ESTÁS LEYENDO...

Un año sin humo… y sin ayudas.

Un año sin humo… y sin ayudas.

Empezamos
el año sin humo. Igual de contaminados,? pero sin humo. Año de cine para los
fumadores.Esta vez la legislación española se quiere aplicar a
rajatabla, como debe ser, y los fumadores esconden su vergüenza y su debilidad
en los lugares más insospechados. Lo del cuarto de baño queda ya como una
simple anécdota trasnochada.

Dice
la televisión pública que en los tratamientos de los fumadores para dejarlo no
podrá haber ahorro de  dinero porque no
hay genéricos. Se olvida de comentar que la Seguridad Social de nuestro país ha
decidido no financiar las alternativas terapéuticas que se ofrecen para  ayudar a los que intentan recuperar sus
propios pulmones. Es decir, no hay ahorro porque no hay gasto.

A
la farmacia acuden en estos días gentes sanas y alegres en las que se detecta
un cierto grado de desesperación. Preguntan, se llevan folletos y teléfonos de
consulta,  pero recaen una y otra vez en
su vieja costumbre de encender el siempre último pitillito. Más de uno afirma
sentirse acorralado y sin salida para un laberinto en el que entró con otras
reglas de juego y por lo que ya está completamente arrepentido. Parecen
ciudadanos abandonados a su suerte, perseguidos por la ley e incomprendidos por
el resto de su entorno social.  Seguramente,
casi todos ellos son culpables pero hasta los delincuentes más obstinados
reciben manuales de ayuda psicológica, tratamientos farmacológicos u
ocupacionales adecuados,  e incluso
oportunidades de reinserción.

Puede
que no tengan razón y que sus raquíticos argumentos no sean muy defendibles,
pero lo que tampoco es justo es que cada uno de ellos se vea condenado, como
Gary Cooper, a luchar Solo ante el
peligro
.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page