ESTÁS LEYENDO...

Tumores de páncreas: el cáncer asesino

Tumores de páncreas: el cáncer asesino

Tumores de páncreas: el cáncer asesino

El cáncer de páncreas es uno de los más agresivos y una de las primeras causas de muerte por esta enfermedad: sólo el 5% de los pacientes sobreviven más cinco años después de ser diagnosticados, y el 75% no supera el primer año. La biopsia líquida mejora la capacidad para detectarlo de manera temprana.

Cuando las células tumorales proceden de las células del endotelio de los conductos exocrinos del páncreas hablamos de cáncer de páncreas. En nuestro país, cada año se diagnostican 6.500 nuevos casos de cáncer de páncreas y solo dos de cada 10 pacientes pueden someterse a cirugía, el único tratamiento potencialmente curativo y únicamente posible si el tumor no se ha extendido a otros órganos ni vasos sanguíneos cercanos. La principal razón de la elevada letalidad del cáncer de páncreas es que la mayor parte de los pacientes son diagnosticados cuando ya está avanzado y existen pocas oportunidades de tratamiento, ya que es un tumor resistente a tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia y se disemina rápidamente.  Por ello, uno de los principales objetivos en la lucha contra este tipo de tumores es desarrollar métodos que permitan diagnosticar la enfermedad en sus primeras etapas, antes incluso de que se manifiesten los síntomas. Es lo que ha conseguido un equipo de investigadores  del Hospital Johns Hopkins, al diseñar una prueba dirigida capaz de detectar el cáncer de páncreas de forma temprana, en dos de cada tres afectados. Esta prueba combina la detección de dos tipos de biomarcadores en la sangre del paciente, mejorando la tasa de detección actual y con un  potencial para diagnosticar la presencia de cáncer pancreático en pacientes que no han desarrollado todavía síntomas. Una de las ventajas del método es que al tratarse de una biopsia líquida no es necesario recurrir a otras pruebas invasivas, y además, ambos tipos de marcadores pueden ser estimados a partir de la misma muestra de sangre.

La biopsia líquida ha supuesto “un antes y un después” en los tratamientos contra el cáncer, y abre un camino hacia una medicina individalizada y a tratamientos cada vez más personalizados.

Sus síntomas

Según explican desde la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), los síntomas que produce son leves e inespecíficos hasta fases avanzadas, y son: pérdida de peso, habitualmente debida al déficit de absorción de nutrientes; pérdida de apetito, alteraciones en las deposiciones (diarrea) y cansancio. También es frecuente el dolor sordo en la región superior del abdomen (epigastrio), que se agudiza tras comer o estando acostado. Es característica su irradiación hacia la espalda como si fuera un cinturón. Otro síntomas es la obstrucción del conducto biliar: cuando el tumor está situado en la cabeza del páncreas puede llegar a impedir la eliminación de las sales biliares producidas por el hígado al intestino. La retención de dichas sales provoca el aumento de la bilirrubina, un pigmento que impregna los tejidos al aumentar sus niveles en sangre, por lo que se produce ictericia (coloración amarillenta de piel y conjuntiva ocular), pudiendo provocar un prurito (picor) intenso. Cuando aparece una obstrucción del conducto biliar la bilirrubina se elimina por el riñón, por lo que la orina puede volverse oscura y las heces pierden color (heces claras). También son frecuentes las náuseas y vómitos, que se producen como consecuencia de la obstrucción intestinal provocada por el crecimiento de los tumores localizados en la cabeza pancreática.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.