ESTÁS LEYENDO...

Varicela. un virus postprimaveral.

Varicela. un virus postprimaveral.

Muy
contagiosa, la varicela alcanza un pico nada desdeñable a finales de la
primavera. Una patología eminentemente infantil, que obliga a los papás a
encerrarse en casa hasta que se secan las pupas

Casi como en cuarentena viven las guarderías y
escuelas infantiles el fragor de esta patología tan contagiosa. Y es que,
aunque de fácil prevención mediante vacunación y tratamiento sencillo, la
varicela es una enfermedad contagiosa y molesta, que afecta en el mundo a más
de 60 millones de personas, de las cuales sólo menos del 3 % la pasan transcurridos
los 19 años. En España se producen cerca de 400.000 casos al año, con más de
mil hospitalizados. De éstos, el 90 por ciento de los niños que la pasan tienen
entre 1 y 14 años, alcanzándose la incidencia máxima entre los 2 y los 8 años
de edad.

Contagio: así da la cara

Se trata de una enfermedad contagiosa pero
benigna, causada por el virus de la varicela?zóster (VVZ), que se transmite de
persona a persona a través del contacto directo con las vesículas en la piel
que contienen el virus, así como a través de las secreciones respiratorias de
los afectados. ?La contagiosidad de la varicela es muy alta; se produce por
proximidad y desde el periodo de incubación hasta que la dolencia evoluciona a
la fase de las costras. El periodo de incubación oscila entre dos y tres
semanas?, comenta el doctor Francisco
Pedro García López, Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital San Jaime, de
Torrevieja, Alicante
. En este sentido, existe la creencia de que, cuando se
tienen varios hijos, lo mejor es que pasen la enfermedad todos a la vez. ?Se
debe tener precaución con los más pequeños (menores de un año), mientras que en
los demás, padecer la varicela genera una buena inmunidad, algo importante debido
a que las consecuencias de esta enfermedad en las personas de mayor edad
(jóvenes y adultos) son más graves?, señala el doctor Javier Lavilla, especialista en Pediatría de la Clínica
Universitaria de la Universidad de Navarra
.

Durante el periodo de incubación no hay
sintomatología, pero, a modo de ?pista?, 
uno o dos días antes de brotar la erupción empiezan a surgir una serie
de signos inespecíficos: dolor de cabeza, falta de apetito, irritabilidad y
febrícula (décimas de fiebre).

Sus señas de identidad

Se manifiesta a través de una erupción con unas
características muy significativas. ?La aparición de vesículas y pústulas se
produce en oleadas (cientos repartidos por todo el cuerpo), que curan dejando
en ocasiones cicatrices con un efecto estético importante (principalmente a
nivel facial). Estas lesiones se infectan con facilidad por la manipulación y
el rascado originado por el picor intenso que producen?, explica el Dr. Javier
Lavilla. Las lesiones son de diferente tamaño, y suelen aparecer primero en el
tronco y después en otras zonas, como la cara y el cuero cabelludo. También se
pueden localizar en las mucosas (oral, genital, etc). Estas vesículas y
pústulas se deprimen en el centro y luego se secan y se rompen, dando lugar a
una costra.

Tratamiento: fácil y efectivo

  • La evolución de la varicela suele ser benigna y su curación
    espontánea en niños previamente sanos, y tan sólo puede requerir un
    tratamiento para los síntomas: medicamentosantipruriginosos para el picor,
    antitérmicos para la fiebre y antisépticos tópicos para las
    lesiones sobreinfectadas.
  • También es conveniente cortarse
    las uñas
    , para evitar lesiones de rascado.
  • En ocasiones se puede recurrir a la administración de antihistamínicos tipo
    difenhidramina, que disminuye el picor.
  • Los baños con soluciones de
    avena
    también son efectivos para el picor y la cicatrización.
  • ?En ciertos casos puede ser necesario un tratamiento farmacológico con antivirales en los niños de
    menor edad para protegerlos de una diseminación excesiva del virus (no como
    tratamiento profiláctico). Éstos son eficaces si se administran dentro de
    las primeras 24 horas de la enfermedad?, señala Lavilla. Uno de ellos, el
    aciclovir (ACV), ha demostrado ser eficaz en la disminución del número y
    duración de las lesiones. Sin embargo, y pese a que todos los niños con
    varicela podrían ser tratados con este fármaco, la Academia Americana de
    Pediatría sugiere que se se reserve para tratar preferentemente a aquellos
    que tengan un riesgo mayor de padecer varicela severa o desarrollar alguna
    complicación.
  • ?Otra forma de tratamiento inmunológico es la administración de inmunoglobulina, que genera una inmunidad
    pasiva menos eficaz, sólo utilizable en personas de alto riesgo, como los
    no inmunizados que desarrollan una infección y tienen un riesgo elevado de
    presentar complicaciones?, comenta el doctor Lavilla.

Qué pasa si se complica

?La evolución 
de la varicela es muy variada en cuanto a la gravedad: puede ser
benigna, grave o mortal, aunque generalmente es benigna. Sin embargo, hay una
media  de diez casos de muertes anuales
en España?, explica el doctor Francisco Pedro García López. ?Entre sus
complicaciones destacan las cicatrices en el cuerpo y el rostro. Además, la
infección puede agotar las defensas y causar sobreinfecciones como
conjuntivitis severas o una infección de las pústulas a causa dela bacteria
estafilococo?.

Pero las consecuencias pueden ser más serias.
?Las complicaciones que se producen por afectación de los órganos internos son
más graves, sobre todo a nivel del sistema nervioso central y pulmones:
encefalitis, meningitis y mielitis?, señala el doctor Lavilla. ?Incluso puede
producir el desarrollo de un síndrome de Guillén-Barré (una enfermedad
desmielizante grave). Todas estas patologías están producidas por la acción del
propio virus de forma directa o activando mecanismos de autoinmunidad. Se trata
de complicaciones que se presentan a lo largo de la evolución de la varicela, e
incluso cuando ésta remite, ya que se trata de sobreinfecciones facilitadas por
un cierto estado de inmunosupresión generada por la acción del virus?, explica
el doctor Javier Lavilla.

La vacuna: absolutamente recomendada

La vacuna de la varicela está disponible de
forma comercial en las farmacias. ?Esta vacuna es muy recomendable, ya que evita
la aparición de la enfermedad en el 90 por ciento de los casos, algo muy
importante teniendo en cuenta sobre todo que en la mayoría de las provincias
españolas se producen brotes epidémicos anuales con un gran número de
contagios. En aquellas circunstancias en las que sí se presenta la enfermedad,
la evolución de ésta es más benigna o leve?, explica el doctor García López.

En la misma línea, el doctor Javier Lavilla
coincide en destacar la importancia de esta vacuna. ?Se trata de un arma
fundamental para la profilaxis, producida a partir de virus atenuados, que
genera inmunidad sobre todo cuando se aplica en los niños sanos durante un
periodo de tiempo que alcanza varios años. En los adultos, desarrolla esa
inmunidad de menor intensidad, que aunque pueda no proteger del todo, también
disminuye las consecuencias de la enfermedad?.

Embarazadas: alerta máxima

Tal y como advierte el doctor Lavilla, ?una
población de riesgo para desarrollar complicaciones son las embarazadas no
inmunizadas, ya que los niños pueden presentar una varicela congénita si la
infección materna primaria se ha producido en las semanas iniciales del
embarazo, o perinatal si se ha presentado hacia el final?.

La varicela congénita puede originar graves
malformaciones en el niño, con importantes repercusiones sensoriales, motoras y
psíquicas, mientras que la varicela perinatal es una de las formas más graves.
Los recién nacidos cuya madre ha tenido varicela durante los cinco días
preparto y dos días posparto deben recibir antivirales si contraen la
enfermedad. En caso de que la madre haya contraído la infección antes de estas
fechas el pronóstico es mejor, ya que el paso transplacentario de anticuerpos
al feto hace que éste desarrolle una infección por VVZ menos grave.

Mismo virus, distinta enfermedad

?El virus de la varicela ?zoster (VVZ) es un
microorganismo que produce como primera infección la varicela y como
reactivación el herpes zóster?,
comenta el doctor Javier Lavilla. El herpes zóster no es contagioso, pero se trata
de una erupción vesicular que suele ir precedida de un eritema (enrojecimiento
de la piel) y que puede ser doloroso. Suele durar unos 5 días aunque en
ocasiones se prolonga hasta un mes. Su localización más frecuente es en la zona
intercostal y en el área del trigémino (un nervio con tres ramas que afectan a
la cara). Para su tratamiento se emplean antivirales específicos de los virus
herpes aplicados de forma tópica o, si son extensos  y afectan a zonas delicadas como el ojo y el oído, orales.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page