Una lección de gafas. .

Tomar el sol sin proteger tus
ojos puede acarrearte problemas en la córnea y el cristalino, produciendo
trastornos de distinta envergadura que van desde una simple conjuntivitis a
úlceras crónicas e incluso a la aparición de cataratas y DMAE. Es más, no
llevar gafas o llevarlas de forma incorrecta puede desencadenar dolor de cabeza
e intolerancia anormal a la luz.

Elígelas con criterio

1.       
Cuando vayas a comprar unas gafas, asesórate por un
especialista.

2.       
Elígela según el uso que le vayas a dar, sea playa,
montaña o deportiva.

3.       
Debe cubrir de frente y lateralmente de los rayos
nocivos, tener un alto grado de protección contra los rayos ultravioletas.

4.       
No debe tener rugosidad ni bordes vivos.

5.       
Cómpralas de cristal u orgánica, nunca de plástico.

6.       
En los niños hay que tener en cuenta que su cristalino
es casi transparente hasta los 10 ó 12 años, por lo que sus ojos absorben toda
la radiación.

7.       
Nunca les compres gafas de juguete.

8.       
La montura debe quedar perfectamente ajustada a la
cara, no debe estar descentrada ni alejada de la cara.

9.       
Comprueba que tiene el sello de la Comunidad Europea y
que en la etiqueta figure la clase o la categoría de su filtro.

10.     Fíjate
que figure también el nombre y la dirección del fabricante.

¿Pueden unas gafas claras evitar la radiación UV?

El color no es determinante. De
hecho, hay gafas blancas que filtran el 100 % de la radiación, mientras que
algunas oscuras no la filtran correctamente, aunque sí la luz visible, lo que
dilata la pupila, aumentando la radiación UVA que recibe el ojo.

¿Qué color es el tuyo?

Marrón: este color filtra las radiaciones azules. Posee un efecto
relajante y aumenta el contraste y la profundidad del campo. Resulta ideal para
los deportes al aire libre y es el color indicado en los casos de miopía.

Verde: permite una percepción de los colores con pocas
alteraciones. Reduce la luz visible sin interferir con la claridad de la
visión. Especial para deportes náuticos y en casos de hipermetropía.

Amarillo: mejora el contraste en los días nubosos y con niebla. No
son buenas para conducir en días soleados, pues puede confundir las luces rojas
y verdes de los semáforos.

Gris: respeta muy bien los colores naturales, por lo que se pueden
usar durante mucho tiempo. Son muy recomendables para conducir.

Naranja: el más indicado para cielos encapotados y en situaciones
de poca luminosidad, proporcionando el mayor contraste. No se recomienda para
uso solar. Es un filtro muy eficaz para la luz azul. Muy buenas para conducir
con niebla o por la noche.

TIPOS DE FILTROS

Filtros fotocromáticos: cambian la tonalidad de clara a
oscura, con la intensidad de la luz.

Filtros de espejos:
indicados para deportes de escalada o en la nieve, ya que ofrecen una
protección máxima frente a los UVA.

Filtros polarizados:
evitan los deslumbramientos, evitando los reflejos del agua, la nieve o
la arena. Muy buenas para los deportes náuticos.

Filtros con antireflejo: neutralizan la reflexión de los rayos
que pasan por los lados de las gafas.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page