ESTÁS LEYENDO...

Suplementos. se impone lo natural.

Suplementos. se impone lo natural.

Jalea real, polen, levadura de cerveza, propoleo? Los suplementos naturales se han lanzado al
estrellato por su riqueza nutritiva y sus garantías de inocuidad. Darle al
cuerpo un ?subidón?, regular su flora intestinal o incluso
bajar los niveles de colesterol, es sólo cuestión de llevarse a la boca uno de
estos productos tan antiguos como vanguardistas.

La tecnificación ha
conseguido que los suplementos dietéticos afinen hasta conseguir un único
mineral, combinar vitaminas o lograr sólo aminoácidos. Pero junto a estas
maravillas de la técnica en laboratorio, hay un maremagnum
de productos naturales que por su amplia gama de nutrientes son los que más se
asemejan a los alimentos. Son productos tan antiguos como la propia naturaleza,
rescatados y adaptados a formas que hacen incluso las delicias del paladar.

Su denominador común

  • Su inocuidad.
  • Su papel preventivo y corrector de carencias
    nutritivas.
  • Aunque pueden tomarse sin prescripción médica, es
    conveniente que los recomiende un facultativo.
  • Su amplia gama de nutrientes, lo que los hace muy
    similares a los alimentos y a lo que el organismo necesita.
  • No desequilibran la dieta (únicamente se han
    descrito casos de desequilibrio en la toma de ácidos grasos omega-6,
    aceite de prímula o de borraja).
  • Conviene tomarlos intercalando períodos de
    descanso.

Los más populares

Polen, el reconstituyente:

Por su alto contenido en
hidratos de carbono, el polen resulta ideal en períodos de escasa energía y como
complemento para los deportistas. Contiene un 20% de proteínas y un gran número
de sales minerales y oligoelementos, así como de vitaminas (grupo B, C y provitamina A). Ayuda a recuperarse en casos de fatiga y
cansancio e incluso en casos de anemia (al aumentar la producción de glóbulos
rojos). Aumenta las defensas. Es un buen regulador intestinal y ayuda a
recuperar el apetito. Su alto contenido en riboflavina, vitamina A y Zinc ayuda
a mejorar la visión. Gracias a la vitamina B es un buen equilibrador
del sistema nervioso. Se comercializa en forma de polvo o granulado.

Jalea real, la estimulante:

Rica en vitamina C, E, A,
vitaminas del grupo B, minerales (fósforo, hierro, calcio, cobre, selenio),
ácidos grasos insaturados, aminoácidos y sustancias hormonales. Muy en la línea
del polen, la jalea real es tonificante, estimulante y reequilibrante
del sistema nervioso. Es un complemento ideal en estados de debilidad o
agotamiento físico o psíquico, estrés o fatiga. Además, retarda los signos del
envejecimiento prematuro, ayuda a recuperar el apetito y refuerza el sistema
inmune. Utilizada también como regularizadora de los trastornos digestivos. Aporta
la energía extra necesaria a niños y adolescentes en edad escolar, sobre todo
en época de exámenes y competiciones deportivas. También se utiliza en casos de
anemia. Su forma de presentación es liofilizada en ampollas.

Lecitina de soja, la reguladora del colesterol:

Perteneciente al grupo de los
fosfolípidos, son una mezcla compleja de grasas y
ácidos esenciales, además de fósforo y dos vitaminas del grupo B, la colina y
el inositol. Ayuda a mantener en suspensión el
colesterol presente en sangre, impidiendo que se deposite en paredes arteriales
y venosas. Es un potente antioxidante, gracias a la vitamina E que contiene y
al fósforo. Previene la arteriosclerosis (estrechamiento y endurecimiento de
las arterias a causa de los depósitos de grasa, especialmente de colesterol). Lo
habitual es encontrarla granulada y envasada en botes de diferente gramaje.

Levadura de cerveza, la aliada de la cosmética:

La levadura de cerveza es un
hongo microscópico que se encuentra en estado natural en la piel de algunas
frutas y en el mosto de la cerveza. Es rica en vitaminas del grupo B, por lo
que sales minerales (fósforo, silicio, calcio, zinc, cobre, hierro) y
proteínas. Tiene un efecto reconstituyente y depurativo y mejora el estado de
piel, uñas y cabellos. También es válida para situaciones de cansancio o
astenia. Sus sustancias antibacterianas aumentan las defensas del organismo. Regula
la función intestinal, al regenerar la flora (especial efecto tiene sobre las
bacterias Coli
y los hongos del género Candida), por
lo que está muy indicada tras un tratamiento con antibióticos. Se presenta en
forma de pastillas, escamas o en polvo.

Germen de trigo, el antioxidante:

Es la fuente más natural de
vitamina E, uno de los antioxidantes más potentes, que protege a las células
frente a las agresiones de los radicales libres. También contiene aminoácidos,
ácidos grasos esenciales, vitaminas del grupo B y minerales como el manganeso,
el cobalto, el cobre, el zinc y el hierro. Está indicado en estados carenciales
relacionados con dietas inadecuadas o enfermedades que impiden la asimilación
normal de los nutrientes, y en circunstancias como el embarazo, el crecimiento,
infecciones crónicas? Se presenta en forma de copos o granulado.

Propoleo
, el antiséptico:

Esta sustancia resinosa que
las abejas recolectan de las plantas para reparar su panal, tienen una
composición bastante compleja que depende de la fuente vegetal. Los flavonoides o materias colorantes son una de las sustancias
más activas que le brindan sus propiedades antisépticas. Es un extraordinario
estimulante inmunitario capaz de combatir todo tipo de infecciones, pero sólo
debe tomarse para prevenir el resfriado común. Puede comercializarse como
extracto o formando parte de formulaciones de cosméticos y productos
farmacéuticos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page