ESTÁS LEYENDO...

Síndrome postvacacional. relax en un spa.

Síndrome postvacacional. relax en un spa.

Los spas urbanos son una opción cada vez más extendida
?y accesible- para aliviar el estrés asociado al Síndrome Postvacacional, lo
que los convierte en estupendo recurso con el que ?estirar? al máximo el
bienestar de unas buenas vacaciones

Es frecuente que ese estado de
relax, calma y casi indolencia que suele proporcionar el disfrute de las
vacaciones se disipe como por arte de magia a las pocas horas de retomar la
rutina habitual y se torne en apatía, desgana y nerviosismo. Si normalmente el
proceso de adaptación al trabajo o al estudio suele durar entre 3 días y una
semana, de prolongarse más allá de dos semanas estaríamos hablando de lo que se
conoce como Síndrome postvacacional, un trastorno psicológico caracterizado por
un estado anímico bajo y cierta desgana unida a nerviosismo y temor. ¿Una
solución? Salutem per acquam, o lo
que es lo mismo, ?salud a través del agua?. Esto es, en esencia, lo que ofrecen
los spas, centros de bienestar que en los últimos tiempos han proliferado por
toda la geografía española y que suponen una buena alternativa para ?recuperar?
en lo posible el relax y buen tono vacacional.

El agua como relajante

Según
la doctora Rosa Cotrina, responsable del
departamento médico-estético de SPA Premier, en Madrid,
el núcleo
fundamental de todo spa es la hidroterapia, es decir, el agua como instrumento
de sanación del cuerpo y de la mente.Para
combatir el estrés, nada mejor que someterse regularmente a la acción de los
chorros de agua fría y alternarlos con otros a mayor temperatura. La razón es
la siguiente: tras recibir el aviso de una sensación de frío, considerada como
desagradable, el cerebro ordena a la hipófisis la puesta en marcha de una
hormona, la ACTH, la cual, a su vez, se encarga de que las glándulas
suprarrenales  liberen cortisona, que es
la hormona del estrés. Los expertos han comprobado que tras tres semanas de
aplicación de estos chorros, el estímulo de frío ya no produce la liberación de
la cortisona, de ahí que al someterse habitualmente a este tipo de terapias, el
organismo termine blindándose contra el estrés. Y es precisamente la
utilización del agua a distintas presiones y temperaturas la principal
estrategia que se emplea en los spas para proporcionar beneficios al organismo
(a diferencia de los balnearios y los centros de talasoterapia, no es el agua
la que posee las propiedades, ya que se trata fundamentalmente de agua ?del
grifo?, sino las modalidades de aplicación). Las dos grandes técnicas que se
aplican en los SPAS son los chorros
(consiste en dirigir agua a presión hacia una zona concreta del cuerpo, según
el objetivo que se persiga) y los baños
(inmersión en agua a distintas temperaturas para someterse a diversos chorros
de agua a presión).

Un circuito anti-nervios

?Lo más
recomendable para una persona que padece problemas de estrés es realizar un
circuito termal adaptado, que consiste en ir pasando por distintas terapias
(duchas y baños) para conseguir ir relajando el organismo y eliminar
tensiones?, explica Rosa Cotrina. Aunque las técnicas pueden variar de un
centro a otro, el ?paquete básico? de los circuitos antiestrés que se ofrecen
en los spas incluyen los siguientes tratamientos:

  1. BAÑO TURCO

Consiste en una cabina de calor húmedo, con una
temperatura de 40-50°C y una humedad constante del 90 por ciento. Dura
aproximadamente 10 minutos, durante los cuales se hidratan y descongestionan
las vías respiratorias, se eliminan toxinas y se activa el sistema
circulatorio.

  1. JACUZZI

Es una bañera de agua caliente a la que se añade agua
a presión para producir burbujas. Relaja tensiones y es el sitio ideal para
recuperarse después de una jornada estresante o una actividad física intensa.

  1. SAUNA

Se trata de un baño de calor seco a una temperatura en
torno a los 90ºC
y con  una humedad del 50 por ciento.
Este calor seco es estimulante y actúa como un excelente renovador de la
energía, reduciendo el estrés corporal.

  1. BAÑO EN PISCINA DE HIDROTERAPIA

Es la inmersión en agua caliente (a 36 º C,
aproximadamente) con diversos chorros de agua a diferentes presiones,
temperaturas y alturas. Libera tensiones, proporciona relax físico y mental y
alivia las contracturas.

  1. DUCHA ESCOCESA

Se aplican chorros a diferente presión y temperatura
(alternando agua fría y caliente), recorriendo todo el cuerpo. Tonifica y
descontractura los músculos relaja todo el sistema nervioso.

  1. DUCHA VICHY

Masaje general que se recibe bajo chorros de agua que
se aplican a diferentes presiones. Es uno de los tratamientos más sedantes que
existen.

  1. MASAJE RELAJANTE

?Después de un buen circuito de hidroterapia, lo
aconsejable es un masaje relajante?, explica la doctora. Hay varias modalidades
según la dolencia a tratar o el efecto buscado. Se aplican como terapia única o
combinados con otras técnicas. Así, el drenaje linfático activa la circulación
y favorece la eliminación de toxinas; el deportivo alivia sobrecargas y
contracturas; el terapéutico  relaja los
espasmos musculares y alivia el dolor…

Hipertensos: ¡mucho ojo!

Aunque sus
efectos benefician a todo el mundo, hay casos en los que no se aconseja someterse
a ciertas técnicas del spa. ?Algunas, como la sauna o el baño turco, están
contraindicadas en aquellas personas que tienen algún tipo de alteración en su
tensión arterial. Por eso, lo primero que debe hacer el equipo de
fisioterapeutas del centro es tomarle la tensión a la persona que vaya a
someterse a los tratamientos y hacer una pequeña historia clínica para saber si
tiene alguna dolencia o patología. De este modo, siempre se puede personalizar
el circuito más adecuado para ella o derivarla al especialista para su
valoración?, explica Rosa Cotrina.

Las patologías ?mejor paradas?

Además de la
sensación de bienestar general que se obtiene tras someterse a los tratamientos
del spa, hay una serie de dolencias derivadas del estrés y la tensión que
resultan especialmente beneficiadas:

  • Contracturas musculares: Es la patología por excelencia que
    incita a acudir a un spa, ya que la relajación produce una distensión a
    nivel muscular que proporciona un alivio más que significativo.
  • Patologías de la espalda: La combinación de baños fríos y
    calientes, los masajes linfáticos, la aplicación de envolturas y el uso de
    la aromaterapia son muy efectivos para tratar los problemas cervicales y
    las lumbalgias.
  • Insomnio y alteraciones del sueño: ?Asistir 2 o 3 veces por semana al
    spa y someterse al circuito o a alguna de las técnicas relajantes aisladas
    permite ir eliminando paulatinamente tensiones, lo que beneficia a las
    personas con problemas de sueño, las cuales comprueban cómo poco a poco
    duermen mejor?, explica la experta.

Piedras anti-tensión

El
?último grito? en cuanto a los tratamientos relajantes que se aplican en estos
centros es la terapia de piedras
calientes o
chakra stone. La doctora Cotrina nos cuenta en qué consiste: ?Se trata de una terapia en la que se
mezclan la geoterapia, la termoterapia y la mesoterapia. Se emplean piedras
volcánicas y sedimentarias, de tamaño, forma y composición tales que
puedan  ser aplicadas sobre la piel y
cuya  temperatura está adaptada
individualmente a cada caso. Estas se van deslizando sobre los músculos,
transmitiendo energía, mientras que el calor que desprenden va relajando la
musculatura, mejorando la circulación y descargando la zona. La agradable
sensación de calor que va penetrando lentamente en el cuerpo lleva a un estado
de relajación y a una sensación de arropamiento. A esto hay que unir la acción
de los olores de los aceites esenciales y la música, que hace que la mente
pueda llegar a un estado muy parecido a la vigilia?.

Algas, barros y envolturas

Complementos de la hidroterapia


Algoterapia


Consiste en la
aplicación corporal total o parcial de algas marinas con un alto contenido en
vitaminas, minerales, oligoelementos y aminoácidos. Las hay de diferentes
tipos, pero las más recomendables en los casos de estrés son las verdes, que
tienen una acción relajante y activan la circulación.


Barros


La utilización
externa de arcillas y lodos se conoce con el nombre genérico de barros y
consiste en la aplicación de estos mismos en caliente, sobre la cara o el
cuerpo, dejándolos actuar durante unos 20 minutos. Independientemente de su
composición (pueden proceder  de terrenos
volcánicos, cercanos a manantiales de aguas minerales, terrenos de grutas…)
todos ellos remineralizan y oxigenan el organismo. Además, tienen un poder
refrescante, purificador y calmante que resulta muy relajante.


Envolturas


Consiste en la
aplicación de algún producto (cremas cosméticas, aceites naturales, incluso
chocolate) en una capa generosa, envolviendo después el cuerpo en un film
transparente o de aluminio para que el calor potencie el efecto y el producto
actúe en profundidad. Los productos se suelen aplicar mediante un suave masaje
con el que se eliminan tensiones a nivel muscular. Además, en esta técnica
suele utilizarse también la aromaterapia, con lo que el efecto relax es aún
mayor.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page