ESTÁS LEYENDO...

Vacunas de la alergia: 12 factores a tener en cuen...

Vacunas de la alergia: 12 factores a tener en cuenta

Vacunas de la alergia: 12 factores a tener en cuenta

Las llamadas vacunas de la alergia se conocen también como tratamiento inmunoterápico, hiposensibilizante o desensibilizante a alérgenos como el polen o los ácaros.

Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), si tu hijo o hija debe recibir vacunas de la alergia (tratamiento en inyecciones), debes saber que:

1.      Su composición es individual para cada paciente, teniendo en cuenta sus síntomas, el tipo y grado de alergia que presenta en pruebas y análisis, y otros datos de su historia clínica. La vacuna de tu hijo/a no se debe administrar a ninguna otra persona.

2.      Se compra en la farmacia con las hojas de composición que proporciona el especialista. Se compra con receta de la Seguridad Social, pagando el usuario el porcentaje que le corresponde. La farmacia la pide al fabricante, que tarda 2-3 semanas en servirla.

3.      Se presentan en caja de inicio y caja de continuación. La caja de inicio incluye de 1 a 4 frascos numerados, con etiquetas de distintos colores. Cada frasco está 10 veces más concentrado que el de número inferior. La caja de continuación suele contener 1 ó 2 frascos iguales entre sí, e iguales al del valor de mayor concentración de inicio.

4.      Las dosis van expresadas en la pauta de tratamiento que va incluida en el envase de la vacuna. Si no estuvieran incluidas, hay que consultar con su especialista.

5.      Los intervalos entre dosis van expresados en la pauta incluida. Los intervalos suelen ser de una semana al principio, durante un período de 4-12 semanas. Después pasan a ser administradas una vez al mes.

6.      En cuanto a la duración del tratamiento, se deben administrar hasta que el especialista indique su suspensión. La duración más habitual es de 3 a 5 años. Algunas vacunas se administran todos los meses del año, otras se interrumpen en primavera y verano.

7.      Lugar de administración: salvo casos aislados se administrarán en el Centro de Salud, donde el personal de enfermería tiene mucha experiencia en su manejo. No se deben administrar en el domicilio.

8.      Se aplican por vía subcutánea profunda, con la aguja perpendicular, inyectadas en un pellizco de piel en cara exterior del brazo. Las deben aplicar los profesionales de enfermería y no las deben administrar personas no cualificadas.

9.      Debe conservarse en nevera y no debe congelarse. Si ha estado durante un período cortos de tiempo (horas) a temperatura ambiente no es perjudicial. No así si han pasado varios días, o ha estado a temperatura muy alta (coche al sol), en cuyo caso debe consultar con el especialista.

10.  Cuando se esté acabando la vacuna del último frasco, es conveniente pedir la caja de continuación con cierta antelación, para que llegue a tiempo la siguiente dosis. Se puede solicitar al pediatra, con una receta normal, y con su cuño en la tarjeta de renovación para el laboratorio. Esta tarjeta va en el envase de la vacuna, con el nombre del paciente, un número de referencia y la composición. Habitualmente no es preciso que acuda al especialista.

11.  Tras su administración, deberás permanecer 20-30 minutos en el Centro de Salud para observar al niño y, si lo necesitase, tratar alguna posible reacción de la vacuna.

12.  En las 3 horas siguientes, no se deben realizar actividades que aumenten la temperatura corporal, como son baños en agua muy caliente o realizar ejercicio intenso.

Para administrar las vacunas de la alergia los niños deben estar en buen estado de  salud. En caso de fiebre o alguna enfermedad típica de la infancia, debe retrasarse su administración. También si se tiene fatiga o sibilancias, hasta que esté recuperado. Los catarros banales sin fiebre no impiden la vacunación.

¿Y si le da reacción?

Algunos niños pueden presentar enrojecimiento y endurecimiento en la zona del pinchazo, que se conoce como reacciones locales. Se puede aplicar hielo envuelto en plástico para aliviar las molestias. Si el tamaño del endurecimiento (no el enrojecimiento) es hasta 5 centímetros, se continuará la pauta sin cambios. Si es mayor de 5 centímetros, debe consultarse con el pediatra, pues podría ser necesario modificar la dosis. Si las reacciones no son locales (reacciones a distancia), el tratamiento dependerá de los síntomas que se produzcan: broncodilatadores para el asma, antihistamínicos para la rinitis, etc., aunque si son generalizadas se debe usar adrenalina. En cualquiera de los casos se deben tratar en el Centro de Salud, igual que las reacciones por otros medicamentos inyectados, como antibióticos o analgésicos-antiinflamatorios. En todos estos casos se debe interrumpir la vacunación y consultar con el especialista.

En caso de coincidencia con otras vacunas, hay que dejar una semana de separación con las vacunas anti-infecciosas del calendario vacunal normal. Si recibe más de una vacuna anti-alérgica, hay que dejar 48 horas de separación entre ellas.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.