliación es el mejor gesto cosmético que se puede proporcionar a los codos. Para ello, utiliza las mismas exfoliantes que se emplean para el resto del cuerpo, aplicando el producto con suaves movimientos circulares y eliminando los restos con agua tibia. En caso de que la piel esté muy deteriorada se puede recurrir a los kits de dermoabrasión específicos para el rostro, hidratando muy bien la piel una vez eliminado el producto.
-Para rejuvenecer la zona hay que favorecer la producción de colágeno, utilizando para ello productos que contengan ingredientes como el ácido glicólico, la vitamina A o los alfahidroxiácidos (AHAs).
-Un truco de estilo para camuflar los codos que se encuentran “en reparación”: recurrir a las mangas tres cuartos, siempre en tejidos naturales, que no irriten la piel de esta zona.

5-LAS MANOS

El dorso de las manos es uno de los pocos lugares del cuerpo en los que se pierde tejido graso con la edad. Otro tipo de tejido, el muscular, también disminuye y la epidermis adelgaza, haciendo más evidentes las venas y las manchas (en cuya aparición tiene mucho que ver la acción del sol).
-Lo que podemos hacer:
-Un gesto muy sencillo y efectivo consiste en aprovechar las “sobras”, esto es, los restos que quedan en las manos cuando aplicamos la hidratante facial o corporal, sin olvidar incluir en los cuidados diarios el uso de una crema específica para las manos (si incluye colágeno en su composición, mejor que mejor). Para las manos más desgastadas, se puede aplicar una capa generosa de producto, cubrir con unos guantes de algodón y dejar que éste actúe durante toda la noche.
-Aplicar protección solar en esta zona es tan importante como hacerlo en el resto del cuerpo ya que las radiaciones, además de acelerar la aparición de manchas, adelgazan aún más la epidermis. El índice mínimo para esta zona es 15.
-A la hora de “vestir” las manos hay que evitar todo aquello que atraiga excesivamente la atención sobre ellas, como un tono de uñas excesivamente llamativo (lo mejor es optar por los brillos o los tonos pálidos, como los rosa) o el exceso de anillos. Los brazaletes y los relojes de diseño grande, por el contrario, actúa como elementos “camufladores”  y contribuyen a rejuvenecer el look.

6-LAS RODILLAS

Las causas por las que a menudo resultan una zona delatora de la edad son las mismas que en el caso de los codos, aunque en esta zona resultan más obvias: a medida que aumenta la flacidez de la piel aumentan tanto las arrugas como los “hundimientos” en las rodillas. Esto puede verse agravado por un descolgamiento en la cara interna de la rodilla (de hecho, cada vez son más las mujeres que recurren a la liposucción en esta zona).
-Lo que podemos hacer:
-El objetivo es reafirmar la zona y para ello, nada mejor que los ejercicios isométricos que se pueden realizar sin levantarse de la silla: sentada, extiende la pierna derecha apoyando el talón en el suelo y estirando las puntas, dirigiéndolas hacia arriba. En esta posición, tensiona los músculos de los muslos e intenta mover la rodilla hacia arriba. Mantén la tensión un par de segundos y repite cada 15-20 minutos, cada vez con cada pierna.
-Al igual que ocurre con los codos, la exfoliación es un gesto imprescindible para mantener esta zona a punto. También es importante hidratarlas y aplicar sobre ellas factor de protección cuando vayan a estar expuestas al sol.
-Trucos de guardarropa: evita las faldas excesivamente cortas, que dejen expuestas en exceso las rodillas (lo más adecuado es el largo justo a la rodilla). Los pantalones pirata son una buena opción ya que cubren hasta justo debajo de la parte más ancha de la pantorrilla.

Así perdemos firmeza… y juventud
Es a partir de los 30 años cuando el proceso de pérdida de elasticidad empieza a ser notorio, ya que en este momento, la regeneración celular comienza a ser más lenta, iniciándose de forma paulatina el envejecimiento natural y la pérdida de calidad cutánea.
“La capa intermedia de la piel, la dermis, es la responsable de la firmeza, ya que es en ella donde se encuentran un tipo de células, los fibroblastos, que son los que producen la síntesis de colágeno y elastina. Debido tanto al envejecimiento intrínseco (consecuencia de la edad) como a factores extrínsecos (en los que juegan un papel fundamental los efectos acumulativos de la exposición a las radiaciones solares, responsables en gran medida de la elastosis o degeneración de las fibras elásticas de la piel), llega un momento en que los fibroblastos empiezan a fallar, como consecuencia de lo cual dejan de producir colágeno y elastina y el colágeno se  queda engrosado, perdiendo su capacidad de conferir firmeza a la piel. Otra consecuencia de esto es que unos ingredientes que forman parte de la estructura celular de la dermis, los mucopolisacáridos, también empiezan a perder su capacidad de retener agua. El resultado de todo ello es la pérdida de firmeza y la aparición de la flacidez”, comenta Ana Aliaga, vocal de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page