ESTÁS LEYENDO...

Un tercio de los tumores de mama podrían evitarse ...

Un tercio de los tumores de mama podrían evitarse con un estilo de vida adecuado.

El aceite de oliva reduce el riesgo de cáncer de mama, mientras que el consumo excesivo de alimentos procesados y carne roja lo elevan

Una vida saludable, que incluya la ausencia de tabaco y alcohol, la práctica de ejercicio y una dieta baja en grasas animales y rica en fibra y aceite de oliva puede reducir los casos de cáncer hasta en un tercio. Así lo ha afirmado el doctor Pedro Sánchez Rovira, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital General de Jaén, que participa en el VI Simposio Internacional del GEICAM (Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama). El alto consumo de grasa animal proveniente de las carnes rojas y de la leche entera, ricos en grasas saturadas, incrementan la incidencia de cáncer de mama. Si la población redujera su consumo de grasa, sobre todo animal, a un 20% del total de calorías, y siguiera un estilo de vida sano, habría una disminución estimada de 33% de casos de cáncer de mama, comenta este experto. Sin embargo, una cantidad menor del 20% de las calorías no tiene beneficios demostrados.

Aunque los factores de riesgo conocidos explican menos de la mitad de los tumores de mama, según el doctor Miguel Martín, presidente de GEICAM, cientos de ellos podrían evitarse.Para ello hay que evitar el sobrepeso, llevar una alimentación rica en fibra y practicar ejercicio. El alcohol eleva el riesgo en toda la población, pero en especial en quienes tienen predisposición genética a padecer cáncer de mama y en mujeres posmenopáusicas tratadas con terapia hormonal sustitutiva, ya que incrementa el nivel de estrógenos circulantes y altera el equilibrio hormonal. Los alimentos procesados también pueden elevar el riesgo de cáncer de mama, según el doctor Sánchez Rovira, debido a los métodos que se utilizan para cocinarlos (en escabeche, asados sobre ascuas, ahumados) y que pueden constituir una fuente de radicales libres de oxígeno o de nitrógeno, sustancias promotoras de tumores, por los daños irreversibles que provocan en el ADN. También recomienda no consumir en exceso ácidos grasos poliinsaturados omega 6  (presentes en los frutos secos, el pollo, la uva y los aceites de maíz y girasol), ya que estudios efectuados en la Universidad Autónoma de Barcelona revelan que las dietas con un elevado contenido en estos ácidos hacen que el cáncer evolucione más deprisa. Otros factores de riesgo en el cáncer de mama son la edad, la menarquia precoz, la menopausia tardía, no haber sido madre o haber estado embarazada de manera tardía, el tratamiento hormonal sustitutivo o la toma reciente de anticonceptivos orales.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page