ESTÁS LEYENDO...

Tener diabetes triplica el riesgo de sufrir period...

Tener diabetes triplica el riesgo de sufrir periodontitis

Tener diabetes triplica el riesgo de sufrir periodontitis

Evidencias científicas confirman la existencia de una correlación entre la diabetes y las enfermedades periodontales. El hecho de padecer esta enfermedad endocrina aumenta el riesgo de sufrir periodontitis, y esta, a su vez, dificulta el control del azúcar en sangre. Por esta razón, el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) recuerda, en el marco del Día Mundial de la Diabetes, la importancia mantener una correcta higiene oral, especialmente cuando se padece esta patología.

Tal y como señala el presidente del COEM, el Dr. Antonio Montero, “es necesario educar en salud bucodental al paciente diabético, ya que tiene hasta tres veces más riesgo de sufrir periodontitis y de que las complicaciones generadas por esta enfermedad puedan desembocar en enfermedades renales o cardiovasculares”. Además, estos pacientes también son más propensos a sufrir molestias como la sequedad bucal, la boca ardiente, infecciones por hongos y una peor curación de las heridas.

Por este motivo, el COEM recomienda que las personas con diabetes tipo 1, 2 o gestacional, se sometan a exámenes bucodentales exhaustivos y periódicos, dado que la periodontitis o la gingivitis pueden avanzar sin causar dolor o sin manifestar síntomas evidentes, especialmente en el caso de los fumadores. Además de estos exámenes, para mantener una buena higiene oral completa, debe sumarse:

⊕ Cepillarse los dientes tres veces al día con una pasta fluorada, incluyendo la limpieza de le lengua. Usar seda dental y un buen colutorio.

⊕ Revisiones odontológicas cada seis meses.

⊕ Diagnóstico de tratamientos adecuados y rehabilitación odontológica en los casos de pérdidas dentales, para beneficiar una buena masticación y nutrición.

⊕ Un estilo de vida saludable, mediante una alimentación equilibrada, un correcto descanso, la práctica de ejercicio y el cese de malos hábitos, como el consumo de tabaco.

La enfermedad periodontal se produce cuando las encías pierden el sellado alrededor de los dientes, dejando al descubierto las estructuras internas (raíces y hueso) y permitiendo la entrada de bacterias en el organismo. Esta presencia de bacterias por debajo de la encía induce una bacteriemia significativa cuando masticamos o cuando nos lavamos los dientes, lo que acaba repercutiendo negativamente en otras partes del organismo.

Por este motivo, desde el COEM, se hace hincapié en la labor del dentista para el diagnóstico precoz de enfermedades. “El dentista no debe considerarse como un mero “diagnosticador” de caries o “sustituidor” de dientes ausentes, sino que estamos obligados a difundir entre los pacientes las implicaciones que la ausencia de salud oral puede tener en su salud general”, concluye el Dr. Montero.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.