ESTÁS LEYENDO...

Sustituir el coche por la bicicleta o ir a pie pue...

Sustituir el coche por la bicicleta o ir a pie puede reducir hasta un 50% el riesgo de padecer enfermedades coronarias

Sustituir el coche por la bicicleta o ir a pie puede reducir hasta un 50% el riesgo de padecer enfermedades coronarias

La decisión de prescindir del coche en los desplazamientos por la ciudad  tiene beneficios para nuestra salud y para la de los demás: puede contribuir a reducir el riesgo de padecer diabetes, hipertensión o patologías coronarias; aumenta la capacidad de concentración de los niños y rebaja la polución del agua, según los expertos en Salud Pública reunidos en Sevilla con motivo del XIII Congreso de SESPAS.

 
Expertos reunidos en una  Jornada integrada en el Congreso de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria que reúne en Sevilla a partir de hoy a más de 1.300 especialistas en Salud Pública y titulada ‘Impacto del transporte en la Salud … Y algunas propuestas para el cambio’, han concluido que el carril bici y la peatonalización  pueden contribuir de manera importante a mejorar la salud de los sevillanos. 
 
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosAsí, Rosana Peiró y Catherine Pérez, de SESPAS; Rosa Ramírez, de la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad; y Anna Ferrer, del Observatorio Nacional de Seguridad Vial del Ministerio del Interior, explicaron que, en términos generales, el uso de la bicicleta como medio de transporte u optar por el desplazamiento a pie pueden reducir en un 50% el riesgo de sufrir enfermedades coronarias, diabetes u obesidad, y en un 30% el de padecer hipertensión. A ello, habría que añadir los efectos derivados propiamente de la reducción de tráfico a motor en las calles. Según los expertos, cada vez que aumenta un punto la contaminación atmosférica en una determinada zona, la mortalidad repunta significativamente. Además, si disminuye el tráfico de vehículos se reduce la mortalidad en general, las enfermedades cardiovasculares y los lesionados graves y leves. Igualmente, y derivado del menor ruido existente, la tensión arterial mejora notablemente a nivel general y aumenta el nivel de concentración y de capacidad de resolver problemas de los estudiantes.
 
Según los expertos en Salud Pública, la reducción del tráfico genera también efectos psicosociales positivos, como el aumento de la autonomía de los niños, cuyas opciones de desplazarse a pie aumentan, descendiendo el nivel de sedentarismo y obesidad; desciende el efecto barrera en ciertos barrios, condicionados por la masiva presencia de vehículos; e incluso el descenso del nivel de polución del agua y de la tierra.
 
En el transcurso de la Jornada, se expuso como experiencia de diseño de movilidad urbana más saludable el carril bici sevillano, en una ponencia  expuesta por Mª Josefa García Jaén, del Observatorio de Sostenibilidad Urbanista del Ayuntamiento de Sevilla.
Los expertos coinciden, no obstante, en destacar la importancia de conjugar correctamente los Planes de Movilidad con los de Seguridad para no correr el riesgo de que aumenten las lesiones por ir en bicicleta o andando.
 
En términos generales, las representantes de SESPAS expusieron algunas recomendaciones para reducir el impacto negativo en la salud del transporte: difundir información acerca del este impacto; no pasar por alto las desigualdades en términos de producción de riesgos (los grupos que consumen más contaminan más mientras que la exposición a estos riesgos es mayor en las personas con menor capacidad de consumo);  mostrar los datos de gravedad  y propuestas de intervención factibles para que la población advierta que se puede intervenir; y promover el nivel de acción local de las autoridades.
 
Las presentaciones estuvieron a cargo de Stephen Watkins (Transport and Health Study Group), bajo el título Hacia una política de transporte saludable; Véronique Feypell-De La Beaumelle (Joint TRasport Research Centre os the OECD and the Internacional Trasport Forum), titulada Seguridad vial en grupos vulnerables en ámbito urbano: infancia y personas mayores; Joan Olmos (Universidad Politécnica Valenciana), con su ponencia Urbanismo y movilidad urbana; y Úrsula Hoyer (Asociación Internacional de Urbanismo), con Urbanismo y salud. Un informe de la OMS-EURO.
 
Las experiencias expuestas, además de la referente a Sevilla, fueron: Una experiencia de movilidad dentro de la Red Española de Ciudades Saludables. San Fernando de Henares (María Dolores Gerez); Caminos escolares seguros saludables y sostenibles (Alonso González, del CEIP Jorge Guillén de Málaga); Experiencias en la mejora de la salud pública a través de una política de promoción del transporte público (Pau Noy, de la Asociación para la promoción del Transporte Público); y Planes de movilidad al trabajo. Algunas experiencias en España (Manel Ferri, del Centro de Referencia en Movilidad del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO).





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?