ESTÁS LEYENDO...

Un fármaco inteligente para dos tumores muy frecue...

Un fármaco inteligente para dos tumores muy frecuentes.

La población tiende a asociar la
palabra quimioterapia con un tipo de medicación muy agresiva que se utiliza
habitualmente para combatir el cáncer junto con la cirugía y la radioterapia.
Efectivamente la quimioterapia tiene por objeto atacar, con la mayor
contundencia, las células tumorales o cancerígenas. El inconveniente es que en
ese ataque muchas células sanas salen igualmente malparadas. En algunos casos,
la toxicidad resultante impide mantener el tratamiento y, por tanto, merma
seriamente las posibilidades de detener la enfermedad. A veces es preciso
incluso suspender el tratamiento. En los últimos años, se ha trabajado en el
desarrollo de medicamentos que superen esa importante limitación. A estos
fármacos los expertos los califican de inteligentes
por su habilidad para distinguir, en
su actividad anticancerígena, las células buenas de
las malas.

Este es el caso de la capecitabina
(Xelodaâ), una molécula que, una vez dentro del organismo, no
ataca el cáncer hasta no tenerlo delante. Capecitabina
se convierte en una sustancia anti-cancerígena al
entrar en contacto con una enzima (timidina-fosforilasa es su nombre) cuya presencia se concentra,
sobre todo, en los tejidos tumorales. Pero además, esta quimioterapia añade
otra ventaja: el enfermo o enferma no recibe la medicación por vía intravenosa,
sino que puede tomársela en su propio hogar. Se reduce de esa manera la
excesiva frecuencia con que los pacientes tienen que pasar por el hospital. Cuando se ha preguntado a los enfermos por sus
preferencias al respecto, nueve de cada diez son partidarios de utilizar
tratamientos orales frente a los intravenosos. Y ya no sólo por poder tomarlo
en casa, también porque se evitan muchos problemas asociados a las terapias
intravenosas (dolores, trombosis, infecciones, etc).

Ese interés que manifiestan los afectados por
poder tomar la quimioterapia en condiciones más cómodas que las habituales, no
significa que antepongan esta ventaja a la eficacia final del tratamiento. Muy
al contrario, la calidad de vida que demandan los pacientes incluye como algo
prioritario que la quimioterapia sea eficaz, que remita el tamaño del tumor, y
que se detenga la progresión de la enfermedad. En ese sentido, capecitabina suma a su cómoda administración una eficacia demostrada en importantes
ensayos clínicos que incluyeron pacientes con dos tipos de cáncer: el de mama y
el colorrectal.

En el caso
del carcinoma de mama, cuando la capecitabina se ha utilizado como único tratamiento en
enfermas ya tratadas, sin éxito, con otros medicamentos y con el tumor ya
avanzado, el resultado ha sido positivo: una de cada cinco pacientes lograron
reducir de manera significativa el tamaño del tumor y, en líneas generales, dos
de cada tres evitaron que el tumor continuara creciendo. Otros beneficios que
valoran especialmente los pacientes fueron la desaparición, durante un periodo
de tiempo más largo, del dolor oncológico, así como un favorable perfil de
toxicidad.

Hasta la
disponibilidad de este medicamento, ningún otro había demostrado ser lo
suficientemente eficaz como para utilizarlo en pacientes en los que el
tratamiento estándar ya no surte efecto.

La supervivencia aumenta con capecitabina y todavía más cuando se combina con otros
medicamentos. Su combinación con uno de ellos, el docetaxel,
mostró por primera vez un incremento de la supervivencia de las enfermas con
cáncer de mama frente a la quimioterapia estándar. Una mejora tan importante
que los expertos ya estudian qué beneficios pueden lograrse si se utiliza esta
combinación tras la cirugía, con el fin de curar la enfermedad. A esta
estrategia, consistente en aplicar la quimioterapia después de la intervención
quirúrgica, los médicos la denominan tratamiento
adyuvante
.

El cáncer
colorrectal
es el otro tumor frente al cual se ha
estudiado la eficacia de este fármaco inteligente.
Para entender mejor lo que supone para los enfermos disponer de una
quimioterapia que puede administrarse por vía oral, basta recordar que hasta hace
unos años se utilizaba fundamentalmente la quimioterapia de infusión continua.
Esto implicaba la necesidad, por un lado, de utilizar un catéter central y, por
otro, la obligatoriedad de que el paciente acudiera con demasiada frecuencia al
hospital. Eso suponía costes elevados, sobre todo los indirectos por la alta
frecuentación hospitalaria, por los familiares que dejan de trabajar
… Resumiendo, los avances
logrados en el tratamiento en los últimos años han supuesto pasar de una
supervivencia de cuatro o cinco meses con tratamiento sintomático, a una que va
más allá de dos años de media, combinando distintos quimioterápicos,
entre ellos la capecitabina.

Este medicamento está disponible en
comprimidos de 150 mg y 500 mg.
Se administra de forma oral, dos veces al día y durante dos semanas, seguidas
de siete días de descanso. Este periodo comprende un ciclo. Las dosis de capecitabina se toman cada 12 horas aproximadamente y se
pueden ingerir con agua.

Capecitabina forma parte de las nuevas apuestas de la
investigación del cáncer y de la lucha diaria contra esta enfermedad en los
hospitales. Los expertos aspiran a controlar la enfermedad a través de
medicamentos de acción cada vez más específica, como Xeloda®,
que aumenten la eficacia del tratamiento, mejoren la calidad del vida del
paciente e incrementen, en la medida de lo posible, la esperanza de
supervivencia de los hombres y mujeres con cáncer.

Cáncer de mama

El cáncer de mama es la primera causa de mortalidad por cáncer
entre las mujeres y cada año se diagnostican, sólo en España, alrededor de
15.000 nuevos casos. Los expertos coinciden en que uno de los factores más
importantes a la hora de superar la enfermedad es el diagnóstico precoz.

Cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal
es un tumor que representa la segunda causa de mortalidad por cáncer en hombres
y mujeres de todo el mundo. En España, este proceso oncológico, es la segunda
causa de muerte por cáncer y el tercer tumor más frecuente para ambos sexos.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page