ESTÁS LEYENDO...

Unos labios bonitos, ¡el centro de todas las mirad...

Unos labios bonitos, ¡el centro de todas las miradas!

Unos labios bonitos, ¡el centro de todas las miradas!

Lucir unos labios bonitos va mucho más allá del “postureo” en Instagram y otras redes sociales: dicen mucho de nosotros y nos pueden abrir (o cerrar) puertas.

La “carta de presentación” de nuestra boca son los labios. Y lo primero que hay que recordar respecto a ellos es que “van por libre” en lo que a cuidados dérmicos, cosméticos y estéticos se refiere. Se debe tener en cuenta que la piel de esta zona es totalmente diferente a la que recubre al resto del cuerpo: es muchísimo más fina (lo que favorece que los vasos sanguíneos se transparenten, de ahí su color característico) y carece de glándulas sebáceas (que en otras zonas actúan como barreras protectoras). Todas estas circunstancias hacen que sean especialmente vulnerables frente al impacto y las repercusiones de las múltiples agresiones diarias a las que están expuestos: la radiación UV procedente del sol, la contaminación, el viento, las bajas temperaturas, la calefacción, el aire acondicionado, etc. Por tanto, unos labios bonitos necesitan cuidados constantes y específicos, siempre bajo una premisa: la de la hidratación máxima.

“Balsamomanía”: licencia para abusar

Para entender bien por qué es tan importante mantener hidratados los labios (todos los días, a todas horas) hay que pensar en ellos como si fueran unas esponjas: cuando se les proporciona humedad, la absorben y la acumulan en su interior, luciendo rellenos, bonitos y “jugosos”. En cambio, cuando no reciben el aporte necesario de hidratación, se “secan” y “encogen”, lo que hace que no solo luzcan un aspecto menos atractivo sino que se vuelvan más vulnerables a las “pupas” típicas de esta zona (sequedad, grietas, aparición de “pellejitos”, sabañones y herpes labial).

La vía más directa para asegurar la hidratación adecuada y lograr una boca bonita son los bálsamos labiales. En este sentido, tal y como comentan los expertos de Blistex, hay teorías que defienden que la sensación de bienestar que se produce al aplicar el bálsamo labial puede llegar a ser adictiva. ¿Mito o realidad? La respuesta es que nunca es malo hidratar los labios “de más”, ya que aunque se utilice este producto en exceso, lo importante es que esta zona  se mantenga sana y cuidada. Moraleja: el protector labial se puede aplicar tanto como se necesite, varias veces al día si es posible.

Estos productos están formulados con ingredientes específicamente adaptados a las características peculiares de la piel de los labios: mantecas como la de karité (ricas en vitaminas con reconocidas propiedades hidratantes y nutritivas), aceites (como el de jojoba, con efecto reparador); vitamina E (la enemiga número 1 de los radicales libres ambientales), alfa-bisabolol (calma la sensación de malestar que producen los labios secos y dañados) y proteínas de seda (suavizan los labios y alisan su superficie al instante). Desde Blistex ofrecen algunas claves para potenciar la eficacia de este producto:

·        Es recomendable aplicarlo justo antes de acostarse, en una capa abundante, de forma que el bálsamo pueda hidratar, reparar y proteger los labios durante la noche.

·        Imprescindible, utilizar uno que incluya FPS antes de exponerse al sol. “Hay que recordar que durante todo el año estamos expuestos continuamente a los efectos nocivos de los rayos solares, por eso es importante proteger siempre esta zona”.

·        Usar bálsamo debajo del lápiz labial. Este truco, además de proteger e hidratar los labios, le aportan una textura más lisa y suave.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.