Spas. date el gustazo.

¿Por qué no? Si aún te quedan vacaciones, ahora puede ser el momento de disfrutar de unas Navidades relajadas en uno de los muchos Spas que te ofrece nuestra península y sus islas

Incluso puede que no tengas ni que desplazarte, ya que la tendencia actual es acercar el Spa a la ciudad o sus alrededores. En estos centros, la hidroterapia y la cosmética más tradicional resurgen de sus cenizas y vuelven a rescatar lo natural para ponerlo al servicio del cuerpo y el alma.

El concepto de Spa

SPA: “Salus per Aquam”. El agua como herramienta de belleza, de salud, de bienestar. Exactamente esto es lo que encierra esta palabra tan original. Un concepto de relajación tan clásico como la Antigua Grecia, que ya contaba con una red de Spas por todo el Mediterráneo dedicados a Scolapi, el dios de la salud, y que tenían a las termas como su equivalente en la Antigua Roma y a los Hamans o Baños Califales en el mundo árabe.

Actualmente, un Spa es un centro de belleza en el que se abren múltiples posibilidades, un balneario en el que se utilizan, además de la talasoterapia, técnicas y tratamientos naturales como la hidroterapia, aromaterapia, cromoterapia, algoterapia, fangos, gemoterapia, reflexología, flores de bach y musicoterapia entre otras, destinadas a proporcionar salud, belleza y bienestar a todo el que pise este paraíso.

En busca del equilibrio

Desde el momento en que se pisa un Spa hasta el momento en que se sale de él, uno pierde la noción del tiempo y del espacio. Ello se debe a que un Spa es fundamentalmente un centro de relajación, y como tal, posee un alma sosegada que transfiere paz al cliente que lo visita. Por lo tanto, debe ser un lugar en el que no haya cabida para la contaminación y que esté insonorizado y amenizado con musicoterapia (hilo musical) y aromaterapia (en los Spas suelen utilizarse difusores de aceites esenciales).

A fin de conseguir ese ambiente de relax y bienestar, todos los elementos constructivos y decorativos se cuidan al detalle. Los colores utilizados en las paredes deben ser cálidos, reservándose el amarillo o el naranja, dos colores alegres y llenos de optimismo, a las zonas de entrada; el verde, color que contribuye a crear una impresión de limpieza, a las cabinas de tratamiento; o el azul y el blanco para las zonas de agua, dos colores que relajan y dan movilidad al mismo tiempo.

La luz juega un papel fundamental en un Spa: preferiblemente natural, da sensación de amplitud y crea un ambiente natural y relajante. En lo que se refiere a la decoración, un Spa debe perseguir un ambiente funcional y práctico, casi minimalista. Todo en él debe emular un paraíso natural: plantas, espejos y cristales de roca y cuarzo contribuyen a recrear este ambiente.

El ambiente del Spa suele estar amenizado con dos técnicas presentes en cada una de sus zonas: la aromaterapia y la musicoterapia. Dos regalos para los sentidos del olfato y el oído, unidos para crear armonía en la mente y en el cuerpo del que lo visita.

Quién da más

En un Spa normalmente se distinguen dos zonas: una reservada a zona de aguas y otra muy higienizada reservada a tratamientos cosméticos a base de fangos, algas, parafangos, aceites esenciales? En todas ellas encontrarás aparatos de muy diversa índole, y un personal formado a la última en las más vanguardistas técnicas de estética y masaje.

  1. En la zona de aguas podrás sumergirte desde en un baño de burbujas con aceites esenciales, hasta en un baño de vapor, en bañeras de hidromasaje o hidroterapia, en saunas, minipiscinas o piscinas lúdicas, chorros de presión, duchas escocesas, etc. Las aguas de un Spa están tratadas con oligoelementos y minerales que contribuyen a mejorar la salud además de proporcionar belleza y bienestar.
  2. En la zona de tratamientos tienes a tu disposición salas de masaje, tumbonas térmicas de relajación, cabinas o fuentes de hielo, solariums, salas de depilación con las últimas técnicas, ? En esta zona tienen cabida todo tipo de tratamientos faciales y corporales realizados con aceites portadores de aceites esenciales. Los más utilizados son los elaborados a base de almendras, avellanas, sésamo y jojoba.

El tratamiento completo de un Spa se compone de: limpieza de piel, circuito de aguas, tratamiento de algas y fangos para aportar a la piel las vitaminas y nutrientes que necesita para finalizar con un relajante masaje.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page