ESTÁS LEYENDO...

Unos 700.000 españoles conducen con somnolencia

Unos 700.000 españoles conducen con somnolencia

En España, el anexo IV del RD 772/1997 establece que los conductores que presenten síndrome de apnea obstructiva del sueño, trastornos relacionados con él u otras causas de somnolencia diurna y que deseen obtener o renovar el permiso de conducir deberán aportar un informe favorable de una unidad de sueño en el que conste que están recibiendo tratamiento y control de la sintomatología diurna. Pero

la Unión Europea, que cuenta con casi 5 millones de kilómetros de carreteras, no contempla la apnea del sueño como un factor de riesgo ligado a la accidentalidad.

La apnea es una enfermedad que causa obstrucciones en la garganta mientras se duerme, lo que provoca una reducción importante de oxígeno en la sangre y múltiples despertares inconscientes que impiden el sueño reparador. Esto les provoca una excesiva somnolencia y cansancio durante el día. “Entre cinco y ocho millones de personas en España sufren apnea del sueño”, constata el doctor Julio Ancochea, presidente de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), “aunque sólo están diagnosticados entre un 5% y un 9% de los casos”. Asimismo, explica este neumólogo que “la mayoría de los pacientes con apnea declaran haberse dormido alguna vez al volante”.

“Se estima que un 20% de los accidentes con víctimas está causado por la somnolencia y la apnea es una causa frecuente cuyo tratamiento es fácil”, explica el doctor Fernando Masa, neumólogo especialista en apnea del sueño y miembro de SEPAR. Además, comenta que “los accidentes de tráfico producidos por la somnolencia suelen ser muy graves y lesivos porque ocurren a mayor velocidad y, con frecuencia, se trata de colisiones frontales”.

Los neumólogos especialistas en el área de trastornos del sueño de SEPAR consideran que sería deseable la legislación europea tomara en consideración esta enfermedad a la hora de obtener el permiso de conducir de modo que todos los países miembros de la UE se vieran obligados a incluirla en su propia regulación.


 


 


 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page