ESTÁS LEYENDO...

Tumores cerebrales: los aminoácidos radiactivos me...

Tumores cerebrales: los aminoácidos radiactivos mejoran el diagnóstico y el tratamiento

El glioma cerebral es un tumor cerebral potencialmente mortal. Una novedosa técnica por imagen, basada en aminoácidos radiomarcados, permite una detección precoz y una localización mucho más precisa del tejido canceroso, aumentando así las posibilidades de combatir la enfermedad. «Este método ha demostrado su alta fiabilidad en numerosos estudios y está preparado para ser aplicado en la práctica a gran escala. Representa un importante beneficio para los pacientes», explica el profesor Karl-Josef Langen, especialista de la Asociación Europea de Medicina Nuclear (EANM).

El glioma cerebral es el tipo más común de tumor cerebral primario, detectándose cada año de cinco a seis nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Para la mayoría de los pacientes la enfermedad resulta mortal. El cáncer, originado en las células gliales que forman el soporte del sistema nervioso, suele diagnosticarse mediante resonancia magnética (RM). Pero según el Prof. Karl-Josef Langen (Instituto de Neurociencia y Medicina del Centro de Investigación Jülich, Alemania), especialista de la EANM, esta técnica, que se sirve de campos magnéticos y de radiofrecuencia, ofrece una capacidad limitada para distinguir entre tejido tumoral y otros cambios tisulares no cancerosos. Sin embargo, la localización tumoral precisa es de importancia crucial para la biopsia, para la planificación de la intervención quirúrgica o para lograr una radioterapia efectivamente focalizada que destruya el tumor, preservando en la medida de lo posible el tejido sano circundante.

Unión de fuerzas: RM y FET-TEP
Hace ya largo tiempo que los médicos emplean la tomografía por emisión de positrones (TEP) como método complementario a la RM con el fin de mejorar el resultado diagnóstico de la misma. La TEP localiza las células cancerosas haciendo uso de radiomarcadores (substancias radiomarcadas que se inyectan al paciente) que permiten visualizar el metabolismo de dichas células, proporcionando así información valiosa que puede añadirse a la información de carácter más anatómico proporcionada por las imágenes obtenidas por resonancia magnética. Hasta ahora se ha empleado el aminoácido radiomarcado L-metil-11C-metionina (MET) como radiomarcador estándar para la exploración por TEP de tumores cerebrales. El aminoácido MET es capaz de delinear claramente el glioma cerebral ya que la captación de este radiomarcador por parte del tumor es notablemente superior a la captación del mismo por parte del tejido sano circundante. Por lo que este aminoácido supera a otros radiomarcadores usados con frecuencia tales como la glucosa (fluorodeoxiglucosa/FDG), que en el caso de gliomas no diferencia suficientemente entre tumores de bajo grado y tejido normal.

Sin embargo, el aminoácido MET también tiene sus inconvenientes: es complicado de producir y presenta una semivida de sólo 20 minutos, lo que restringe el uso de métodos basados en el aminoácido MET a los pocos centros de diagnóstico equipados con un ciclotrón en el propio centro, lo cual permite producir este radiomarcador in situ, de modo que pueda administrarse inmediatamente. Con el fin de superar estas dificultades, el Prof. Langen y sus colegas han estado empleando un radiomarcador diferente, un aminoácido radiomarcado con flúor-18 llamado FET. Su semivida es de 109 minutos, lo que permite el transporte desde el lugar de producción hasta varios centros TEP externos, de modo que los pacientes que deban someterse a una exploración FET-TEP no tengan que desplazarse largas distancias. Otras ventajas: a diferencia del aminoácido MET, el aminoácido FET no presenta captación por parte de células inflamatorias o nódulos linfáticos inflamatorios, evitando así datos erróneos. Además, distingue mejor entre gliomas recurrentes y cambios tisulares no cancerosos, lo que hace que en conjunto sea más preciso que el aminoácido MET en la identificación de células tumorales.

Índice de precisión superior al 90 por cien
Al comparar los resultados diagnósticos de ambas técnicas combinadas (FET-TEP/RM) y de sólo la RM con la técnica estándar de referencia en biopsias tumorales, el Prof. Langen y su equipo demostraron que el resultado de la combinación FET-TEP y RM es significativamente mejor que el resultado de emplear únicamente la RM. «La combinación de métodos nos permitió determinar la localización y la extensión de los tumores con un índice de precisión superior al 90 %, mientras el uso de la RM como única técnica diagnóstica resultó ser mucho menos preciso: sólo la mitad de los cambios tisulares detectados por RM resultaron ser cancerosos», explica el Prof. Langen. «La llegada de la técnica diagnóstica FET-TEP prácticamente ha revolucionado el diagnóstico de tumores cerebrales. La posibilidad de integrar este método en cualquiera de las diversas variantes de RM existentes en una investigación mejora la planificación del tratamiento quirúrgico y radioterápico. Una restricción del volumen objetivo al tamaño real del tumor puede reducir notablemente los efectos secundarios negativos de la radioterapia, permitiendo a la vez tratar el tumor en sí con una dosis más elevada de lo que sería posible en otros casos. Además, esto permite también valorar la respuesta al tratamiento de manera fiable en un estadio temprano.»

Según el Prof. Langen, más de 20 hospitales universitarios en Alemania y una serie de centros en Austria, Dinamarca, Francia, Italia, los Países Bajos y Polonia ya aplican este método. El profesor estima que se han realizado más de 10.000 FET-TEP en los últimos cinco años. Y hasta la fecha no se han notificado efectos secundarios. La exposición de los pacientes a la radiación durante la FET-PET no es mayor que la exposición durante una radiografía normal. «Es muy probable que una mayor introducción de este método en la práctica clínica mejore el tratamiento de estas enfermedades extremadamente graves. Al margen del beneficio que supone para los pacientes, los costes de estas técnicas se verán justificados ya que permiten ahorrar los costes originados por el uso repetido de métodos de diagnóstico menos fiables», explica el Prof. Langen.