ESTÁS LEYENDO...

Tratar la otitis con la medicina biorreguladora

Tratar la otitis con la medicina biorreguladora

Tratar la otitis con la medicina biorreguladora

La medicina biorreguladora permite tratar las otitis no bacterianas sin los efectos secundarios de los medicamentos de origen sintético, como antiinflamatorios y analgésicos, según los otorrinos y otros especialistas médicos que se reúnen en Barcelona con motivo del XXV Simposio sobre Medicina Biorreguladora.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosSe calcula que 8 de cada 10 niños menores de 7 años ha tenido por lo menos un episodio de otitis media en la vida y la mitad dos o más episodios, explica el doctor Marc Tura, coordinador de Pediatría de la Mutua Nuestra Señora del Carmen, de Granollers, quien destaca la aportación de la medicina biorreguladora en el tratamiento y prevención de las infecciones víricas, debido a su eficacia y seguridad. De la misma opinión es la doctora Assumpta Mestre, vocal de Homeopatía en el Colegio de Médicos de Barcelona, que interviene en el simposio: “Cada vez está más extendida en todas las especialidades médicas, sobre todo en pediatría, tanto en tratamiento como en prevención, debido a que en la mayoría de las enfermedades está implicado el sistema inmune”, señala.

Para el doctor Javier Hernández Calvín, del Servicio de ORL del Hospital Universitario Quirón, de Madrid, “la medicina biorreguladora ha de incorporarse al árbol de decisión del tratamiento de las otitis. Cuando son de origen vírico y no hay complicaciones representan una opción eficaz y segura a los AINEs convencionales”. La medicina biorreguladora es un sistema terapéutico innovador que representa el puente entre la homeopatía y la medicina convencional. Cuenta con medicamentos homeopáticos compuestos, de venta exclusiva en farmacias, y avalados por estudios clínicos. Intervienen en la regulación del sistema inmune ante las diferentes causas que desencadenan la enfermedad y, debido a su característico mecanismo de acción, tienen una excelente tolerabilidad.

No ocurre así con AINEs (analgésicos y antiinflamatorios), anticongestionantes y antihistamínicos. Un metaanálisis con 2.692 pacientes publicado por la prestigiosa Fundación Cochrane este mes de marzo desaconseja el uso de antihistamínicos y descongestionantes para otitis media en niños. “No se ha encontrado beneficio en porcentajes de curación temprana, resolución de síntomas, prevención de cirugía u otras complicaciones. Hubo entre 5 y 8 veces más riesgo de efectos secundarios de aquellos que recibieron estos tratamientos”, concluye. Sobre los AINEs, un estudio del Hospital Clínico de Zaragoza publicado el pasado año en la revista Reumatology señalaba que “el riesgo de eventos gastrointestinales superiores de los AINES, como dispepsia y úlcera péptica y complicaciones como perforación o sangrado están bien descritos. Los AINES no selectivos incrementan el riesgo de úlcera péptica 5 veces y de sangrado de la zona gastrointestinal superior 4 veces”.

Medicina biorreguladora frente a infecciones

La medicina biorreguladora se emplea cada vez más en el control de infecciones víricas respiratorias en niños debido a su seguridad, destaca el doctor Marc Tura. “Los padres cada vez reclaman más tratamientos que no sólo sean eficaces sino también seguros, y los pediatras cada vez prescribimos más la medicina biorreguladora para infecciones, dolor e inflamación porque funciona y no provoca efectos indeseados”, indica.

Así, en un ensayo clínico doble ciego frente a placebo publicado en la revista Biomedical Therapy, se analizó el efecto de un medicamento homeopático compuesto, como tratamiento complementario en lactantes hospitalizados con infecciones por virus respiratorio sincitial (VRS). El grupo tratado con el medicamento homeopático compuesto contrajo la mitad de infecciones respiratorias que el grupo placebo: 45% frente al 91%. No hubo efectos secundarios apreciables. La conclusión fue que el “medicamento es eficaz como tratamiento complementario de la infección por VRS en lactantes, tanto para acelerar la resolución de los síntomas durante la infección aguda como para proteger a los pacientes de infecciones respiratorias posteriores”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?