ESTÁS LEYENDO...

Una nueva guía europea recomienda los lácteos enri...

Una nueva guía europea recomienda los lácteos enriquecidos con calcio y Vitamina D para una buena salud ósea

El calcio y la vitamina D son nutrientes básicos para el cuidado de nuestros huesos, ya que ayudan a mantener una adecuada densidad ósea y favorecen la salud del esqueleto. Sin embargo, más del 70% de la población española toma menos calcio del recomendado y se estima que hasta un 69% de mujeres presentan déficit en la toma de vitamina D. Esto puede dar pie a la aparición de la osteoporosis, el tipo más común de afectación ósea.

En España, afecta a tres millones de personas, de las cuales 2,5 millones son mujeres, que son más susceptibles de tenerla en algún grado en los años más cercanos y posteriores a la menopausia. Las posibilidades de desarrollarla aumentan con la edad, desde el 15% en mujeres entre los 50 y 59 años de edad, hasta el 80% en mujeres mayores de 80 años.

La mejor dieta para los huesos
La dieta juega un papel fundamental en el estado de salud en general y en la fortaleza ósea en particular, tal y como señalan las nuevas directrices europeas sobre la osteoporosis publicadas por ESCEO e IOF. El documento recomienda la alimentación como la mejor opción para cubrir las necesidades diarias de calcio y vitamina D y subraya la necesidad de aumentar el consumo de productos lácteos.

“Es esencial en todas las etapas de la vida, no sólo en edades avanzadas, mantener una ingesta adecuada de nutrientes fundamentales para los huesos como calcio, vitamina D y proteínas, que contribuyen a reducir el riesgo de osteoporosis”, asegura el Prof. Jean Yves Reginster, Presidente de la Sociedad Europea para los aspectos Clínicos y Económicos de la Osteoporosis (ESCEO).  

La nueva guía recomienda, en concreto, la ingesta de productos lácteos enriquecidos con calcio y Vitamina D como valiosas opciones para cubrir los requerimientos diarios de ambos nutrientes, ya que aportan al menos el 40% del calcio (400 mg) y 200 IU (5 µg) de vitamina D en cada unidad.

En palabras de Julie Andreu, experta del Programa NUSA, “el yogur es una de las fuentes de calcio más importantes de la dieta. El consumo de 3-4 productos lácteos al día ayuda a mantener a lo largo de toda la vida una buena densidad ósea, y su efecto es todavía mayor si está enriquecido con calcio y vitamina D”.

En España, hasta el 70% del aporte total de calcio alimentario procede de la leche y sus derivados. Otros alimentos ricos en calcio son las almendras y otros frutos secos, algunos pescados azules y pequeños pescados, como chanquetes o boquerones ingeridos con sus raspas, el pulpo, algunas verduras como acelgas, cardos, lechuga, escarola, endivias, espinacas o los grelos.

Vitamina D, imprescindible para la absorción del calcio
Para que el calcio pueda fijarse en los huesos necesita vitamina D. Una de las principales fuentes de esta vitamina proviene de la exposición al sol, aunque también la podemos encontrar en alimentos como el pescado azul, la mantequilla, los huevos y los lácteos enriquecidos con vitamina D.

Es recomendable combinar los dos tipos de fuentes de vitamina D y, en el caso del sol, no abusar de él en verano, especialmente durante las horas de mayor intensidad de los rayos UVA (de 12 a 16 horas).

Además de una alimentación equilibrada, la práctica regular de actividad física, especialmente ejercicios con resistencia como la marcha o el deporte suave y la reducción o abandono de hábitos tóxicos como el consumo de tabaco y alcohol, constituyen otras medidas fundamentales para el mantenimiento de una buena salud ósea.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page