ESTÁS LEYENDO...

Sepa lo que es la hiperqueratosis. para no dar pie...

Sepa lo que es la hiperqueratosis. para no dar pie a….

Las callosidades o hiperqueratosis se deben a alteraciones de la queratinización normal de la piel. Son zonas de crecimiento acelerado de la capa externa de la piel, frecuentes en la superficie de los dedos de los pies o entre los dedos y en el talón. Los callos pueden ser duros o blandos, según la humedad que se conserve en esta zona del cuerpo. Estos crecimientos causan inflamación y dolor y se producen usualmente por fricción de la piel de la zona afectada con los zapatos muy ajustados, o por algún problema ortopédico de los pies. Así pues, los callos y las callosidades, también llamados tilomas y helomas, se deben a la presión o fricción, sobre todo sobre una prominencia ósea. Los callos suelen tener el tamaño de un guisante o algo mayor. Las callosidades duras se producen sobre protuberancias óseas, sobre todo de los dedos de los pies, y en la superficie plantar. En cuanto a las callosidades blandas, éstas se encuentran entre los dedos. Tanto unas como otras pueden ser dolorosas o sensibles a la presión.

Para tratar los callos, conviene sumergir los pies en agua caliente a la que le haya agregado sal y jabón liquido suave, y a ser posible, algún producto para reblandecerlo. A continuación hay que secar bien las zonas y pulir la callosidad con un lima especial para los pies de piedra pómez (que se pueden comprar en las farmacias). Aunque resulta difícil de eliminar, se debe reducir la presión sobre la superficie o redistribuirla. Para las lesiones de los pies resulta fundamental llevar zapatos blandos que ajusten bien, almohadillas o anillos de forma y tamaño variables, parches o vendajes protectores de goma espuma, arcos o placas o barras metatarsianas que permiten redistribuir las presiones. No suele ser necesaria la cirugía. Los pacientes con tendencia a desarrollar callos o callosidades pueden necesitar consultas regulares con un podólogo.

Grietas en los talones

En cuanto a las grietas en los talones, ésta es una afección que se presenta en personas con una piel excesivamente seca en el talón, o que usan frecuentemente calzado al descubierto y destalonado. En estas personas es fundamental hidratar con bastante frecuencia el pie, en especial el talón. Una vez que las grietas se han instalado, conviene suavizar el área a tratar, de manera que se vaya eliminando el tejido duro mediante cortes cuidadosos. Una vez eliminada la dureza, conviene pulir el talón y desinfectar el área, terminando por aplicar siempre una loción hidratante y lubricante.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page