ESTÁS LEYENDO...

Soluciones marinas: la mejor opción para la higien...

Soluciones marinas: la mejor opción para la higiene del oído.

Por el Dr. Raimundo Gutiérrez Fonseca. Otorrinolaringólogo del Servicio de Otorrinolaringología de la Fundación Jiménez Díaz


El Conducto Auditivo Externo (CAE)

Cuando hablamos de la importancia de la higiene del oído, nos estamos refiriendo al conducto auditivo externo. El conducto auditivo externo (CAE) es un “tubo” que comunica el exterior con el denominado oído medio, cuya parte más externa es una membrana muy delgada llamada tímpano. Este CAE tiene gran importancia tanto para el niño como para el adulto pues es el mecanismo que transmite el sonido hasta el oído medio e interno que lo perciben para después transportarlo hasta el cerebro.

Se entiende pues que, si este sistema de conducción del sonido está obstruido o taponado, el cerebro no podrá recibir adecuadamente el sonido y la persona no podrá oír bien.

El cerumen

En el conducto auditivo externo existen unas glándulas que forman el cerumen, que es una secreción necesaria para la defensa del oído con capacidad antibacteriana, es decir el cerumen es necesario. Este cerumen se elimina saliendo de forma progresiva hacia fuera, de hecho es habitual que todo el mundo haya notado que a veces si se toca el oído, hay algo de cera en el interior de la oreja, lo que por error se interpreta como suciedad del oído, pero en realidad se trata del mecanismo higiénico fisiológico que sirve para expulsar el polvo y la suciedad hacia fuera.

En ocasiones, sobre todo tras manipulaciones con bastoncillos u otros objetos ?llaves, horquillas, incluso el dedo…- se irrita el conducto y el cerumen se produce en mayor cantidad (como respuesta a la irritación) reduciéndose el mecanismo que tiende a limpiarlo expulsándolo hacia el exterior. De esta forma se acumula una excesiva cantidad de cerumen y se forman tapones.

Estos tapones que se pueden haber formado producen varios efectos perjudiciales, por un lado al obstruir el paso del sonido hacia el tímpano causan una pérdida de audición, con la consecuente molestia, la propia sensación de taponamiento incita a introducir un bastoncillo en el oído con lo que el tapón se empuja hacia el interior del oído y se hace más duro, con lo cual es muy difícil que salga espontáneamente.

Por ello, se insiste en la importancia de evitar introducir cuerpos sólidos o duros en el mismo.

¿Cómo ayudar al oído a mantener esta limpieza?

Existen otros medios de limpieza del CAE como son ciertas soluciones aceitosas, que se han venido usando para disolver el cerumen, ya formado como tapón, pero son excesivamente irritantes y no son aplicables para la higiene habitual, además de ser necesaria su prescripción por el médico en cada caso concreto.

Se ha comprobado, por la composición de la cera, que son mas útiles las soluciones marinas acuosas que la disuelven más rápidamente. Estas soluciones marinas permiten, por un lado, disolver la cera rápidamente y, por otro, facilitar su salida natural hacia el exterior, con lo que conseguimos mediante este doble mecanismo evitar la acumulación de cera en el interior del oído, formando un tapón. Además, estas soluciones, gracias a sus propiedades biofísicas, se toleran perfectamente, incluso en las pieles más frágiles, sensibles y delicadas.

En cualquier caso no se ha de emplear nunca ningún objeto sólido como pueden ser los bastoncillos, tan comúnmente empleados.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page