ESTÁS LEYENDO...

¿Tienes tos? lo que hay que hacer.

¿Tienes tos? lo que hay que hacer.

Con la tos no se juega. Llegado el momento, conviene
saber cuándo hay que atajarla y cuándo favorecerla

Un chaparrón, una ola de frío
o un viento helador suelen estar casi siempre en la génesis de la tos. De
hecho, la tos es uno de los síntomas que acompañan la mayoría de las
infecciones invernales del aparato respiratorio: resfriados, rinofaringitis,
traqueitis, laringitis, bronquitis? Acto reflejo o voluntario, se trata de un
mecanismo de defensa que permite expulsar todo aquello que se encuentra en las
vías respiratorias aéreas. Sin embargo, en ocasiones puede ser un agente
irritador y servir de propagador de gérmenes, por lo que hay que saber cuándo
eliminarla y cuándo favorecerla.

Ajustando el consejo farmacéutico

Como quiera que para cada
tipo de tos existe un tratamiento distinto, conviene conocer los criterios que
ayudarán al farmacéutico a distinguir una tos de la otra. El farmacéutico, a la
hora de evaluar tu tos tendrá en cuenta factores como el tiempo que llevas
tosiendo (tiempo de instauración), su frecuencia de aparición y su presentación
diurna o nocturna, su ritmo, su intensidad, su timbre y su tonalidad. No te
extrañe incluso que para hacer el diagnóstico más certero te pida que tosas en
su presencia. Esto le servirá de gran ayuda a la hora de elegir el remedio más
apropiado y eficaz.  

Tos seca: atájala

  • La tos seca, al ser no productiva, no se acompaña
    ni de secreciones ni de expectoraciones.
  • Su origen es, normalmente, viral.
  • La tos seca es, además de incómoda, temible, pues
    suele producir una gran comezón en la garganta y obliga a violentos
    esfuerzos en el intento de deshacerse de las mucosidades. En ocasiones
    pueden producirse accesos de tos con fuertes sacudidas.
  • Suele producirse con más frecuencia por las
    mañanas y en ambientes cargados. Por el contrario, esta tos suele mejorar
    al aire libre.
  • A menudo suele entrañar pérdida del apetito e
    incluso vómitos. También puede estar en el origen de dolores musculares
    producidos por episodios espasmódicos que provocan la contracción repetida
    de la cintura abdominal.
  • Si es persistente, provoca y agrava la irritación
    que se produce en las vías aéreas, al tiempo que actúa propagando los
    gérmenes.
  • Esta tos produce ronquera y carraspeo de
    garganta, que puede desembocar fácilmente en una laringitis.
  • Para la tos seca se impone una terapia que
    controla, previene o elimina la tos, es decir, antitusiva.
    Por estos motivos, la tos seca debe tratarse adecuadamente desde los
    primeros síntomas, con medicamentos antitusivos del tipo
    codeína y derivados como la codetilina, folcodina y dextrometorfano.

Tos húmeda: favorécela

·        
Si el aparato
respiratorio ejerce una función de defensa contra los agentes patógenos
inhalados, al nivel de la tráquea y los bronquios es el sistema muco-ciliar el
que asegura este trabajo de filtración y depuración del aire. Sin embargo, ante
infecciones virales y bacterianas, este sistema puede verse desbordado, y es
entonces cuando la tos comienza a barrer las secreciones que los bronquios
produce en exceso, y que impiden respirar con normalidad.

·        
La tos húmeda se
caracteriza por ir acompañada de expectoraciones que proceden de los bronquios.
Es un elemento fundamental en la defensa broncopulmonar,
y por lo tanto, en lugar de atajarla, hay que favorecer la evacuación de las
secreciones bronquiolíticas con medicamentos mucolíticos.

·        
Los principios
activos utilizados para tal fin se conocen como mucolíticosoexpectorantes, del
tipo de la carbocisteína y la acetilcisteína,
encamindados a hacer la tos productiva.

·        
Aunque la tos
húmeda suele ser benigna, puede reflejar una sobreinfección
bacteriana que precisa de un tratamiento antibiótico. 

Nunca combines un medicamento expectorante con uno antitusivo. Siempre que tengas dudas, consulta a tu médico
o farmacéutico

Precaución

La mayoría de las
especialidades comercializadas como antitusivos están
constituidas por la asociación de uno o varios principios activos y otros
componentes de naturaleza muy variada. Los tratamientos contra la tos pueden
tener efectos secundarios y estar contraindicados en determinadas situaciones.

  1. Las personas con úlcera de estómago no pueden
    tomar especialidades que contengan carbocisteína, fármaco del grupo de los mucolíticos
    y que actúa disminuyendo la viscosidad de las secreciones bronquiales.
  2. Los productos elaborados con principios activos
    como la codeína, la folcodina o la codetilina, empleados normalmente como antitusivos, suelen producir somnolencia, por lo que
    hay que hay que duplicar la precaución con las personas de la tercera
    edad, conductores de vehículos, etc.
  3. Algunos medicamentos antitusivos
    están contraindicados en casos de problemas oculares como glaucoma o con
    problemas de próstata, por lo que deben extremar la precaución y preguntar
    siempre al farmacéutico.
  4. Muchos medicamentos antitusivos
    contienen dosis de ácido acetilsalicílico o paracetamol, por lo que hay
    que vigilar su composición a fin de evitar la sobredosificación.

Se considera que una tos es crónica cuando persiste
durante más de tres semanas

La homeopatía: una buena opción

En la farmacia encontrarás
también medicamentos homeopáticos para controlar la tos seca y la tos húmeda, y
que tu farmacéutico o algún profesional cualificado te indicará.
La ventaja que presentan los medicamentos homeopáticos es que al ser totalmente
naturales e inocuos, no tienen contraindicaciones y son aptos tanto para
personas adultas como para niños. Los componentes más comunes entre estos
preparados son: drosera, eucalipto, regaliz, tomillo y ácido tartárico, todos
ellos comercializados a diluciones homeopáticas bajas y algunos como tinturas
madres.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page