ESTÁS LEYENDO...

Tabaco y menopausia, 2 años antes.

Tabaco y menopausia, 2 años antes.

De fumar o no depende algo tan importante como disfrutar de una buena o de una mala vejez, sobre todo si eres mujer. Tú elijes

Esto es precisamente lo que se consigue con el tabaco: adelantar la menopausia nada menos que en dos años, según los expertos. ¿Y por qué? Según Miguel Barrueco vicepresidente del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT)y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el tabaco altera las hormonas que más definen el sexo de la mujer, los estrógenos. La nicotina, al ser antiestrogénica, actúa bloqueando el efecto de estas hormonas responsables de la aparición de los caracteres sexuales secundarios y de la regulación del ciclo menstrual. Por lo tanto, si fumamos en los aledaños de la menopausia, una etapa que de por sí implica la pérdida en la producción de estrógenos, adquiere aún más relevancia, adelantando sus síntomas, lo que debe llevarnos a dejar irremediablemente el hábito.

Más osteoporosis

Distintos estudios desvelan que en el organismo de una fumadora se agudizan todos los síntomas y complicaciones relacionados con la menopausia, sobre todo a partir de los 45 o 50 años: sofocos, alteraciones cardiovasculares, sequedad en la piel y osteoporosis (enfermedad caracterizada por una pérdida progresiva de la masa ósea, volviendo a los huesos más frágiles y quebradizos). Ello se debe a que el tabaco acelera la eliminación de estrógenos (hormonas tanto más importantes en cuanto que ejercen también un efecto protector de los huesos), e incrementa la eliminación del calcio por la orina. Por lo tanto, la acción antiestrogénica del tabaco acelera los procesos osteoporóticos, sobre todo en los primeros años de la menopausia, volviendo a la mujer más proclive a las caídas y roturas de huesos (fundamentalmente caderas, rodillas y muñecas).

Para prevenir la osteoporosis

Los médicos recomiendan

  1. Practicar ejercicio.
  2. Seguir una buena alimentación.
  3. No fumar.

El tabaco reduce la eficacia de los tratamientos hormonales sustitutivos al que se someten muchas mujeres para corregir las alteraciones asociadas a la menopausia.

Testimonio del mes

En mi familia somos 4 mujeres y todas fumadoras. Me han dicho que por fumar se puede adelantar la menopausia, y de hecho así le ha ocurrido a dos de mis hermanas mayores. ¿Hay algo que pudiera hacer para evitarlo? Si dejara de fumar, ¿este riesgo desaparecería? ¿Quiere decir que el tabaco también agrava los sofocos, la osteoporosis y demás síntomas? Muchas gracias.

Leonor B. C (Barcelona)

Hay diversos factores que inciden en el adelanto en la edad a la que se produce la menopausia, entre ellos el factor genético. Está demostrada la incidencia del consumo de tabaco en este proceso: la nicotina tiene un efecto antiestrogénico, (disminuye la liberación de estrógenos), por ello adelanta la menopausia en dos o tres años en mujeres fumadoras. Como es evidente que el factor genético no es modificable, para evitar el adelanto de esta situación, solo podrá actuar sobre los factores modificables, y entre ellos, el abandono del consumo de tabaco constituye una medida esencial no solamente para el tema que te preocupa, sino para la consecución de un estado saludable evitando los riesgos y complicaciones que, sobre un buen número de patologías, provoca esta sustancia. Al dejar de fumar, el riesgo disminuye en relación inversa al número de años en que ha estado fumando y a la cantidad de cigarrillos consumidos, (es evidente que cuando el daño ya se ha producido por un consumo excesivo a lo largo de muchos años, las posibilidades de recuperación son mínimas). También está demostrada la incidencia negativa de la nicotina en la fijación del calcio y cómo en consecuencia el tabaquismo influye en la osteoporosis.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page