ESTÁS LEYENDO...

Una mujer a la búsqueda de sí misma.

Una mujer a la búsqueda de sí misma.

Su
primer papel lo encarnó a los cuatro años (una muñeca vestida de azul) pero no
fue hasta el año 1959 cuando comenzó a interpretar profesionalmente en una
compañía itinerante representando cuatro comedias diferentes en cada plaza de
cada pueblo. Nacida en Valladolid, pero residente en Madrid desde hace décadas,
Lola Herrera será siempre identificada con Carmen Sotillos, la protagonista de
la adaptación teatral de la novela de Miguel Delibes ?Cinco Horas con Mario?,
que la ha convertido en una de las más importantes actrices del teatro español
contemporáneo. Arriesgada y reivindicativa, en esta entrevista la actriz nos
desvela algunos rasgos de su personalidad y nos cuenta cómo se enfrenta a sus
miedos para mantener su salud psíquica en perfecto estado.

 

¿Cuáles
son las diferencias entre la primera versión de Cinco horas con Mario y la que
representa por los escenarios españoles en los últimos meses?

Son diferencias sutiles que en un conjunto le
dan otro aire al espectáculo. Se han cortado pequeñísimos pellizquitos de texto
para poner otros en su lugar, se ha actualizado. Ha sido como moverlo todo para
dejarlo en el mismo sitio.

Quizás,
se va a identificar a este personaje de Cinco horas con Mario, contigo…

Son
casualidades de la vida. Este texto pasó por muchas manos antes de llegar hasta
mí. Yo conocía la novela pero no sabía que se estuviera moviendo un texto de
una adaptación de la misma obra. Por eliminatoria, porque muchas no lo
quisieron hacer, cinco actrices en concreto, me tocó a mi. Yo me dije ?esto
lo hago aunque me estrelle contra la pared
?, porque me pareció un texto tan
maravilloso que me entusiasmó y me tiré de cabeza a ello.

Le
ha preocupado mucho la psicología a la hora de abordar los personajes ¿De dónde
le viene este interés?

La
búsqueda de uno mismo por todos los caminos, me parece lícita. Me pongo como
ejemplo de esto, porque me he pasado años de mi vida dando vueltas para llegar
a una conclusión, o a dos o a tres, y he perdido muchísimo tiempo. Si hubiera
sabido que asistiendo a unas sesiones con un psiquiatra iba a adelantar el
camino… nadie hace milagros pero sí que te ayudan a ver las cosas desde otro ángulo
y a que tú las veas de otra manera y las puedas acometer de otra manera. Al
principio, fui por una necesidad, pero después he seguido ese ?deporte? que me
parece que es muy sano: conocerse a uno mismo y saber que en determinados
momentos, cuando se hace un nudo dentro de ti y no encuentras la salida, en
lugar de dar la vara a gente de tu alrededor, me voy a mi psiquiatra y tratamos
de solucionar este nudo, desatándolo.

¿Cree
que es algo que puede servir para todo el mundo, aunque no sea por razones
profesionales como es su caso?

Me
parece algo muy válido. También he tenido la suerte de dar con una persona que
es una grandísima profesional. Es una manera de curarte como hay otras. Hay
mucha gente que no quiere mirar hacia adentro y no quiere saber lo que le pasa.
Es respetable, cada uno hace lo que le parece, pero yo quiero solucionar
siempre aquello que me puede trastocar o 
aquello que me puede impedir seguir el camino de una manera más amable.
Sobre todo, enfrentarme a cosas que te dan miedo o que te asustan, como puede
ser la muerte. Nosotros seguimos trabajando, cuando no tenemos un problema ni
un nudo concreto, seguimos trabajando en cosas que a mí me inquietan, me
preocupan y necesito entenderlas mejor y asimilarlas.

¿Si
pudiera elegir el tipo de teatro o de televisión,  haría cosas distintas a las que ha venido haciendo?

Haría
muchas cosas. En teatro yo no he sido una elegida, o sea, que he hecho muchas
cosas que no me entusiasmaban. He tenido que entusiasmarme doblemente con ellas
para poder llevarlas a cabo. Este es otro ejercicio muy bueno, encariñarte con
un personaje al que no quieres. Defender algo que es indefendible, te enseña
muchas cosas, pero indudablemente, el listón lo pondría un poco más alto en
televisión. En el teatro hay muchos textos por hacer, lo malo es que cuando una
persona cumple mi edad, se da cuenta de que ha hecho poquísimo y que queda todo
por hacer.

 

¿Seguirá en activo hasta el final?

Mientras
esté física y psíquicamente bien, seguiré en la profesión. Al menos es lo que
pienso en este momento y lo que he pensado siempre. Mi vida está demasiado
mezclada con mi profesión como para aprender a vivir sin ella. Para mí es una
ayuda, un tubo de escape, quizás tengo una deformación porque a través de los
personajes he soltado siempre el lastre que la vida me creaba.

¿Se
hubiera dedicado a otra cosa de no haber sido actriz?

No,
esas cosas fueron saliendo poco a poco. La decisión de dedicarme a esto fue
tardía. Comencé cantando en concursos de aquellos de radio, como ?Lluvia de
Estrellas? pero con menos brillo, porque era de posguerra y bueno…estaba todo
hecho polvo. Cantaba, por lo visto, bastante bien…

Sin
embrago no ha hecho después teatro musical, ni ahora mismo que tanto se
lleva….

Es
que dejé lo de cantar a los 14 años, o sea que …no sé si alguien sabe que en
algún momento yo he cantado. Ahora tendría que requeteprepararme para hacer una
cosa mínima en una comedia musical.

¿Y
comedia a secas, porque siempre hace usted de mujer sufridora…?

La
comedia me encanta, además me gusta mucho y siempre que he podido la he hecho.
He podido pocas veces, no me han dejado hacerla, pero me gusta mucho. Creo que
el humor tiene que estar presente para tratar cualquier tema, por serio y
riguroso que sea. El humor es fundamental.

Otra
de sus facetas es la de tertuliana o comentarista…

Bueno,
tertulias he ido a pocas, y además, no como se entiende ahora. Ahora no puede
hablar nadie, es un guirigay que no me satisface.

¿Cómo
ve el  mundo del teatro, del cine o de
la cultura, en estos momentos?

Me
niego a decir ya que esta profesión está mal, que necesita una revisión, mucha
reflexión, una ley de teatro, de todo, unas ayudas, seriamente y rigurosamente.
Me gustaría que se plantease en serio el camino de este sector porque creo que
es una profesión muy útil y deberíamos dignificarla, poner el listón más alto y
cuidarla más. Se debería crea la necesidad de la gente de ir al  teatro, lo mismo que se ha hecho con el
deporte o con otras cosas.

¿Ha
pensado alguna vez  en impartir clases
de teatro como se hace en ?Un paso Adelante??

Nunca
lo he hecho y no lo haré nunca, lo tengo clarísimo

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Hemos
terminado la gira en Madrid, y seguiré haciendo la serie en la televisión,
solamente dos días por semana, porque necesito tiempo para mí. No tengo planes
de moverme de aquí, sino de vivir Madrid, de visitar la cartelera de
espectáculos, conciertos, exposiciones, hay mucho que hacer aquí. También
quiero estar más tiempo con mi madre que no se encuentra muy bien. Hay otros
proyectos teatrales pero no vamos a hablar de ello porque está todavía un poco
lejos.

Xoan Luaces-Fandiño 2005 Agosto



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page