ESTÁS LEYENDO...

Siete de cada diez niños españoles no realizan suf...

Siete de cada diez niños españoles no realizan suficiente ejercicio físico

A pesar de las numerosas evidencias científicas sobre el efecto positivo de la actividad física en la salud, al menos siete de cada diez niños españoles no realizan suficiente ejercicio físico. Mientras tanto, las previsiones muestran que en nuestro país el 37% de hombres y 33% de mujeres serán obesos en 2030. Éstos y otros aspectos relacionados con la importancia de la actividad física en la salud se analizarán hoy durante el Simposio “Actividad Física y ejercicio: elementos necesarios en un estilo de vida saludable”, que tiene lugar en el marco del 14 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nutrición (SEN) que se celebra en Zaragoza del 27 al 29 de septiembre.  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

Los especialistas congregados en el simposio coinciden en señalar que la clave está en el equilibrio energético y el cambio de hábitos de vida. En concreto, según el doctor Pedro J. Benito Peinado, Prof. de Fisiología de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid, “debemos equilibrar nuestro gasto energético con el consumo de calorías que realizamos y comprender que la obesidad es una patología que puede ocasionarnos otras enfermedades graves. No existen alimentos buenos y malos, sino dietas más o menos adecuadas. Se trata de cambiar nuestros hábitos de vida, pero esta transformación no sólo pasa por realizar una alimentación equilibrada sino por incorporar a nuestro día a día la práctica regular de actividad física”.

Según este experto, el 39% de los españoles tiene sobrepeso y un 14,5% padece obesidad, porcentajes que irán en aumento en los próximos años. Así, en 2030 se prevé que un 37% de varones y un 33% de mujeres padezcan esta patología. “Se trata de un problema de salud responsable del 8% del gasto sanitario total en España” añade el profesor Benito.

Pero a pesar de las numerosas evidencias científicas sobre los efectos positivos y beneficios para nuestro organismo derivados de la actividad física, entre un 70-80% de la población escolar de nuestro país no realiza suficiente actividad física. Según este experto, “el aumento de los datos de obesidad infantil en España es paralelo al incremento del sedentarismo de niños y jóvenes, motivado por aspectos como el aumento del ocio pasivo (videojuegos, Internet, tv, etc), la inseguridad en la calle, la falta de espacios adecuados para el deporte, etc”.

Según el Catedrático de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Casajús, para combatir estas cifras es necesario el “esfuerzo conjunto de la familia, los docentes y el personal sanitario especializado, de forma que podamos realizar un abordaje multifactorial del problema”. En concreto, para este experto, “los profesionales de la salud tienen un papel fundamental en la promoción del ejercicio físico y deben aprovechar esta influencia para contribuir a lograr una sociedad más activa con propuestas en las actividades diarias”.  “La interacción de estrategias de las diferentes instituciones implicadas potenciará el éxito de las iniciativas que se lleven a cabo en este campo”, concluye.

Entre las propuestas planteadas en el Simposio “Actividad física y ejercicio: Elementos necesarios en un estilo lo vida saludable” para contribuir a invertir las cifras actuales de obesidad en niños y jóvenes figuran la puesta en marcha de iniciativas atractivas para los más pequeños, la dosificación de las nuevas tecnologías, potenciar la Educación Física en los centros escolares, y dotar a las ciudades de infraestructuras adecuadas para la práctica de transporte activo.

Actividad física y personas mayores
Otro de los colectivos para los que resulta determinante la práctica de actividad física son las personas mayores. Numerosos problemas de salud de este grupo de población están relacionados con el estado nutricional y sus estilos de vida. “Un envejecimiento activo puede prevenir y retrasar la aparición de diversas patologías en las personas de edad avanzada” afirma el doctor Ignacio Ara Royo, profesor de la Universidad de Castilla La Mancha.

De hecho, a medida que cumplimos años, la grasa aumenta. Como media, una persona gana 6 kilos de peso y pierde 6 kilos de músculo entre los 25 y los 65 años y la grasa se moviliza desde las extremidades hasta las vísceras, lo que puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, por lo que reducirla resulta fundamental.

El exceso de grasa (obesidad), la pérdida de masa muscular asociada a la edad (sarcopenia) y la reducida masa ósea (osteoporosis) pueden ser “tratadas” mediante una adecuada actividad física que previene, retrasa y mejora la aparición de los síntomas relacionados con estas patologías.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page