ESTÁS LEYENDO...

Sueño e insomnio. las preguntas más frecuentes.

Sueño e insomnio. las preguntas más frecuentes.

La sensación de descanso que tenemos al despertar es
el mejor indicativo de que hemos dormido bien


v     
¿Para qué sirve el sueño?

En
los lactantes y los niños, el sueño es imprescindible para la maduración del cerebro
y del sistema nervioso. Durante la adolescencia, el sueño es igualmente
necesario para el crecimiento (muchas hormonas como la hormona del crecimiento,
se segregan durante el sueño) y la maduración sexual.

v     
¿Y en los adultos?

En
la edad adulta, el sueño sirve para restaurar el organismo, economizar las
energías y optimizar nuestras funciones cerebrales (como la memorización).

v     
¿Por qué dormimos por la noche?

Todos
tenemos un reloj biológico en la base del cerebro, concretamente en el
hipotálamo, que es quien marca los tiempos para trabajar y para dormir. Estos
tiempos vienen dados por el ritmo circadiano (24 horas, el tiempo que la tierra
tarda en girar sobre sí misma). Otros factores sincronizadores son la
alternancia de la luz y la oscuridad y la secreción de melatonina,
hormona que se segrega en mayor cantidad durante la noche. Nuestras
características biológicas, producto de miles de años de evolución, nos han
programado para dormir entre 8 y 10 horas diarias, pero los el ritmo acelerado de
hoy en día exige a nuestro organismo exigencias para las que no está preparado.

v     
¿Cuál es la media de sueño?

La
media de sueño viene determinada por la cantidad de horas necesarias para que
el sueño sea reparador y permita a la persona realizar sus tareas diurnas con
eficacia. Las necesidades de sueño van disminuyendo con la edad:

En
los lactantes, la media es de 16
horas.

En
los niños de cuatro años, de 12
horas.

En
los adolescentes, la media debe ser
de 10 horas.

En
los adultos, las necesidades de
sueño varían en función de cada persona, de sus circunstancias y de su edad: se
calcula que la media general para los adultos es de 7-9 horas diarias, aunque para
otros es suficiente con 4 y 5 horas. Las personas
mayores,
por regla general,duermen
peor de noche, con muchos despertares nocturnos. Ello lleva a la somnolencia
diurna.

v     
¿Cuáles son las causas del insomnio?

El
insomnio puede ser causado por el estrés, las preocupaciones, la acumulación de
situaciones angustiosas, el exceso de alcohol, cafeína, fármacos y otros estimulantes,
además de por desórdenes en los hábitos cotidianos.Los nuevos ritmos de trabajo impuestos,

v     
¿Qué efectos produce el insomnio?

El
sueño cumple funciones renovadoras para nuestra mente y cuerpo. Por ello, los
insomnes conviven con una permanente sensación de cansancio, acompañada de
irritabilidad, descenso del rendimiento laboral o académico y con un bajo tono
vital. Cuando no se duerme lo necesario, algo en nuestra mente termina por
afectarse, de manera que la concentración ante cualquier tarea o el empeño que
pongamos en las cosas se ve disminuido. La baja
productividad, el incremento de accidentes, la irritabilidad, la propensión a
enfermedades y el empeoramiento de la calidad de vida son los efectos derivados
de la falta de sueño, algo que afecta a la quinta parte de la población en
nuestro país. 

12 MEDIDAS CONTRA EL INSOMNIO

  1. No te vayas a dormir hasta que te entre sueño.
  2. No te quedes dando vueltas en la cama si no
    puedes dormir, para no obsesionarte. Mejor es que te levantes y esperes a
    que te entre el sueño, haciendo ejercicios de relajación si es necesario.
  3. Acuéstate siempre a la misma hora.
  4. Levántate siempre a la misma hora y no duermas
    más tiempo de lo habitual.
  5. Haz ejercicio físico todos los días, pero nunca
    antes de acostarte.
  6. Reduce el consumo de tabaco, alcohol y otras
    drogas, de efecto estimulante, sobre todo en las últimas horas del día.
  7. Cena moderadamente al menos dos horas antes de
    acostarte. Evita las grasas y toma alimentos ricos en azúcares lentos.
  8. Procura dormir siempre las mismas horas,
    incluidos los días de fiesta.
  9. No duermas a deshora, pues altera los ritmos
    biológicos.
  10. Antes de acostarte, tómate un vaso de leche
    caliente o una infusión no excitante.
  11. Si el problema de sueño persiste, acude al médico
    o psicólogo.
  12. Toma somníferos sólo cuando sea estrictamente
    necesario y bajo prescripción médica.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page