ESTÁS LEYENDO...

Técnicas de relleno. caras de muñeca.

Técnicas de relleno. caras de muñeca.

Rellenar para ocultar arrugas es una opción de vanguardia, pero, ¿cuánto dura este milagro?

Entre un maquillaje logrado y el quirófano surgen las técnicas de relleno: colágeno bovino, silicona o grasa suelen ser los materiales empleados para tapar las arrugas finas y profundas que suelen quedarse alrededor de los labios, en la frente, entre las cejas, los ojos y en el surco de la nariz.

Los “pros” y los “contra”

Las técnicas de relleno plantean una alternativa eficaz, aunque no definitiva, para luchar contra las líneas del envejecimiento. Cuatro o seis meses, todo lo más, es la tregua que dan a las arrugas. De entre los materiales a utilizar, dos características que les son inherentes: o son “reabsorbibles” o son “no extraíbles”. En el primer caso, el organismo reabsorbe los materiales empleados, extraídos de animales o del propio paciente, por lo que en ningún caso el relleno es permanente. En el segundo caso, el material inyectable, aunque no es reabsorbido por el organismo, tiene el inconveniente de no poder extraerse en caso de necesidad o complicación. El hecho de no ser extraíble plantea además el inconveniente de que, al ser impredecible, el envejecimiento de la piel puede tomar otros derroteros distintos de los que se preveían, de manera que lo que se puso en un sitio, más adelante podría llegar a sobrar. Por último, antes de inyectar un material de origen animal se precisa de una prueba o test previo que descarte una reacción alérgica.

Últimas tendencias

  1. Colágeno bovino:

esta sustancia se extrae de la piel del buey y se inyecta a lo largo de la arruga. El efecto dura, como máximo, cuatro meses, porque con el tiempo la sustancia va siendo absorbida por el organismo. Puede causar alergia, por lo que es necesario hacer un test antes de las aplicaciones.

  • Injerto de grasa:
  • también se la retira del propio paciente, mediante microcánulas, y se aplica en arrugas profundas. No presenta riesgo de alergia, pero es un procedimiento demorado. El efecto dura seis meses, ya que el organismo reabsorbe la mayor parte de la grasa injertada, por lo que es necesario repetir el tratamiento.

  • Artecol:
  • combinación de colágeno bovino y micro partículas de metacrilato. Se usa en arrugas muy profundas. El colágeno es absorbido poco a poco, pero el metacrilato permanece para siempre, garantizando el relleno.

  • Ácido politetrafluoruroetileno:
  • que tiene una consistencia natural de tejido blando, y se coloca para el relleno de los surcos nasogenianos. El relleno es permanente, dado que no es reabsorbible, aunque sí es de fácil extracción, ya que no se queda adherido totalmente, pudiendo realizarse mediante una mínima escisión de 2 mm.

  • Ácido hialurónico:
  • está presente en todos los organismos vivos y regenera el volumen de su piel garantizándole un aspecto sano y vigoroso. Su origen es no animal, por lo que no requiere ninguna prueba previa de tolerancia. Al ser un componente natural del organismo, termina por reabsorberse solo. Esta sustancia guarda una gran afinidad con la piel y cuenta con gran capacidad para retener el agua. Esta técnica también se aplica para aumentar los labios. La media de duración suele rondar los seis meses.

    Toxina botulínica:

    El filo de la navaja

    Aunque se viene utilizando desde hace más de 20 años en medicina, para tratar diversos trastornos neurológicos y oftálmicos (tics, estrabismo), y se empleó por primera vez para alisar las arrugas en 1992, el tratamiento estético con toxina botulínica no está autorizado actualmente en España, aunque sí lo está en EEUU desde abril. Tras el fallecimiento de una chica en una clínica no autorizada de Madrid, la Agencia Española del Medicamento, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, emitió en febrero un comunicado a las CCAA en las que recordaba expresamente la no autorización de esta toxina con fines estéticos. En su comunicado, la Agencia del Medicamento considera necesario recordar a los profesionales sanitarios y a los pacientes, que el medicamento es una neurotoxina muy potente y que, aparte de que su único uso autorizado en la actualidad sea para el tratamiento de ciertas alteraciones espásticas musculares severas, de acuerdo con las condiciones de autorización, el producto está clasificado como de uso hospitalario. Esto significa que sólo puede ser dispensado y administrado para su uso en un centro sanitario, en las indicaciones autorizadas y bajo la supervisión de un médico especialista adscrito a dicho centro y con experiencia en el tratamiento de dichas patologías.

    Esta técnica borra las arrugas de expresión, aunque la sustancia causa parálisis del músculo de regiones como la frente, ojos, alrededor de los labios, en el entrecejo y en el cuello. La toxina botulínica puede ser inyectada en un músculo específico con el objeto de debilitarlo y anular temporalmente su función. La toxina botulínica actúa bloqueando impulsos que parten de las terminaciones nerviosas y que contactan con la musculatura facial, de tal manera que dicho músculo no se pueda contraer. Al no producirse dicha contracción, la piel que está por encima permanece lisa. El efecto dura de cuatro a seis meses. Una vez aplicada, no se aconseja acostarse ni hacer gimnasia ni esfuerzos bruscos de cabeza.



    COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page