ESTÁS LEYENDO...

Una proposición "decente".

Una proposición "decente".

-Vengo
preocupado. ¿Me podría aclarar una duda, señorita?

-Con mucho
gusto.

-Es que mi
médico de cabecera me ha mandado al dermatólogo con este papel. Lo he leído y
pone ?posible cuperosis?. Esto es la enfermedad del
cobre ¿verdad?

-No. Eso es cuprismo o cupremia.

-¡Uf! Es que mi cuñado Pepe murió de la enfermedad del cobre.

-La enfermedad
del cobre es una enfermedad  hepática.

-Pero a él le
empezó con problemas en la cara, como los que yo tengo.

-Bueno, vamos
por partes. La enfermedad de Wilson, que así se llama el cuprismo,
hay veces que empieza con una dermatitis.

-¿Ve usted?

-Pero es que,?
¡a ver déme el volante!?Efectivamente aquí pone cuperosis,
que no tiene nada que ver.

-Entonces, ¿qué
enfermedad tengo?

-Aún no está
diagnosticada, pero, de serlo, es una enfermedad sin importancia.

-¡Qué peso me
quita de encima! ¿Qué es exactamente?

-Es la aparición
de telangiectasias?. Las venillas que tiene usted en
los pómulos.

-Esto es del
frío.

-Y de algo más.
Mírese el color de la nariz, que es casi rojo.

-¡Ah! A esta
nariz mía le llamo yo valdepeñosa, señorita?¡nada de talestiasias o telesillas o como se diga! ¡El color de mi
nariz es de beber Valdepeñas, desde hace treinta años!

-¡Si usted lo
dice! De todas formas me alegro de que se le haya pasado el miedo.

-Es que a mí, y
no tengo por qué ocultarlo, me gusta de vez en cuando una ?gotica?.

-Y algo más que
una gotica, si me lo permite.

-Por ahí van los
tiros. Es que mi cuñado, que en gloria esté?¡pobrecito!, y un servidor hemos
cogido una cogorzas muy simpáticas.

-Ahora entiendo
que estuviera usted escamado con lo de la cupremia.

-¡Claro mujer!
Empezaron los médicos con él, que si una cirrosis, que si?

-Es que la
enfermedad de Wilson se manifiesta como una cirrosis. El hígado no metaboliza
el cobre.

-Pues no quiera
usted ver el miedo que se me quedó en el cuerpo. He estado hasta una semana sin
probar el vino.

-¡Vaya récord!

-Usted lo dice
así, fácilmente, pero para los que estamos acostumbrados es, efectivamente, un
récord.

-Pues esté
tranquilo que lo suyo no va por ahí.

-Pero es que
estas manchas rojas?.así empezó mi cuñado.

-Esas manchas
suyas son dilataciones de las  vénulas y las arteriolas.

-¿Eso es latín?
Así hablan en las películas de romanos.

-Bueno?,
perdone. A lo mejor soy muy cursi, pero así se llaman los capilares dilatados y
enrojecidos, como los que tiene usted.

-¡No me tiene
usted que pedir perdón! Todo lo contrario, me está usted quitando un peso de
encima. ¿Puedo seguir con mi Valdepeñas?

-Oiga. Una cosa
es que yo le diga que lo suyo no es peligroso y otra que me haga responsable de
una posible cirrosis.

-Usted no se
preocupe que esto es cosa mía.

-Pero es que,
por lo que veo, usted es un hombre extravertido y pasa con facilidad de la
tristeza a la alegría.

-¡Pues si me
viera usted con una ?gotica?! ¿Pero lo mío es grave?

-No, es una
dolencia, más que nada, de índole estético.

-¿De belleza?
¡Usted de eso no se preocupe, señorita! Yo soy feo por naturaleza.

-¡Hombre… no
es para tanto!

-¡Fíjese que,
además del Valdepeñas, me gusta también una copita de anís para matar el
gusanillo.

-No se priva de
nada.

-Pues a lo que
iba. Nunca lo pido de ?El Mono? para que no se me pegue más.

-Desde luego
tiene gracia. ¡Habrá que verlo con una ?gotica?!

-Eso está
hecho.  ¿A qué hora cierra usted la
Farmacia, señorita?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page