ESTÁS LEYENDO...

Tabaquismo. la epidemia del siglo xxi.

Tabaquismo. la epidemia del siglo xxi.

El tabaco es la principal causa de muertes evitables
en la Unión Europea, responsable de más de medio millón de fallecimientos por
año y más de un millón de muertes en Europa en conjunto. Se calcula que el 25 %
de todas las muertes por cáncer y el 15 % de todas las muertes en la Unión
Europea son atribuibles al tabaquismo.

El tabaco es una
planta (Nicotiana tabacum L.) de la que deriva la mayoría del tabaco moderno.
Oriunda de América Tropical, tras el Descubrimiento su consumo se ha extendido
por todo el mundo. El componente más característico del tabaco es el alcaloide
nicotina, que se encuentra en sus hojas en proporciones variables (desde menos
del 1% hasta el 12%). La Nicotina (la palabra viene de Jean Nicot, francés a
quien se atribuye haber enviado por primera vez tabaco a Francia en 1560) es
una de las sustancias tóxicas para la salud encontrados en el humo del tabaco,
siendo esta el componente principal del tabaco y responsable de la adicción.

4.000
sustancias tóxicas

El humo del tabaco contiene 4.000 sustancias tóxicas
para la salud, de las que destacan especialmente tres: la nicotina (la droga
que causa la adicción), el monóxido de carbono (gas responsable de las
enfermedades cardiovasculares asociadas al consumo) y el alquitrán
(hidrocarburo implicado en el origen de cánceres asociados al hábito).

La Organización
Mundial de la Salud (OMS) estima que 4.9 millones de personas mueren al año
como consecuencia del tabaco. Esa cifra podría alcanzar los 10 millones en el
año el año 2030.

Consumo

Hay muchas formas
de consumir tabaco, aunque la principal sea la de aspirar su humo, también se
puede mascar y antiguamente se aspiraba en polvo. En el mundo árabe, es
habitual también el tabaco en pipa de agua, aromatizado con frutas u otras
plantas aromáticas.

El tabaquismo
pasivo es la exposición involuntaria al humo de tabaco. El humo ambiental de
tabaco inhalado por los fumadores pasivos es una mezcla del humo exhalado por
los fumadores y del humo proveniente directamente de la combustión del tabaco.
Este humo contiene tanto nicotina como diferentes elementos carcinógenos y
toxinas. Diversos estudios han demostrado que la exposición al humo de tabaco
ambiental se asocia con muchas de las mismas enfermedades relacionadaS al
consumo de cigarrillos.

Si fumas…

–         
La esperanza de vida entre fumadores baja hasta en 20 años, pues tienen
un 50% de probabilidades de morir de alguna enfermedad relacionada con el
tabaquismo, entre los 45 y los 54 años.

–         
El Riesgo de morir por cáncer de pulmón, garganta o boca es 14 veces mayor
que el de una persona sin esta adicción.

–         
El tabaco es causa de halitosis y manchas en los dientes. Afea la piel y
produce su envejecimiento prematuro. El olor a tabaco impregna tus manos, tu
pelo, tu ropa, tu casa, tu coche…

–         
Debes saber que el tabaco es adictivo. La nicotina reduce los vasos
sanguíneos e incrementa la presión en tu corazón.

Deja de fumar

–         
Con el tiempo, la larga lista de perjuicios asociados al consumo de tabaco
será menor.

–         
Las expectativas de vida aumentarán y se reducirán los riesgos para tu
salud.

–         
12 horas después de consumir tu último cigarrillo los niveles de monóxido
de carbono y de nicotina se reducen significativamente.

–         
Transcurridos unos días notarás cambios en tu cuerpo, el gusto y el olfato
mejoran y poco a poco sentirás que respiras mejor.

A tener en cuenta…

–         
La Organización Mundial de la Salud (OMS) organiza cada 31 de mayo el Día
Mundial Sin Tabaco, una iniciativa que tiene por objetivo recordar los graves
perjuicios que causa a la salud este hábito.

–         
En España mueren al año unas 55.000 personas por enfermedades directas
debidas al tabaco.

–         
Abandonar la adicción al tabaco es similar a un proceso de curación. El
principal problema que tiene el fumador es la ansiedad, aunque también pueden
aparecer tos, ronquera, agresividad, irritabilidad e, incluso, depresión.

–         
Si decides dejar de fumar puedes reducir los síntomas del síndrome de
abstinencia: Para la sequedad bucal y la irritación de garganta, lengua o
encías, bebe agua fría o zumo de frutas. Evite abusar de bebidas como café, té
u otras que tengan cafeína, con el propósito de prevenir posibles trastornos
del sueño. Además, practique algún ejercicio físico moderado (como caminar).

–         
Dejar de fumar no equivale a ganar unos kilos, al contrario de lo que se
considera popularmente. Normalmente lo que ocurre es que la ansiedad hace que
comamos más. En cualquier caso, si te preocupa engordar asegúrate una dieta
saludable .

–         
En los tres primeros días después de dejar de fumar, el cuerpo limpia la
mayoría de nicotina. De hecho, los principales inconvenientes que siente el ex
fumador son consecuencia de este proceso. Sin embargo, la necesidad de fumar un
cigarrillo se mantiene de forma muy intensa por lo menos entre la primera y la
tercera semana.

–         
Los cigarrillos light también contienen sustancias perjudiciales, además
del monóxido de carbono que se inhala.

–         
En muchos de esos países se quema leña para secar las hojas de tabaco y se
talan árboles para construir graneros de secado. Las organizaciones ecologistas
calculan que, a causa del cultivo de tabaco, se talan cada año unas 200.000
hectáreas de bosque y selva en países en desarrollo.

–         
A partir de  enero de 2006 entrará
en vigor en españa la Ley Antitabaco que prohibirá fumar en todos los
centros de trabajo, así como la publicidad en los medios de comunicación.

–         
Las colillas son el tipo de basura más común a lo largo y ancho del
planeta. Por ejemplo, en el Reino Unido suman el 40% de los residuos que se
encuentran en las calles.

–         
La nicotina engancha. Y algunos productos que se le añaden, como el
amoniaco, sirven para potenciar aún más tu adicción.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page