ESTÁS LEYENDO...

Vientre plano ¡cómo un plato!.

Vientre plano ¡cómo un plato!.

CONSEJOSSECCIÓN


VIENTRE PLANO

¡COMO
UN PLATO!

La mal llamada “curva de la felicidad” puede
dar al traste con los intentos de lucir una figura firme y armoniosa. Si bien
conseguir un abdomen plano no es fácil, teniendo en cuenta la cantidad de
factores que inciden en esta zona (sedentarismo, estreñimiento, flacidez….),
tampoco se trata de una misión imposible. La clave está en “atacar al
enemigo” desde distintos frentes.


Ni siquiera las personas más delgadas tienen todas las
garantías de lucir una tripa sin atisbo de lorza o michelín. Y es que las
peculiares características de la piel y los músculos de esta zona del cuerpo
hacen que no sea fácil conseguir que mantenga un tono adecuado, sin olvidarse de
que, a más edad,  más difícil resulta
desprenderse de este problema. “El paso de los años hace que los músculos
vayan perdiendo firmeza. Si a esto añadimos una vida excesivamente sedentaria,
la flacidez gana la batalla”, explica 
la doctora Odalys Francis, especialista de la Unidad de Medicina
Estética de la Clínica Mato Ansorena, de Madrid. De ahí que toda estrategia
encaminada a asegurar su firmeza deba plantearse desde distintos frentes, ya
que sólo con dieta o ejercicio, por ejemplo, no se consiguen resultados
duraderos. Este sería el plan de acción integral para  hacer realidad el sueño de lucir un estómago
sin curvas.

-Dieta: Poca grasa, mucha proteína

Como primera medida, hay que evitar aquellos alimentos que favorezcan la
hinchazón y las flatulencias, como las verduras crudas, la col, la coliflor,
las legumbres, las bebidas gaseosas o el chicle. También hay que mantener a
raya las bebidas gaseosas y el alcohol (favorece la retención de líquidos e
inflama el vientre). En cuanto a los menús diarios, la pauta a seguir es
controlar al máximo la cantidad de grasa, azúcares y harinas, primando las
fibras (la mejor arma contra el estreñimiento) y las proteínas sobre los
carbohidratos. “Una dieta pobre en proteínas favorece la falta de tono
muscular. Para asegurarse un abdomen firme y sin grasa hay que incrementar el
consumo de verduras y frutas (manzanas, cítricos); pescado y frutos secos, así
como limitar el consumo de sustancias tóxicas, como el tabaco”, recomienda
la doctora Francis.

-Hábitos: Buena postura y mucha agua

Espalda recta y abdomen contraído: ésta es la forma en la que hay que
caminar para favorecer la tonificación de los músculos abdominales. También se
recomienda beber de 2 a 3 litros de agua al día, para eliminar toxinas y
purificar el organismo. Lo mejor es hacerlo media hora antes o media hora
después de las comidas, siempre a sorbos o tragos pequeños. En caso de que haya
exceso de peso, hay que solucionarlo mediante el tandem dieta
hipocalórica-ejercicio.

-Cosmética: La clave está en la constancia

En los últimos tiempos han proliferado productos específicos para
reafirmar y tonificar la zona del abdomen. Hay para todos los gustos y
necesidades: en crema, parches, soluciones orales… Los productos de uso
tópico contienen principios activos reafirmantes (fundamentalmente vitaminas C
y del grupo B) y otras sustancias que activan la circulación linfática. Su
objetivo es triple: reafirmar los tejidos de la zona, reducir la acumulación de
grasa y evitar los descolgamientos. Para obtener el máximo beneficio de estos
productos lo mejor es exfoliar regularmente la piel de la zona (con un
exfoliante suave y mediante movimientos circulares) y aplicar después el
producto, una o dos veces al día, en el sentido de las agujas del reloj. En
cuanto a las cápsulas, ampollas y demás versiones de la cosmética oral, estos
incluyen ingredientes como los frutooligosacáridos, que estimulan el
crecimiento de la flora bacteriana estomacal beneficiosa, evitando así las
retenciones y la inflamación.

-Ejercicio: Mejor, en dos versiones

La “querencia ” que esta zona demuestra por la flacidez hace que
no baste con los clásicos abdominales. Para eliminar eficazmente la grasa
alojada en el abdomen lo más efetivo es realizar una actividad aeróbica
(footing, aerobic, step, natación o andar a un ritmo intenso) entre 20 y 30
minutos, tres veces por semana.  En
cuanto a los abdominales, imprescindibles para conseguir tonicidad y firmeza
muscular, lo importante no es “machacarse” con muchas repeticiones de
series, sino hacerlos bien. Una buena idea es ponerse en manos es un entrenador
o seguir las pautas de alguno de los muchos vídeos explicativos que hay en el
mercado. Otras actividades más suaves, como el Pilates,  también resultan muy efectivas, ya que
permiten trabajar los músculos del torso y ayudan a desarrlollar la postura
correcta.

Atención: el estrés “hincha”

Según un estudio llevado a cabo por expertos de la Universidad
norteamericana de Yale, los niveles elevados de estrés están directamente
relacionados con una mayor predisposición a lucir un abdomen abultado. La razón
está en el comportamiento de una hormona, el cortisol, segregada por el
organismo como reacción al estrés y que hace que el cuerpo produzca más energía
para hacer frente al mismo. Como consecuencia, se favorece la acumulación de
grasa en el abdomen, incluso en aquellas mujeres que están delgadas. Asimismo,
otra investigación llevada a cabo en la Universidad de Maryland demostró que
cuando se tienen altos niveles de cortisol en el organismo se incrementan los
deseos de comer carbohidratos y grasas, lo que trae como consecuencia un extra
de calorías que suelen localizarse en la zona de abdomen.

Abdominales fáciles para quien empieza

Lia
Zanoli, especialista italiana en gimnasia y psicomotricidad, propone en su
libro “Cómo eliminar la barriga y reducir caderas en 3 semanas” (Ed.
De Vecchi) un completo plan basado en dieta, ejercicioy control mental para
despedirse en poco tiempo de la “lorza frontal”. Estos son algunos de
los ejercicios recomendados por la experta:

1-En
posición a gatas, rodillas juntas, brazos paralelos, pelvis y cabeza alta y
espalda recta, levantar la pierna izquierda bien estirada y hacerla oscilar 7
veces hacia arriba. Cambiar de pierna y realizar el mismo ejercicio. Repetir 12
veces.

2-Tumbada
boca abajo, con los brazos estirados hacia adelante  y las piernas juntas y estiradas; levantar la
cabeza, el busto y los brazos y, con las piernas bien estiradas, contraer los
glúteos. En esta posición, realizar movimientos de tijera con las piernas y los
brazos, desde arriba hacia abajo, 28 veces y sin doblar las rodillas. Repetir
el ejercicio 8 veces.

3-Sentada,
apoyada en los codos, con las plantas de los pies en contacto entre sí y las
rodillas hacia fuera; doblar y estirar las piernas durante 14 tiempos, sin
separar las plantas de los pies, inspirando durante el movimiento y espirando
en la extensión. Repetir el ejercicio 8 veces.

Es
importante acabar todos los abdominales tendida boca arriba, abrazando las
rodillas sobre el pecho y balanceando ligeramente  la columna vertebral.

El consejo de…

 

 

Nombre

Profesión

?Consejo?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page