ESTÁS LEYENDO...

SIDA, la importancia de un diagnóstico precoz

SIDA, la importancia de un diagnóstico precoz

SIDA, la importancia de un diagnóstico precoz

El diagnóstico precoz del VIH reduce la transmisión de la infección y mejora la salud del afectado. Por este motivo, la prueba debería ofrecerse de forma rutinaria como parte de la asistencia médica.

¿Cuáles son los beneficios del diagnóstico precoz?

El diagnóstico precoz y tratamiento del VIH facilitan una mayor recuperación del sistema inmunológico del paciente, permiten frenar la progresión del SIDA y reducen las posibilidades de fallecer y desarrollar enfermedades asociadas. También hay evidencias de que si uno sabe que está infectado evitará las prácticas de riesgo contribuyendo a detener la propagación del virus.

¿Qué pautas se siguen en Europa para realizar la prueba del VIH?

La detección del VIH está dirigida fundamentalmente a personas con riesgo de haber contraído una Infección de Transmisión Sexual (ITS). De hecho, las Guías Europeas de 2008 recomiendan que, “como parte de la asistencia a pacientes que consultan por una posible ITS”, se ofrezca la prueba del VIH, “independientemente de que haya o no síntomas o factores de riesgo”. También debe ofrecerse a aquellos que dieran negativo en su día pero que han podido volver a estar expuestos al virus. Todos ellos deben haber sido informados de cuál es la prueba a la que se someten y de que los resultados serán confidenciales en la mayoría de los casos.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEn muchos países europeos, como en el Reino Unido, Francia, España e Italia, la prueba del VIH es voluntaria y gratuita. En el Reino Unido, el test es confidencial y universal y se recomienda en las consultas de ginecología, urología y de salud sexual, así como en centros de planificación familiar, programas de deshabituación de drogas y servicios de atención a pacientes con tuberculosis, hepatitis B o C y linfoma.  Además, en las guías se indica que la prueba debería estar disponible para todos los adultos que acudan a las consultas de atención primaria si los centros de salud están situados en áreas con una prevalencia del VIH superior a 2 por cada 1000 habitantes. Las guías también recomiendan ofrecer la prueba de manera rutinaria si se sospecha que el paciente puede padecer VIH; a los diagnosticados con una ITS; a todas las parejas sexuales de los VIH-positivos; a hombres que tienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, así como a sus parejas; a todos los usuarios de drogas intravenosas y a las personas que proceden de países con una alta prevalencia de VIH y a sus parejas.

En Francia, el test del VIH se realiza en laboratorios y en centros de asesoramiento y diagnóstico. La prueba también se recomienda antes de contraer matrimonio y durante los primeros meses de embarazo; es obligatoria antes de donar sangre y órganos. En todos los casos, es necesario el consentimiento oral por parte del paciente.

En España, la prueba es confidencial y está disponible para toda la población en los centros de salud, hospitales y clínicas de  urología y ginecología. Además, en algunas ciudades existen centros en los que se ofrece de forma confidencial la prueba del VIH, apoyo y asesoramiento.

Desde hace tiempo, en Italia, el test se ofrece de forma confidencial y gratuita en los Servicios de Enfermedades Infecciosas.

¿Cuáles son las barreras para la detección precoz del VIH?
Uno de los principales problemas es el estigma asociado a esta enfermedad. Más allá del temor al rechazo, en los países de Europa occidental existen barreras culturales, sociales y estructurales para la detección precoz del VIH. A estos obstáculos se tiene que sumar la dificultad de algunos colectivos de inmigrantes para acceder al diagnóstico y al tratamiento de la infección o el miedo a la muerte y a la enfermedad. Los profesionales sanitarios pueden recomendar la prueba según el riesgo que presente el paciente. Es posible que algunos médicos piensen que es necesario hacer una labor de asesoramiento prolongada al paciente antes de ofrecerle la prueba.

¿Quién debería hacerse la prueba del VIH?
La prueba del VIH se debería ofrecer de manera rutinaria a personas con conductas de alto riesgo, es decir, que compartan vías de transmisión del VIH; en pacientes con el sistema inmune deteriorado y en los que viven en áreas con alta incidencia de infección por VIH. Asimismo el uso del test debería promoverse entre embarazadas, en las poblaciones de alto riesgo, en pacientes con complicaciones asociadas al SIDA y en personas afectadas de determinados tipos de cáncer y que presenten resultados anómalos en las pruebas de laboratorio.

Además del uso rutinario de la prueba, ¿qué más se puede hacer para mejorar el diagnóstico?

Los servicios de detección de la enfermedad  podrían estar en otros centros, aparte de en los servicios de urgencias hospitalarias, las clínicas de desintoxicación y los centros de Atención Primaria2. Las barreras que dificultan la realización de la prueba, como el estigma, deben ser manejadas adecuadamente y, para ello, los centros deben tener en cuenta las necesidades personales y culturales de los afectados. Los programas que promueven el diagnóstico precoz de la infección por VIH deben contemplar el uso de los test rápidos de VIH y de un plan de notificación a parejas de infectados, así como programas con asociaciones y colectivos para poder identificar a pacientes de alto riesgo y animarles a que se hagan la prueba. En este sentido, deberían incluirse en las consultas de los médicos cuestionarios sobre hábitos sexuales para que la población se plantee si debe realizarse la prueba7. Asimismo, los pacientes que manifiestan la enfermedad en fase avanzada deberían recibir asesoramiento para evitar que transmitan el virus. Tras el diagnóstico, los pacientes deben ser inmediatamente atendidos para que puedan recibir los cuidados y terapias necesarios.

¿Qué pruebas deberían utilizarse?

En las clínicas europeas de ITS se recomienda la cuarta generación de pruebas capaces de detectar anticuerpos del virus anti-VIH-1, anti-VIH-2 y el antígeno p24 de VIH-15.  
En caso de estar disponibles, es aconsejable el uso de este tipo de pruebas capaces de detectar la infección por el VIH-1 del grupo 0 o marginal. Aunque no tan sensibles y específicos, los test de diagnóstico rápido tienen la ventaja de dar el resultado a través de un simple pinchazo en el dedo o manteniendo un algodón en la boca durante unos minutos; son especialmente valiosos en lugares donde la rapidez es clave y hay riesgo de contacto con el virus. Como a estos tests les falta especificidad y puede haber falsos positivos, es necesario que todos los resultados positivos sean luego confirmados mediante test serológicos (de sangre). Además, cada uno de los pacientes recién diagnosticado debería tener la oportunidad lo antes posible de recibir el asesoramiento y apoyo necesarios para hacer frente a la noticia de que está infectado por el VIH.

Casi tres décadas después del descubrimiento del VIH/SIDA, el diagnóstico tardío de la infección continúa siendo un importante problema de salud pública en los países desarrollados, pese a que la combinación de antirretrovirales consigue que muchos pacientes vivan más y con mejor calidad de vida.

¿Qué es la manifestación tardía?
Aunque no hay una definición estándar de manifestación tardía del VIH, a estos pacientes se les suele definir como aquellos que presentan un número bajo de linfocitos CD4  (inferior a 200/mm) o aquellos casos detectados tres meses antes de que se les diagnostique SIDA. Algunos estudios incluyen dentro de este grupo a los pacientes que presentan un recuento de CD4 inferior a 350.  También se les ha definido como pacientes en los que transcurren más de seis meses entre su primera prueba del VIH y la necesidad de ser tratados o, sencillamente, aquellos que nada más ser diagnosticados deben recibir tratamiento antirretroviral.

¿Cuál es el alcance de este problema en la Europa Occidental?

Hay un gran número de pacientes que no deciden hacerse la prueba hasta que la enfermedad está en fase avanzada. En estos casos será más difícil obtener buenos resultados en el control de la infección. En algunos países europeos, hasta un 45% de las personas con VIH no se hace el test hasta que la infección da signos de estar avanzada.

¿Quién corre más riesgo de tener un diagnóstico tardío?

La manifestación y el diagnóstico tardío son más frecuentes entre los que no son percibidos como personas con un alto riesgo de infección, por los demás o por ellos mismos; en aquellos a los que no se les ha ofrecido activamente la prueba del VIH y entre los grupos marginados. Entre los rasgos comunes en los diagnósticos tardíos se encuentran ser inmigrante, varón, heterosexual, tener una edad avanzada y vivir en zonas de baja prevalencia del VIH.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?