ESTÁS LEYENDO...

Viaja sano con la ayuda de tu farmacéutico.

Viaja sano con la ayuda de tu farmacéutico.

Las imprudencias pueden terminar arruinando un viaje que parecía casi
idílico. Esto lo saben bien los organizadores de FITUR 2005, quienes en su
esfuerzo por mejorar la salud del viajero, han reunido en este evento a
expertos en medicina tropical y parasitología. Éstas han sido sus conclusiones

Según la Organización Mundial de Turismo, más de 150
millones de personas se movilizan en flujos intercontinentales y un 8% de los
viajes internacionales son clasificados como de ?ecoturismo?, destinos donde
aumenta el riesgo de contraer enfermedades exóticas. La mayor parte de las
personas que se dirigen a estos destinos desconocen los riesgos sanitarios que
implican estos viajes y no se informan de las posibles enfermedades que pueden
contraer. Por suerte, no sólo los medicamentos necesarios, sino también la
información y los mejores consejos, los tenemos al alcance de nuestra mano.

Farmacéutico
precavido vale por dos

Ante la importancia de un
buen asesoramiento, los expertos reunidos en el marco de la XXV Edición de
la  Feria Internacional del Turismo
(FITUR) han evidenciado la necesidad de que incluso desde las propias Agencias
de Viaje se informe a los clientes sobre las situaciones de riesgo a las que se
tiene que enfrentar un turista que haya elegido un destino exótico, así como
los lugares más idóneos a los que acudir en busca de información. ¿Y qué mejor
lugar donde asesorarse que la farmacia más cercana? El farmacéutico constituye,
por su formación y por la proximidad a la población, una figura de primer orden
como agente de salud en la prevención de los riesgos sanitarios asociados a los
viajes: informando sobre la administración de vacunas, sobre la adopción de
medidas profilácticas o sobre algo tan elemental como la elección del botiquín
más idóneo que debe formar parte del equipaje de cualquier turista. Además, el
farmacéutico y el médico son las figuras que mejor pueden asesorar en el caso
de viajeros con necesidades especiales como lactantes, niños,
embarazadas, ancianos y enfermos crónicos como diabéticos, alérgicos,
asmáticos…

Destinos y enfermedades asociadas

Según ha señalado el doctor Rogelio López-Vélez,
responsable de la Unidad de Medicina Tropical y Parasicología Clínica del
Hospital Ramón y Cajal de Madrid, a la hora de viajar
a países en vías de desarrollo, las patologías transmitidas por los alimentos y
las bebidas son de las más comunes. Entre otras, cabe destacar el riesgo que
suponen las infecciones gastrointestinales producidas por parásitos y por
bacterias que pueden ser causa frecuente del cuadro conocido como diarrea del
viajero, la fiebre tifoidea o la hepatitis A y B. Asimismo y aunque pueda
formar parte de la vida de una persona hasta el punto de llegar a ser crónico,
una persona que habitualmente no tiene estreñimiento puede sufrirlo
ocasionalmente cuando se interrumpen sus hábitos normales de vida, lo que puede
ocurrir con un viaje (de ahí el estreñimiento del viajero), cambios en la dieta
o la toma de algunos medicamentos.

Algunas recomendaciones

1.       
En
el botiquín deben incluirse medicamentos básicos para tratar las
dolencias comunes, artículos para primeros auxilios y cualquier producto
sanitario especial que pueda necesitar el viajero personalmente. Ello en
cantidad suficiente para cubrir todas las necesidades previsibles durante el
tiempo que dure el viaje.

2.       
La
importancia de llevar un adecuado botiquín es máxima en aquellos destinos en
los que pueda haber riesgos sanitarios importantes, especialmente en países
en vías de desarrollo
y/o donde determinados medicamentos pueden ser de
difícil disponibilidad y adquisición en el destino.

3.       
Los
medicamentos que necesitan receta médica deben de ir acompañados con un
informe firmado por un médico declarando que el viajero necesita esa medicación
para su tratamiento personal en función de un diagnóstico.

4.       
Se
deben llevar los medicamentos en el equipaje de mano para evitar las
pérdidas durante el viaje, aunque sería recomendable como medida de precaución
llevar tanto los medicamentos como el material necesario por duplicado en el
equipaje facturado. Recordar que hay ciertos componentes del botiquín que
pueden ocasionar problemas si se llevan en el equipaje de mano sin receta
médica, como las agujas hipodérmicas.

5.       
Si
se desconoce la facilidad con que se pueden adquirir en el lugar de destino del
viaje productos para el cuidado dental, material de limpieza para las
lentes de contacto, etc., es recomendable también ir provisto de los mismos.

El botiquín
básico

    • Tiras adhesivas.
    • Antiséptico para
      heridas.
    • Vendas.
    • Gotas oculares
      emolientes.
    • Repelente de
      insectos.
    • Tratamiento para
      las picaduras de insectos.
    • Analgésico simple.
    • Medicamentos para
      el malestar general.
    • Descongestionante
      nasal.
    • Sales de
      rehidratación oral.
    • Tijeras,
      imperdibles y lima de uñas.
    • Apósitos
      esterilizados.
    • Agujas
      hipodérmicas.
    • Termómetro clínico.
    • Desinfectante del
      agua.
    • Laxantes según el
      rango de edad.
    • Polvos anti-fúngicos.
    • Jabones
      antisépticos.
    • Geles antidurezas para el
      cuidado de los pies.
    • Cremas de manos.
    • Protectores
      solares.
    • Protectores
      labiales.
    • Productos para el
      aseo personal e íntimo.
    • Productos para la
      higiene dental (cepillos de dientes, pastas dentales, colutorios…).

Recuerda siempre que los medicamentos deben
administrarse según indican sus prospectos. En caso de duda consulta con tu
médico o farmacéutico.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page