ESTÁS LEYENDO...

Taller online para profesionales sanitarios sobre ...

Taller online para profesionales sanitarios sobre los beneficios de la hidratación

En el marco del 36º Congreso Nacional de SEMERGEN que se celebra del 8 al 11 de octubre en Bilbao

Hoy en día existe desconocimiento sobre la correcta hidratación que necesita cada persona. Las necesidades de líquidos de cada persona no sólo dependen del sexo y edad sino de otros factores como el estado fisiológico, la actividad física, el tipo de trabajo y la temperatura y humedad ambiental.

Según el Prof. Lluis Serra-Majem, presidente de la Academia Española de Nutrición y de la Fundación para la Investigación Nutricional y co-coordinador del taller, “existe un desconocimiento por parte de la población acerca de la importancia de una correcta hidratación y por ello son necesarios programas informativos tanto dirigidos a la población como a profesionales sanitarios”.

Con el objetivo de que médicos de atención primaria y expertos sanitarios de toda España puedan abordar todo tipo de cuestiones acerca de la hidratación y sus beneficios, se celebra el Taller Online: Nutrición e Hidratación, coordinado por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y la Fundación para la Investigación Nutricional, en colaboración con The Coca-Cola Company, en el marco del 36º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) que se está celebrando estos días en Bilbao.

En la plataforma virtual estará disponible todo tipo de contenidos teóricos sobre hidratación y nutrición, consejos sobre cómo mejorar en este ámbito y actividades complementarias a las que ya se realizan en el congreso presencial, así como la posibilidad de realizar la evaluación correspondiente y los aportes y comentarios que deseen aportar.

Diferente hidratación según el estilo de vida y actividad física
Es importante elegir las bebidas de acuerdo con el nivel de actividad física y estilo de vida. Igualmente, hay que aumentar la ingesta de líquidos en época de calor y antes, durante, y después del ejercicio; entre 8 y 10 vasos al día.

“Las recomendaciones para una correcta hidratación son variadas pero muy sencillas para llevarlas a cabo”, explica el Dr. Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y co-coordinador del taller. Entre ellas, destaca el tomar bebidas en cada comida y entre las mismas; aumentar el consumo de frutas, verduras y ensaladas, sopas y caldos; no confiar en la sensación de sed para beber, tener una botella de agua o líquido a mano; y mantener las bebidas a temperatura moderada.

Sin embargo, es importante tener en cuenta las necesidades de cada persona, tal y como comenta el Dr. Aranceta, pues según este experto “los niños y ancianos son colectivos que presentan mayor riesgo de deshidratación”. Por ello, deben prestar más atención a mejorar los cuidados y la prevención en ese ámbito. Ello se debe a que, con la edad, se producen cambios en la función renal, lo cual está muy relacionado con la deshidratación y problemas de termorregulación que sufren las personas mayores.

Así, según el Prof. Gregorio Varela-Moreiras, Catedrático de Nutrición de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), “las personas mayores deben mejorar la densidad nutricional y de hidratación para evitar la desnutrición y, así, evitar la deshidratación de manera relativamente sencilla. Aun así, es uno de los 10 diagnósticos más frecuentes de hospitalización en mayores de 65 años”. Por ello, es esencial informar a los mayores sobre la necesidad de beber suficiente, incluso sin atender a la sed, ya que la sensación de la misma se pierde a medida que se envejece. Especial atención se debe dar y monitorizar, a otros factores como la capacidad funcional y cognitiva, el problema de la incontinencia urinaria, las interacciones con fármacos que incrementen la pérdida de líquidos, o la accesibilidad a alimentos y bebidas, en las personas mayores.

Mujeres embarazadas, población infantil y juvenil
Las mujeres embarazadas son otro de los grupos de riesgo, ya que los cambios que tienen lugar en el organismo durante la gestación hacen que la mujer embarazada necesite ingerir mayor cantidad de líquidos. La Profª. Rosa Mª. Ortega, catedrática de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid explica que “la deshidratación materna (por escasa ingesta de fluidos o por patología) puede retrasar el crecimiento intrauterino”.

Por ello, también es necesario en este caso practicar una correcta ingesta de líquidos con el objetivo de aliviar algunos de los problemas del embarazo, que posteriormente repercutirá en un mejor funcionamiento de los órganos de la madre y favorecerá la salud del niño.

Con ello, no solo se eliminan toxinas del cuerpo, sino que también se consiguen aliviar otros males propios del periodo de gestación como el estreñimiento y las infecciones urinarias. Respecto al periodo de lactancia, según la Profª. Ortega “en esta etapa es más importante que nunca una buena hidratación, ya que se pierde muchísimo líquido con la leche y la calidad de esta dependerá de la alimentación, hidratación y estilo de vida de la madre”.

Además, los niños también deben prestar especial atención a la hidratación, ya que tienen diferentes problemas de termorregulación que los adultos. Según explica esta experta “los niños pueden tener más riesgo de deshidratación voluntaria, porque pueden no reconocer la conveniencia de reemplazar los fluidos perdidos, por lo que necesitan asesoramiento”. Sobre todo en periodos de ejercicio es cuándo se debe extremar la precaución en los niños.

Actividad física y rendimiento cognitivo
Otros de los temas que han tenido especial relevancia en el taller online es la hidratación en periodos de actividad física, ya que es entonces cuando más pueden darse pérdidas de agua y sales minerales, sobre todo en ambientes calurosos. Así, si estas pérdidas no son reemplazadas aumenta el riesgo de enfermedades asociadas al calor.

“Se recomienda prehidratar con agua unas horas antes de iniciar la actividad para conseguir la absorción del líquido y reestablecer niveles hídricos y de electrolitos normales. Deben beber lentamente, al menos, 4 horas antes del inicio, entre 400 y 600 cc.”, destaca el Dr. José Manuel Fernández García, médico de familia y miembro del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN.

“En determinadas circunstancias, como son actividades superiores a una hora de alta intensidad, o de menor intensidad pero en periodos prolongados, las bebidas isotónicas que contienen sodio y potasio permiten reemplazar las pérdidas de electrolitos asociadas a la sudoración excesiva, y aportan los carbohidratos necesarios”, subraya el Dr. Fernández García.

Por otra parte, la correcta ingesta de líquidos se relaciona con un mejor rendimiento cognitivo, sobre todo en condiciones de mayor esfuerzo mental. “Es un hecho comprobado científicamente”, comenta la Dra. María Luisa López Díaz-Ufano, coordinadora del Grupo de Trabajo de Nutrición de SEMERGEN. Así, explica que “con pérdidas del 1% disminuye la memoria y ya con un 2% disminuye significativamente la atención, las respuestas reflejas, la coordinación psicomotriz, la voluntad y pensamiento, y la coordinación visual y motora”.

Pero no es todo ya que la falta de hidratación puede repercutir también es problemas de salud de mayor calado. Como explica la doctora López Díaz-Ufano, “si se pierde más del 3% de los líquidos corporales pueden darse dolores de cabeza y desorientación. Cuando las pérdidas superan el 6% es frecuente que se produzcan delirios y/o alucinaciones, disminuye drásticamente la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración”. Por ello, la hidratación es algo esencial en nuestro día a día, con importantes beneficios si se practica de forma adecuada y posibles resultados adversos si no se llega a los niveles necesarios para ello.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *