ESTÁS LEYENDO...

Un buen desayuno reduce el riesgo de enfermedades ...

Un buen desayuno reduce el riesgo de enfermedades metabólicas .

La obesidad, la diabetes, e incluso algunas enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse desde pequeños con el hábito bien adquirido de desayunar saludablemente. Éstas son las conclusiones a las que han llegado científicos del Hospital Infantil de Boston y de la Escuela Médica de Harvard, quienes en un estudio realizado a casi 3.000 personas de ambos sexos con edades comprendidas entre los 25 y 37 años, han observado que los índices de obesidad y de síndrome de resistencia a la insulina (trastorno en el que se mezclan peligrosamente hipertensión, sobrepeso, metabolización defectuosa de la glucosa y cifras elevadas de colesterol y triglicéridos), eran entre un 35 % y un 50 % menores entre las personas que realizaban su desayuno cada día, en contraste con quienes se lo saltaban esporádicamente. Al parecer, los efectos beneficiosos del desayuno actúan sobre el apetito (llenando el estómago y haciendo que se sienta menos necesidad de comer a lo largo del día), la resistencia a la insulina, y el metabolismo de la energía (la insulina controla el azúcar en la sangre y los niveles de glucosa en la sangre tienen relación con lo hambrienta o energética que una persona se pueda sentir). Con este estudio se concluye que el desayuno es la comida más importante del día, debiendo alternarse en él frutas, leche, yogures, zumos, cereales, aceite de oliva, mermeladas, margarinas y huevos, sin escatimar (los yogures y los zumos, además, han demostrado evitar el riesgo de desarrollar infecciones del tracto urinario). No en vano los nutricionistas defienden siempre esta máxima: “si quieres llevar una alimentación saludable, desayuna como un príncipe, come como un burgués y cena como un mendigo”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page