Sequedad bucal.

Mal sabor de boca,
propensión a las caries, dificultad al hablar y al comer? El 20 % de los
españoles padece trastornos de sequedad bucal, un problema en gran parte ligado
al consumo de algunos medicamentos como los antidepresivos o los
antihistamínicos

La
importancia de la saliva

La
xerostomía está provocada por una notable carencia de saliva cuya consecuencia más
directa es la sensación de sequedad en la boca. Aunque no entraña un serio
riesgo para nuestra salud, la carencia del flujo salival repercute directamente
sobre otras funciones de nuestro organismo, por lo que cuando la presencia de
este lubricante natural en la boca desciende a valores inferiores al 50% de las
cantidades normales, tienen lugar numerosos problemas en la calidad de vida de
los pacientes, especialmente entre las personas de la tercera edad.

Funciones
del flujo salival

–         
Mantiene
la salud bucodental, ya que la saliva ejerce una función natural de protección
contra las caries.

–         
Lubrica
y protege los tejidos orales.

–         
La
saliva tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.

–         
Facilita
la masticación y la deglución.

–         
Contribuye
a una mejor digestión.

–         
Protege
los dientes y contribuye a su remineralización.

Consecuencias de la falta de saliva

–         
La
falta de saliva afecta a los hábitos dietéticos y dificulta la toma de determinados
alimentos.

–         
Produce
pérdida del sentido del gusto.

–         
Influye
en la manera de hablar, ya que se pierde la movilidad en lengua y labios.

–         
Se
genera halitosis o mal aliento.

–         
Perjudica
el estado de las prótesis dentales.

–         
Aumenta
la susceptibilidad a padecer periodontitis, caries o gingivitis.

Los
medicamentos como causa

Según
el doctor Rafael Martín Granizo, secretario general de la Sociedad Española de
Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) y médico adjunto del Hospital Clínico San
Carlos de Madrid, casi un 95% de los casos de xerostomía pueden venir
provocados como efecto secundario por la toma de determinados medicamentos,
especialmente antihipertensivos y ansiolíticos, cuyo consumo se ha incrementado
notablemente entre la población en los últimos años. Junto a éstos, existen
otros medicamentos que pueden provocar sequedad bucal. Entre ellos se
encuentran los diuréticos, los sedantes, los antidepresivos, los
antihistamínicos, así como los antiepilépticos y anticonvulsivantes. La mejor
solución en estos casos es la reducción de la dosis de dichos medicamentos bajo
prescripción medica y, si es posible, buscar un fármaco alternativo que no
produzca este efecto.

Más influencias

      –        El consumo excesivo de café, alcohol o
bebidas con cafeína puede provocar sequedad bucal.

–         
Los
tratamientos con radioterapia, especialmente aplicados a tumores de cabeza o
cuello.

–         
Enfermedades
autoinmunes como el síndrome de Sjögren, la artritis reumatoide sistémica o la
esclerosis sistémica progresiva, que tienen como uno de sus síntomas la baja
producción de saliva.

–         
La
formación de cálculos o piedras en los conductos de las glándulas salivales o
litiasis.

–         
Los
procesos inflamatorios e infecciosos de las glándulas salivales, entre los que
se encuentran las paperas.

Tratamientos químicos:

efectivos pero poco duraderos

Cuando la xerostomía se convierte en algo crónico
que genera molestias en el organismo de quien la padece, es necesario iniciar
un tratamiento adecuado que permita producir, aunque sea de modo artificial, el
flujo salival. Según la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, existen
geles o líquidos que ejercen como perfectos sustitutos de la saliva,
manteniendo correctamente lubricado todo el tejido bucal. Sin embargo los
efectos de estos tratamientos sustitutivos son poco duraderos, por lo que han
de ser aplicados con mucha frecuencia. Además, la mayor parte de ellos tienen
numerosos efectos secundarios, entre ellos el aumento de la tensión arterial,
por lo que obligan a un empleo cuidadoso.

      Microsensores              :

en busca del tratamiento inteligente

Según Martín Granizo, las últimas investigaciones en
el tratamiento de la xerostomía se encaminan especialmente hacia los
tratamientos físicos basados en la micro y la nanotecnología (tecnología
biomédica miniaturizada). Estos tratamientos se dirigen a la
electroestimulación de los nervios que permiten el funcionamiento de las
glándulas salivales, a través de la implantación de pequeños aparatos, lo que favorecería
un notable incremento en la producción de saliva sin ningún tipo de efecto
secundario y sin la necesidad de iniciar tratamiento químico alguno. Actualmente,
la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial participa junto a otras
sociedades europeas en el desarrollo de un aparato microsensor inteligente que,
al detectar un bajo índice de humedad en la mucosa de la boca, se pondría en
marcha de forma automática iniciando la electroestimulación de las glándulas
salivares. Este pequeño aparato se colocaría sobre los dientes inferiores o en
la zona posterior de la mandíbula y supondría una importante revolución en el
tratamiento de la falta de salivación.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page