ESTÁS LEYENDO...

Terapia biofotónica: nuevo tratamiento para el acn...

Terapia biofotónica: nuevo tratamiento para el acné sin fármacos

Terapia biofotónica: nuevo tratamiento para el acné sin fármacos

La terapia biofotónica actúa a la vez eliminando la inflamación y las cicatrices propias del acné

El acné es una patología dermatológica muy común, tanto en adolescentes como en mujeres adultas. “El 80% de los adolescentes lo sufre o lo sufrirá, al igual que un 30% de las mujeres mayores de 25 años. A pesar de que el acné es muy común, puede afectar de forma muy importante a la calidad de vida de quienes lo sufren. Afortunadamente, los dermatólogos cada vez contamos con más armas para detenerlo y hacer desaparecer las cicatrices” aclara el Dr. Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral.

La última tecnología para el tratamiento de los brotes de acné y las cicatrices producidas por el mismo es la terapia biofotónica. “Consiste en la aplicación de un gel, que emite una fluorescencia, al ser estimulado por una fuente de luz (láser o LED). El gel actúa como transmisor y no daña la piel ni es absorbido por ésta, por lo que se trata de una terapia totalmente física, sin fármacos. La fluorescencia que se emite provoca una reacción que consigue eliminar la inflamación producida durante los brotes de acné y las cicatrices de brotes anteriores”, explica el Dr. Sánchez Viera.

La terapia biofotónica es una técnica totalmente nueva y revolucionaria, que acaba con la inflamación, y consigue eliminar la bacteria Propionibacterium acnés. Esta bacteria coloniza las glándulas sebáceas en las que hay un aumento anormal de la secreción sebácea y, junto con la acumulación de leucocitos, provocan las pápulas, pústulas o nódulos, propios del acné inflamatorio. También estimula la producción de colágeno (multiplicando por 400 la producción normal) con el objetivo de contribuir a la reparación de las cicatrices que provoca el acné.

Ventajas de la terapia biofotónica

– “Una de las ventajas de la nueva terapia biofotónica es que actúa produciendo dos efectos a la vez: parar el brote, eliminando la inflamación que el paciente tiene en la fase aguda, y mejorar de forma importante cicatrices anteriores”, afirma el director del Instituto de Dermatología Integral.

– Se puede utilizar en cualquier época del año, incluido el verano, al no ser un tratamiento invasivo y no ser fotosensibilizante. El gel no penetra en la piel del paciente, solo las diferentes longitudes de onda.

– Especialmente efectivo en el acné de la mujer madura y en los casos más severos.

No es doloroso. El paciente sólo siente una sensación de calor en la piel.

– El tratamiento bajo la lámpara de LED dura solo 9 minutos. En total, desde la limpieza previa, la terapia biofotónica y la posterior limpieza de la cara y aplicación de crema hidratante con fotoprotección, el tratamiento dura aproximadamente 30 minutos.

– Al no emplear fármacos sistémicos, no requiere de controles analíticos ni existe riesgo de efectos secundarios internos.

Puede ser combinado con otros tratamientos para el acné para acelerar el proceso curativo.

La duración estándar del tratamiento es de 2 sesiones semanales durante 6 semanas. “Sin embargo, dada su inocuidad, permite que los pacientes con agendas muy apretadas puedan darse dos sesiones seguidas, y reducir la duración del tratamiento”. En algunos casos se emplea alguna sesión de mantenimiento para evitar la reaparición del acné, aunque los estudios muestran un efecto muy duradero, aclara el Dr. Miguel Sánchez Viera.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.