ESTÁS LEYENDO...

Silvia abascal. la cara del entusiasmo.

Silvia abascal. la cara del entusiasmo.

Aunque han pasado muchos años, todos la
recordamos como la hija rebelde de Verónica Forqué en
la exitosa serie Pepa y Pepe. Con 24
años recién cumplidos, Silvia Abascal se ha convertido en una de las actrices
más polivalentes y prometedoras de nuestro país. Después de surcar la gran
pantalla con títulos como La fuente amarilla, A mi madre le gustan las mujeres
o El tiempo de la felicidad, ha decidido probar suerte con el teatro, su
asignatura pendiente. Actualmente recorre los escenarios de toda la geografía
española con La Gaviota de Chejov.

Silvia
Abascal es un claro ejemplo de que la cara es el espejo del alma. De perenne
sonrisa y envidiable piel nacarada, Silvia transpira serenidad y madurez. Odia
la superficialidad y se confiesa hogareña y extremadamente sensible. Antes de
salir a escena se relaja en su camerino con unas velas e incienso, y siempre
que puede se escapa a algún lugar junto al mar. La ilusión es el motor de su
vida, por eso, hablar con Silvia es como inyectarse una gran dosis de
entusiasmo que queda plasmada en cada una de sus palabras. Almodovar
trata muy bien las emociones femeninas                                                                                                                    
                  

·        
Silvia, En este momento recorres España
con La Gaviota, y has abandonado temporalmente la tv
¿qué aporta el teatro a los actores para que dejéis el cine y la tv por el escenario?

Yo tenía muchas ganas de estrenarme en teatro, y en este caso
además está el atractivo añadido de que es una obra de Chéjov.
Creo que el teatro es la manera más sagrada de hacer nuestro oficio porque no
hay montaje. Existe una continuidad que no hay en cine o en TV. El teatro te
permite volar mientras que en el cine todo es más elaborado.

·        
¿te consideras una actriz de método, de
las que crean concienzudamente un personaje, o te dejas arrastrar y aportas
cosas de ti misma a tus interpretaciones?

Pues una mezcla de ambas cosas. Yo soy una gran defensora de las
escuelas.  Hay una base que se tiene o
no, el ángel, pero todo hay que pulirlo. Hay escenas que te salen por
inspiración, pero otras requieren un gran trabajo.

·        
Empezaste muy jovencita, en el 1,2,3, luego Pepa y Pepe…¿Has tenido que sacrificar mucho,
dejar cosas por el camino por tu carrera profesional?

No mucho. Yo lo tengo muy claro, y cuando me he sentido agobiada
he echado el freno. Disfruto mucho con mi profesión, pero lo más importante es
mi vida privada.

·        
¿Qué es lo que menos te gusta de tu
profesión?

La promoción. Ni me preparo para eso, ni me siento válida.
Entiendo que      hay que vender los
productos, pero es donde me siento más incómoda, en esa sección de la que no
formo parte, en los saraos, los estrenos…no me va nada.

·        
¿Cuál es tu mayor arma en el escenario?

No soy consciente, pero intento que mi arma sea la verdad, la
sinceridad a la hora de enfrentarme a un trabajo y de entregarme al espectador.

·        
¿Qué es lo más importante que te ha
enseñado tu profesión?

Lo más importante es la ilusión, es el motor de mi vida. Creo que
para todas las profesiones es fundamental despertarte con ganas, creerte lo que
estás haciendo. También le doy mucha importancia al contraste, a intentar
siempre cosas diferentes que te enriquezcan.

·        
¿Tienes algún ritual particular antes de
salir al escenario?

Me gusta estar un ratito con mis velas y mi incienso en el
camerino y tomarme bastante tiempo antes de salir al escenario. Ah! Y que me
deseen mierda, desde que empecé a trabajar con Chicho, que me transmitió esa
superstición, no me gusta que me deseen suerte. También suelo hacer algunos
ejercicios de relajación.

·        
Sin duda, la imagen es muy importante para
una actriz…. ¿Te cuidas mucho? ¿Sigues algún tipo de dieta o vas al gimnasio
regularmente?

Al gimnasio no voy nunca porque no me gusta hacer deporte en
espacios cerrados. Me gusta muchísimo el baile, y ese es el ejercicio que
practico. Yo me cuido pero no por mi profesión, por mí, porque me gusta veme
bien. Las actrices no tienen que prepararse en gimnasio o en clínicas de cirugía,
no existe un patrón para una actriz, tiene que haber de todo. Creo que a las
actrices se les presiona mucho con ese tema y yo no estoy en absoluto de
acuerdo, es injusto, porque con los actores no ocurre lo mismo.

·        
Tu secreto para esa piel de porcelana que
te valió el premio Max Factor al rostro más bonito
del cine

Es genética, herencia, mi padre y mi madre tienen una piel
estupenda. Lo más importante es no meterme jamás en la cama sin desmaquillarme
bien.

·        
¿Cómo te planteas el futuro, pretendes
compaginar el trabajo de actriz con 
formar una familia…?

Sí, siempre he tenido mucho instinto maternal, tengo ganas, pero
no prisa. Quiero compaginar ambas cosas, mi profesión con tener una familia.
Pero no soy de planes a largo plazo, quiero disfrutar del momento, sobre todo
me apetece mucho viajar. 

·        
¿Qué importancia le das a los
medicamentos, acudes con frecuencia a tu médico o vas a la farmacia y te dejas
aconsejar?

Si te digo la verdad, no soy muy aficionada a los medicamentos,
prefiero aguantar y darle al cuerpo su tiempo. También tengo suerte, porque no
suelo caer mala con frecuencia.

·        
Qué no falta jamás en tu bolso

Una barra de labios, me gusta llevarlos
siempre bien hidratados

·        
Lo primero que pones en tu maleta

Velas e incienso.

·        
Lo que más te importa

Los míos.

·        
Que te deja indiferente

Todo lo superficial.

·        
Mejor virtud

La sensibilidad, me emociono con todo, aunque eso también tiene su
parte negativa.

·        
Defecto confesable  

Abuso del látigo conmigo misma, tengo un
nivel de exigencia muy alto.

·        
Un lugar para perderte

Asturias me encanta, y en general los
sitios con mar.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page