ESTÁS LEYENDO...

Tatuajes, ¿riesgo de hepatitis C?

Tatuajes, ¿riesgo de hepatitis C?

Tatuajes, ¿riesgo de hepatitis C?

“Mi hijo hace ya muchos años que empezó a  hacerse tatuajes, ¿puede haber sufrido riesgo de infección por el virus de la Hepatitis C?”

Nos escribe… Amparo (Teruel)

El virus de la hepatitis C se transmite por contacto directo con sangre infectada o hemoderivados. Es importante exigir la esterilización adecuada para el virus de la hepatitis C (por autoclave, glutaraldehído o similares) cuando se acude al odontólogo, podólogo, manicura y todos aquellos profesionales que utilicen elementos cortantes o invasivos en el cuerpo, como es el caso de los tatuajes, piercing, etc. La Hepatitis C no se transmite por besos, abrazos, sudor, tos, comidas, contacto casual, amamantar o por compartir vasos, cubiertos o platos.

El virus y la enfermedad

La hepatitis C es causada por el virus VHC, causa inflamación hepática, suele ser asintomática, y si no es detectada y tratada de manera precoz puede producir fibrosis, cirrosis, e incluso cáncer hepático (hepatocarcinoma). Una de las principales características de la Hepatitis C es que en la mayoría de los casos no presenta síntomas visibles, hasta que no está en un período avanzado o bien en su etapa aguda, que muchas veces es confundido con un malestar hepático, dado que los síntomas de su etapa aguda suelen permanecer poco tiempo.

¿Cuáles son los grupos más expuestos?

El diagnóstico precoz puede prevenir problemas de salud derivados de la infección, y también la transmisión del virus. La OMS recomienda el cribado en personas que puedan correr un alto riesgo de infección, y que son:

·         Los consumidores de drogas inyectables.

·         Los consumidores de drogas por vía intranasal.

·         Los receptores de productos sanguíneos infectados, y los pacientes sometidos a intervenciones invasivas en centros sanitarios cuyas prácticas de control de la infección son inapropiadas.

·         Los niños nacidos de madres infectadas por el VHC.

·         Las personas cuyas parejas sexuales están infectadas por el VHC.

·        Las personas infectadas por el VIH.

·        Reclusos o exreclusos.

·        Personas que hayan tenido tatuajes o perforaciones ornamentales (piercings).

De los 36,7 millones de personas que se calcula que hay en el mundo infectadas por el VIH, unos 2,3 millones tienen pruebas serológicas de infección pasada o presente por el VHC.

¿Cómo se detecta?

La detección se realiza a través de un simple análisis de sangre en el que se estudia si existen anticuerpos para hepatitis C (Anti-HCV). En caso de dar positivo, luego será necesario confirmar, mediante otro estudio de sangre llamado PCR, si la enfermedad continúa presente o si el cuerpo la eliminó espontáneamente. En este análisis se puede medir también la cantidad de virus en sangre.

Cantabria marca el camino a seguir

El programa de cribado poblacional que va a implantar el Gobierno de Cantabria con el objetivo de hacer aflorar los casos de hepatitis C no diagnosticados en la Comunidad y así avanzar en el reto de lograr la eliminación de la enfermedad en 2021, ha sido muy aplaudido por la Alianza para la Eliminación de la Hepatitis C en España, AEHVE, que integra a sociedades científicas y asociaciones de pacientes. Los detalles de ese programa se han dado a conocer en una reunión en la que participó el presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva y jefe del Servicio de Digestivo del Hospital Valdecilla, el doctor Javier Crespo. De acuerdo con este programa, a todas las personas entre 40 y 70 años se les hará al menos una vez la prueba de la hepatitis C, comenzando por la cohorte de edad entre 50 y 60 años. Esta estrategia contrasta con la que están planteando otras comunidades, basada fundamentalmente en indicadores de riesgo. La AEHVE ha valorado de forma “muy positiva” que la Comunidad de Cantabria vaya a ir mucho más allá, con una estrategia de “búsqueda activa de pacientes con hepatitis C” tanto entre la población en general como entre grupos con alto riesgo de contraer la enfermedad, y que tienen poco contacto con los servicios de salud porque pertenecen a grupos vulnerables. “Es la combinación del cribado poblacional y el cribado selectivo la que, unida a los nuevos tratamientos antivirales de acción directa, nos permitirá eliminar la hepatitis C”, ha explicado el doctor Crespo.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.