ESTÁS LEYENDO...

Silvia jato: la televisión más refrescante.

Silvia jato: la televisión más refrescante.

Esta chica es un
huracán. Lleva el sello del éxito marcado en la frente, primero como modelo, en
una breve pero fulgurante carrera, y luego como presentadora de televisión,
donde triunfa, desde hace cuatro años, con el concurso ?Pasapalabra? (Antena
3), que ha repartido el mayor premio en metálico de la historia de la pequeña
pantalla (más de un millón de euros).

Silvia Jato, lucense, recién entrada en la treintena, está
hecha de una madera especial. Licenciada en Ciencias Económicas y
Empresariales, parece que lleva consumidas, a pesar de su juventud, varias
vidas. En sus inicios tuvo una destacada carrera como modelo publicitaria y de
pasarela (ganó los títulos Miss Nacional y Miss Fotogenia en 1989, así como el
de primera Dama de Honor de Miss Europa 1991, certamen en el que logró también
los premios de Miss Fotogenia y Miss Simpatía), aunque el tiempo la ha llevado
a lo que más le gusta: la televisión. ¿Su techo? Sólo lo saben los que la
conocen bien y su entusiasmo diario por aprender, palabra a palabra, las
sorpresas que da la vida.

Con apenas 30 años ya
es toda una veterana de la televisión. ¿Qué es lo que le ha enseñado este medio
y qué le queda por aprender?

Como para casi todo en la vida, uno debe emprender la marcha
con una formación propia, la de los conocimientos adquiridos, y, para mí, la
más importante: la que has aprendido de tus padres y tu familia. Este medio, como
otros, te enseña a que hay que ser uno mismo, auténtico, sincero, honesto y
tener las ideas muy claras si quieres alcanzar tus metas… y mantenerlas. Me queda
mucho tiempo por delante y me gusta que la vida me sorprenda, es la mejor forma
de aprender.

En TV ha hecho de
casi todo. ¿Le gustaría realizar algo nuevo que no le hayan ofrecido?

He entrevistas en directo para TVG (Televisión de Galicia),
presentación de programas magazines, concursos, galas, especiales de Noche
Vieja… y nunca me he planteado qué voy a hacer mañana. Dios dirá…

Cuatro años con ?Pasapalabra?
(Antena 3), todo un récord para un programa. ¿Se divierte tanto haciéndolo?
¿Cuál es el secreto de su éxito?

Pasapalabra ya ha
alcanzado la categoría de concurso histórico de la televisión en España,
habiendo otorgado el mayor premio en metálico hasta la fecha: 1.023.000 euros.
Aunque parezca mentira, después de cuatro años me divierte hacerlo, y eso se lo
debo a un equipo fantástico que realiza su trabajo con total profesionalidad, a
los famosos que participan en cada edición, a los concursantes cada día más preparados
y, por supuesto, a los espectadores que cada tarde encienden su televisor para
vernos con el mismo cariño que el primer día. En televisión no hay recetas
mágicas que valgan; la gente ve lo que le gusta, es el mejor ejemplo de la ley
de la oferta y la demanda. No hay promoción, campaña de marketing o publicidad
que valga; si el telespectador aprecia algo, lo ve, en caso contrario, no, y no
hay más que decir.

Transmite una gran
vitalidad y sentido del humor. ¿Es así en la vida diaria?

Sería tremendamente pedante hablar en esos términos de mí
misma. Yo soy siempre Silvia Jato, la misma delante y detrás de las cámaras.

¿Qué tal lleva
compaginar la vida profesional con la personal, ahora que tiene hijos?

Igual que las millones de mujeres que trabajan dentro y
fuera de casa, con la ventaja de que yo hago lo que más me gusta? ¿Que más se
puede pedir, no?

Empezó como modelo,
con premios en certámenes nacionales en internacionales. ¿Tan difícil es el
sector de la moda como dicen?

He trabajado relativamente poco tiempo en el fascinante
mundo de la moda. He vivido una etapa muy breve, dentro de mi extensa vida
profesional, la dura labor de las modelos profesionales. En todos los ámbitos
laborales existen dificultades; antes, ahora y en el futuro, aunque el sector
de la moda no creo que sea una excepción.

Empieza ahora a
presentar ?Pelopicopata?, un programa sobre animales, también en Antena 3.
¿Tiene alguno en su casa?

¡Adoro a los animales! Sin mis perros, dos pastores belgas y
dos cockers, mi familia no estaría completa. El amor y el respeto a los
animales es un aspecto muy importante en la vida de las personas, y algo que se
debe tener muy en cuenta a la hora de educar a los más pequeños, porque nos hacen
más humanos. Pelopicopata es un
programa documental que tiene como principales protagonistas a los animales,
domésticos y salvajes, y su relación con las personas, anónimas y famosas; e
incluye curiosidades de las distintas especies, enfermedades, habilidades y
todo lo que rodea a este fascinante espacio.

Lejos de su faceta de
presentadora y comunicadora, ¿a qué actividades o aficiones dedica su tiempo
libre?

¡¡¡Ah!!!, el tiempo libre…. Cada día es más escaso, y el
poco que tengo disponible se lo dedico a mi familia, a las personas que quiero
y al cine.

¿Cuál es, en su opinión,
el nivel de la televisión en España? ¿No cree que abundan demasiados ?programas
telebasura??

Hay opiniones para todos los gustos, como los colores. Yo
creo que los contenidos de la televisión son exactamente los que demandan los
espectadores; como otros medios de comunicación, la pequeña pantalla se nutre
de las exigencias del público, y a partir de aquí todos podemos opinar, pero el
último en decidir es el que está sentado frente al aparato con un mando en la
mano.

¿Qué proyectos tiene
a medio plazo?

En estos momentos, Antena 3 es mi casa, soy presentadora de
la cadena y estoy a disposición de sus directivos. Los proyectos van llegando
poco a poco, ya se verá.

¿La gustaría
participar en algún proyecto de cine o de teatro?

Estamos hablando de cosas completamente diferentes; una cosa
es el mundo de la comunicación y otra muy diferente el de la interpretación. Y
yo soy, principalmente, una comunicadora.

Usted es de Lugo, una
ciudad maravillosa. Como gallega, ya se habrá ganado el Jubileo de este año
Xacobeo…

No, y creo, lamentablemente, que no podré ganarlo; me lo
impiden mis compromisos profesionales? Otro año será.

La imagen en fundamental
en su profesión. ¿Qué recomendaciones puede dar para llevar una vida sana?

Para una buena imagen, como para casi todo, es
imprescindible ser feliz con uno mismo. Además, hay que cuidarse, llevar una
alimentación equilibrada y variada, hacer algo de ejercicio -caminar, por
ejemplo- y disfrutar de la naturaleza y el aire puro.

Por último, ¿acude
con frecuencia a su farmacéutico? ¿Tiene algún establecimiento de confianza?

Voy al farmacéutico siempre que lo necesito, no
necesariamente por un tema de enfermedad. La prevención es importante, y el
consejo de un profesional puede evitar riesgos innecesarios. Claro que tengo un
farmacéutico, en este caso farmacéutica, de confianza, y tengo que decir que
¡siempre resuelve mis dudas a la primera!



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page