ESTÁS LEYENDO...

Un verano sin salmonela: el huevo pasteurizado com...

Un verano sin salmonela: el huevo pasteurizado como garantía de seguridad alimentaria

A pesar de las olas de calor y a falta de sólo unos días, el año 2012 puede pasar a la historia de la salud pública española por un verano casi sin salmonela. Los informativos sólo registraron un foco leve, muy localizado y atribuido a la venta ambulante no profesional, de esta intoxicación alimentaria por infección bacteriana llamada salmonelosis. Uno de los enemigos públicos de la sanidad colectiva, especialmente en la época estival.

Lo cierto es que la salmonelosis no ha hecho más que disminuir desde que, por el Real Decreto 1254/91, para la elaboración de alimentos de consumo inmediato con el huevo como ingrediente, especialmente mayonesas, salsas y cremas, la ley impone a la hostelería la sustitución del huevo crudo por huevo líquido pasteurizado. Jorge Blanco, director de avicultura de la compañía Arteovo, perteneciente a la Corporación Empresarial Pascual, lo confirma, añadiendo que “la utilización general de huevo pasteurizado reduciría en un 90% la incidencia de la salmonelosis”.

Como especialista, el directivo de Arteovo Jorge Blanco explica que “el huevo pasteurizado es pura y simplemente huevo, bien sea huevo entero batido y homogeneizado, o bien, si se desea separadamente, clara sola, o yema sola. El denominador común a todos ellos es la pasteurización, que evita todo riesgo de salmonelosis”.  Blanco continua recordando que “la ley obliga a la restauración colectiva a utilizar huevo pasteurizado siempre que se elaboren alimentos sin llegar a la temperatura de 75 grados centígrados”.

A pesar de todo, no hay que bajar la guardia porque, aunque los casos de esta intoxicación se han reducido a la mitad en la Unión Europea en un lustro, todavía cerca de cien mil personas contraen la salmonelosis cada año en nuestro continente, según la directora de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), Catherine Geslain-Lanéelle. Cualquier persona puede contraer salmonelosis, aunque afecta con más frecuencia y gravedad a lactantes, niños y ancianos. El grado de la infección depende de la cantidad de salmonela que exista en el alimento contaminado y de otra serie de factores, como la edad del individuo o su estado inmunológico en el momento de la intoxicación.

Diferencias del pasteurizado con el huevo crudo o huevo en cáscara
El director de avicultura de Arteovo, Jorge Blanco, asegura que entre el pasteurizado y el huevo en cáscara o huevo crudo,  “no hay actualmente ninguna diferencia nutricional, porque el proceso es tan sencillo como cascar el huevo, homogeneizarlo, someterlo a pasteurización y envasarlo adecuadamente”. Es más, concluye Blanco, “los huevos se tratan el mismo día de su puesta, con lo que al terminar el proceso y almacenamiento en frío, lo que tenemos es el producto más fresco posible”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page