ESTÁS LEYENDO...

Un mejor control de la presión arterial y de la en...

Un mejor control de la presión arterial y de la enfermedad renal crónica (ERC) reduciría el número de episodios cardiovasculares

Un mejor control de la presión arterial y de la enfermedad renal crónica (ERC) reduciría el número de episodios cardiovasculares

El 12 de marzo se celebraba el Día Mundial del Riñón, bajo el lema “La hipertensión arterial daña al riñón. Mantenga un adecuado control de su presión Arterial”

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) representa uno de los principales problemas de salud pública del siglo XXI, tanto por su elevada prevalencia, como por su importante morbimortalidad cardiovascular, con los costes sociales y económicos que esto implica. En la actualidad, enfermedades crónicas como la ERC, la enfermedad cardiovascular, la hipertensión y la diabetes constituyen algunas de las principales amenazas para el estado de salud de la población y una gran sobrecarga en los presupuestos generales de los países (un 80% en España). En la próxima década, así como las enfermedades infecciosas descenderán un 3%, las crónicas, que ya suponen el 72% de las enfermedades en personas mayores de 30 años, aumentarán un 17%.

La National Kidney Foundation (NKF) y la Internacional Society of Nephrology (ISN) han desarrollado una acción internacional el día 12 de Marzo llamada World Kidney Day, bajo el lema “La Hipertensión Arterial daña al Riñón”, para transmitir a la población general y autoridades sanitarias la necesidad de una detección precoz de los pacientes con insuficiencia renal, con vistas a prevenir el agravamiento y progresión de su enfermedad y especialmente las complicaciones cardiovasculares asociadas.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEn España, organizan esta iniciativa, la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Sociedad Española de Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) y la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER), con la participación de la Dirección General de Calidad del Ministerio de Sanidad.

Detección temprana de la Enfermedad Renal Crónica (ERC)

Los riñones son un elemento clave para el control de las enfermedades crónicas. Su función es constante ya que filtran más de doscientos litros de sangre al día, y son órganos productores de hormonas que controlan la producción de glóbulos rojos y la calcificación de los huesos. Además, controlan la tensión arterial y son los reguladores de todo el proceso biológico del cuerpo.

“El riñón asume un papel central en el estado global de salud y en los esfuerzos de prevención porque un aumento en el conocimiento de la enfermedad renal tiene inmediatamente una respuesta potencial con una reducción importante de las complicaciones cardiovasculares asociadas”, según comenta el Dr. Alberto Martínez Castelao, presidente de la SEN.

El coste del tratamiento sustitutivo de la función renal mediante diálisis o trasplante renal es progresivo. En el momento actual, más de 1 millón y medio de personas en todo el mundo reciben tratamiento sustitutivo. “En definitiva, la enfermedad renal es una enfermedad multiplicadora, es decir, causa la muerte de muchos pacientes con diabetes y con hipertensión, y además predice el desarrollo de un acontecimiento cardiovascular”, apunta el Dr. Martínez Castelao.

Datos de Enfermedad Renal Crónica (ERC) en España
Según estudios de la Sociedad Española de Nefrología realizados con el Ministerio de Sanidad sobre la ERC en España (Estudio EPIRCE), se puede afirmar que uno de cada diez españoles padece ERC y en adultos mayores de 18 años, un 6,8 % de la población ha perdido ya más de la mitad de la función renal. Además, en Atención Primaria, 1 de cada 5 pacientes que acude a un Centro de Salud presenta una función renal reducida por debajo del 50%, según estudios realizados por la SEN (Estudio EROCAP). Por último, datos preliminares apuntan a que esta proporción es aún mayor en los pacientes hospitalizados (Estudio ERPHOS).

El conocimiento de la función renal, motivo por el que se desarrolla este Día Mundial del Riñón, tiene como finalidad “transmitir a la población, profesionales y administradores de los Servicios Sanitarios la importancia de la prevención y la detección precoz de la enfermedad renal y de las complicaciones cardiovasculares”, señala el presidente de la SEN.

La SEN considera población en riesgo, con la obligación de conocer el grado de su función renal, a pacientes hipertensos, diabéticos, con enfermedad cardiaca o vascular, personas mayores de 65 años y familiares de pacientes con enfermedad renal.

Hipertensión y riñón

Uno de los órganos que sufre las consecuencias del descontrol de la hipertensión arterial es el riñón. De hecho, hasta hace muy poco la hipertensión era la primera causa de entrada en diálisis en España, rango ocupado hoy por la diabetes, la cual en estas ocasiones se acompaña casi al cien por cien de las ocasiones de hipertensión. Pero además, “el riñón participa al mismo tiempo en el desarrollo y en el mantenimiento de una mayoría de las causas de hipertensión arterial”, asegura el doctor Pedro Aranda, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA).

Por ello resulta necesario estimular todas las acciones dirigidas al control de este factor de riesgo cardiovascular a fin de evitar, o al menos retrasar, la posibilidad de aparición de Insuficiencia renal Crónica Terminal, la necesidad ulterior de diálisis y de un posible trasplante renal, así como reducir el riesgo de sufrir otras complicaciones cardiovasculares.

En este sentido, recientemente se han publicado las conclusiones de una conferencia de consenso sobre Política Sanitaria en Hipertensión Arterial, que ha reunido a 23 representantes de sociedades médicas relacionadas con el Riesgo Vascular, así como del Foro Nacional de Pacientes, en la que se trazan líneas estratégicas de actuación dirigidas a la prevención primaria y al control de la hipertensión arterial.

El papel del paciente renal

Según Alejandro Toledo, presidente de ALCER, “la enfermedad renal supone, no sólo un alto coste económico, sino también social y emocional, por ello se hace indispensable la puesta en marcha de medidas preventivas que eviten la entrada en tratamiento renal sustitutivo o, en su defecto, ayuden a detectar precozmente la enfermedad y con ello mejoren la esperanza y calidad de vida de estos pacientes”.

La información sobre la enfermedad renal y las opciones de tratamiento renal sustitutivo, en pacientes programados, han demostrado que el paciente llega en mejores condiciones de sanitarias al tratamiento renal sustitutivo, pero además permite “amortiguar” el “choque emocional” que supone la detección de la enfermedad y asimilar las opciones de tratamiento para elegir la que mejor se adapta a su ritmo de vida. La atención integral al paciente, en los ámbitos sanitario, psicológico, social y laboral permite optimizar la calidad de vida y, además, reduce los costes sociales asociados a la enfermedad renal.

La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra la Enfermedad Renal, tiene entre sus objetivos “la puesta en marcha de procesos integrales de atención a pacientes renales que incluya atención psicológica, nutricional y social a un colectivo con especial riesgo por su deterioro y edad avanzada”.

Según Alejandro Toledo, “tener una enfermedad renal no es una sentencia. Se puede ser enfermo renal, tener una aceptable calidad de vida y sobre todo vivir muchos años. Pero esto sólo es posible si se detecta a tiempo. De ahí la importancia de la prevención y la concienciación de la gente a través de días como este”.

La enfermería nefrológica
En España de los cerca de 250.000 profesionales de enfermería que existen en la actualidad, más de 10.000 se dedican al cuidado y tratamiento del enfermo renal en todas sus etapas, desde la prediálisis en las consultas de enfermería, el tratamiento dialítico y el trasplante renal.

“Desde la SEDEN consideramos fundamental el papel de enfermería en la prevención, detección y tratamiento de la hipertensión arterial y de los factores de riesgo cardiovascular. Con un abordaje integral se consigue una actuación eficaz sobre la detección de hábitos y actitudes inadecuadas y su posterior modificación. Hablamos de educación sanitaria individualizada y adaptada para asegurarnos realmente la comprensión por parte del paciente”, comenta Maricel Julve, presidenta de la SEDEN.

La educación en la salud, la modificación de hábitos de vida no saludables y la adherencia al tratamiento de los pacientes han demostrado sus efectos beneficiosos en la Presión Arterial y en la reducción de la incidencia de nuevos casos de diabetes.

Las intervenciones en los estilos de vida que han demostrado su capacidad para reducir los valores de la presión arterial o el riesgo cardiovascular son:
• Reducción del peso corporal.
• Abandono del consumo de tabaco.
• Reducción de la ingesta excesiva de alcohol.
• Realizar ejercicio físico.
• Reducción de la ingesta de sal.
• Reducción de la ingesta de grasas saturadas.
“La actuación del equipo multidisciplinar (médico-enfermería) es básica para conseguir prevenir complicaciones, mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y en definitiva garantizar un modelo asistencial de manejo integral del paciente diagnosticado con enfermedad renal crónica (ERC)”, concluye la presidenta de SEDEN.

Trasplante renal

En España, en el año 2008, se alcanzó la cifra de 3.945 trasplantes de órganos realizados y 1.577 donantes, lo que supuso un 3% más de trasplantes y un 1,7% más de donantes que en el año anterior. En concreto, en el caso de los trasplantes renales, se alcanzó un máximo histórico de 2.229, de los cuáles 156 (el 7%) fueron de donante vivo, lo que supuso un incremento de 13,9% con respecto al 2007.

Este crecimiento en las cifras de actividad trasplantadora se ha producido a pesar del cambio en el perfil del donante fallecido (reducción de las cifras por muerte craneoencefálica- accidentalidad por tráfico); de manera que en el momento actual, el 44,4% de los donantes son mayores de 60 años. La diferencia es que en 1992 no superaban el 10%, y los accidentes vasculares cerebrales eran la principal causa de fallecimiento, con un 65,5%. En la actualidad, debido a esta evolución, la mitad de los donantes de riñón son mayores de 51 años y, de los pacientes que reciben un trasplante de riñón, el 50% son mayores de 52 años.

“Es relevante señalar que en nuestro país casi la mitad de los pacientes con enfermedad renal crónica están trasplantados, situación que no se da en ningún otro país del mundo y que esto ha determinado una estabilización de la lista de espera en los últimos años, e incluso, si tenemos en cuenta el aumento de la población, una disminución en tasa por millón de población”, explica el Dr. Rafael Matesanz, director general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

A pesar de los logros en la terapéutica en España, la ERC sigue afectando a más de 40.000 españoles y, cada año, más de 5.500 inician tratamiento. De acuerdo con los registros internacionales, la hipertensión arterial es la segunda causa individual de enfermedad renal crónica en los pacientes que inician tratamiento, después de la diabetes, y se encuentra presente en más del 80% de todos estos pacientes.

Según el Dr. Matesanz, “el trasplante como mejor alternativa terapéutica apenas llega a cubrir la mitad de la lista de espera, por lo que desde la ONT continuamos desarrollando estrategias para aumentar el número de donantes”. En este sentido, se está tratando de aumentar el número  de donantes fallecidos, evitando que se pierdan posibles donantes y buscando que se utilicen para la donación, todos los riñones posibles.

Por otra parte, el trasplante de vivo se ha consolidado en los últimos años como la alternativa terapéutica que expresa mejores resultados en cuanto a supervivencia y es el tratamiento idóneo para los pacientes jóvenes y los niños. Por este motivo, “desde la ONT apostamos decididamente por impulsar su desarrollo, a través de programas de información a los pacientes, información y formación de los profesionales y aumentando las posibilidades de donación de vivo a través del programa de donación renal cruzada, para atender a aquellos pacientes con dificultades para encontrar un donante compatible entre sus allegados”, concluye el director de la ONT.

Futuro de las enfermedades renales

Los datos actuales indican que aumentará considerablemente el número de enfermedades renales, debido fundamentalmente al envejecimiento de la población. Este aumento puede producir un colapso en las unidades de diálisis, que en la actualidad empiezan a estar masificadas. Ello puede contribuir a un aumento en la lista de espera de trasplante. El envejecimiento de la población producirá también un descenso en la calidad de los donantes.

Según los organizadores del Día Mundial del Riñón, “si conseguimos dar una información detallada y adaptada, educar sobre hábitos dietéticos y ejercicio físico, un mayor control de la terapia medicamentosa y su correcta administración e incidir sobre los factores de riesgo cardiovascular, vamos a capacitar al paciente para conseguir el máximo grado de autonomía, a mantener su calidad de vida y a saber identificar los problemas que puedan aparecer”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?