VPH Las respuestas

VPH Las respuestas

El virus del papiloma humano (VPH) es el responsable del 100% de los casos de cáncer de cuello de útero. Por ello, frente a la polémica que ha suscitado la implantación de la vacuna contra la infección, los expertos coinciden en señalar su idoneidad como arma preventiva y la falta de consistencia de las alarmas sobre su peligrosidad.

En España, la incidencia del cáncer de cuello de útero es de más de 2.000 nuevos casos diagnosticados anualmente, siendo el segundo cáncer más frecuente en mujeres, tras el de mama. El virus del papiloma humano (VPH) es el responsable del 100% de los casos de este tumor, sin embargo estar infectado por el VPH no significa que se vaya a desarrollar un cáncer.  “Se estima que el 80% de las mujeres estará en contacto con el VPH en algún momento de sus vidas. La mayoría de las mujeres que contraen el virus lo eliminan espontáneamente a través de su sistema inmune entre 6 y 24 meses después de haberlo contraído, sin tan siquiera ser conscientes de ello”. Así lo ha explicado el doctor José Antonio Vidart, Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) y jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico Universitario San Carlos, durante la sesión “Prevención secundaria en cáncer de cuello de útero”.

Y es que el VPH es un virus que se trasmite fácilmente, fundamentalmente a través de las relaciones sexuales. “Cuanto más precoz sea el contacto sexual y mayor sea el número de parejas sexuales, más posibilidades existen de contraer el virus del papiloma, que en la mayor parte de las mujeres se elimina de forma natural. Pero en una de cada diez mujeres el virus permanecerá y será capaz de poner en marcha, sin dar síntomas, un proceso que puede acabar en un cáncer”, asegura este experto. “La mayoría de los casos podrían prevenirse  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosmediante los programas de cribado y la vacunación. De hecho, según los últimos datos disponibles, la inmunización del VPH podría evitar más del 70% de todos los casos de cáncer de útero, ya que éste es el mejor agente protector que tenemos en este momento”, señala el doctor Vidart.

La detección precoz, vital
Este experto considera que “aunque somos uno de los países con menor prevalencia, sigue siendo muy alto el número de infecciones por el virus del papiloma humano (VPH), causante además de otras enfermedades ginecológicas, así como de alteraciones citológicas y lesiones precancerosas. De ahí, la importancia de que las mujeres cumplan regularmente con las revisiones ginecológicas”.

La gran mayoría de todos estos casos podría evitarse mediante los programas de cribado y vacunación existentes. Por ello el doctor Vidart, asegura que “en el caso del VPH las revisiones ginecológicas permiten detectar la presencia del virus, por lo que debemos concienciar a la población femenina de la importancia de cumplir el calendario de revisiones ginecológicas donde se puedan detectar las posibles complicaciones a tiempo”.

En la actualidad, además, las mujeres cuentan con una medida de prevención primaria, la vacuna frente al virus del papiloma humano. “El potencial preventivo de la vacuna se consigue tanto en mujeres que no hayan iniciado su actividad sexual, como en aquellas que ya lo han hecho. De hecho, se recomienda la vacunación contra el VPH en mujeres hasta los 26 años, hayan tenido relaciones sexuales o no”, explica.

Implicación del VPH en el cáncer de cabeza y cuello
Este tipo de cáncer, el quinto más frecuente en varones y el décimo en mujeres, se presenta en la mayoría de las ocasiones mediante tumores en la cavidad oral, la laringe y orofaringe. El consumo de alcohol y tabaco son los principales factores de riesgo de esta enfermedad que en España padecen cerca de 37.000 personas. De hecho, el 75% de los casos se atribuye a su consumo. Sin embargo, recientemente se ha demostrado también la implicación del Virus del Papiloma Humano (VPH) en tumores de la cavidad oral.

Según el doctor Juan Jesús Cruz, jefe de Oncología Médica del Hospital Clínico de Salamanca y presidente del Grupo Español de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello (TTCC), en países como Canadá y Escandinavia se ha producido un aumento de pacientes que responden a otro perfil: más jóvenes, pero no necesariamente fumadores o bebedores. “Son pacientes que presentan un tumor oro-faríngeo, producido por una infección de transmisión sexual”. “La gravedad de este tipo de cáncer está en que 2 de cada 3 casos se detectan en estadios ya avanzados de la enfermedad porque en la primera fase los síntomas suelen pasar desapercibidos provocando el retraso del diagnóstico”, destaca el doctor Cruz.

La vacuna
1. La polémica

La vacuna frente al cáncer de cérvix se ha implementado dentro de los programas de vacunación sistemática para prevenir la infección durante las relaciones sexuales. Sin embargo,  no ha estado exenta de polémica en nuestro país desde su autorización.
Algunos expertos, críticos con estas terapias que se administran a las adolescentes antes de su debut sexual, señalan que en nuestro país no serían necesarias puesto que las revisiones anuales con citología permiten detectar a tiempo las lesiones precancerosas. Además de su elevado precio, otras voces cuestionan su seguridad, tras las reacciones sufridas por dos niñas en Valencia y, más recientemente, el fallecimiento de otra en Asturias, después de ser vacunadas.
Ante estos cuestionamientos públicos, más de una decena de sociedades científicas españolas han realizado una declaración conjunta y señalan que “las propuestas de retirar la vacunación VPH de los calendarios españoles carecen de base científica y son anacrónicas”. Estos son, entre otros, sus argumentos:

Por el momento, no hay evidencia de relación causal entre el antecedente de vacunación y el fallecimiento. Después de más de 120 millones de dosis de vacunas del VPH distribuidas en todo el mundo, ningún acontecimiento grave acaecido en un individuo vacunado ha sido relacionado causalmente con la vacunación, incluidos los casos de fallecimiento que inevitablemente ocurren también entre los adolescentes, tanto vacunados como no vacunados.
Las reacciones adversas más frecuentemente registrados son molestias locales en el lugar de inyección (dolor, hinchazón, rubor, prurito) y/o un ligero síndrome seudo-gripal (cefalea, cansancio, febrícula), siempre leves y de corta duración. Estas reacciones adversas son las habituales después de la administración de cualquier vacuna.

En Medicina el riesgo cero no existe. Cualquier intervención médica está sometida a la potencial aparición de reacciones adversas. El balance beneficio- riesgo es el que determina sustentar una práctica sanitaria como la vacunación y en el caso de la vacunación VPH todas las informaciones procedentes de fuentes científicas coinciden en afirmar que los beneficios superan muy ampliamente a los riesgos.

El Strategic Advisory Group of Experts de la OMS, en su reunión de noviembre de 2011, emitió una resolución que incluía una recomendación de aplicación universal de la vacunación VPH en el marco de la necesaria inmunización preventiva global frente a enfermedades infecciosas evitables.

La Alianza Internacional para la Inmunización y Vacunación (GAVI)  que trabaja con los 70 países más pobres del mundo ha incluido a la vacuna VPH en el grupo de vacunas que ayudará a facilitarla a precios sostenibles para estas economías.

El proceso de incorporación de una vacuna de uso sistemático (VPH) en España, se lleva a cabo tras un riguroso análisis de la evidencia científica disponible, carga de enfermedad, seguridad y coste efectividad.

Actualmente, la vacunación VPH está incluida en los calendarios oficiales de inmunización de todas las Comunidades Autónomas de España y de más de un centenar de países del mundo, incluyendo los que lideran la investigación y aplicación de las nu

evas estrategias preventivas oncológicas: Reino Unido, Francia, Alemania, así como Estados Unidos, Canadá y Australia, entre otros. En estos tres últimos, además, ya se está vacunando a los varones además de a las mujeres. La Comunidad Científica mundial prevé que esta vacuna salvará miles de vidas en los próximos años.

2. También para otras mujeres
La mayoría de mujeres sexualmente activas, fuera de los programas de vacunación sistemática frente al cáncer de cérvix, pueden beneficiarse de la vacunación por el riesgo significativo de adquirir nuevas infecciones por virus del papiloma humano (VPH) y de mayor persistencia viral que aumenta con la edad, la eficacia vacunal preventiva muy alta –cercana al 90%- y el buen perfil de seguridad, comparable al de las cohortes de vacunación sistemática.

Esta es la principal recomendación de un trabajo realizado bajo los auspicios de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC) por un grupo multidisciplinar e independiente de especialistas en patología cervical y que se ha publicado en  la revista Progresos de Obstetricia y Ginecología.

El estudio pone de manifiesto que el riesgo de adquirir nuevas infecciones por VPH oncogénicos permanece significativamente alto a lo largo de toda la vida en las mujeres sexualmente activas. Se estima que entre el 5 y el 15% de las mujeres de mediana edad adquieren cada año una nueva infección por VPH oncogénicos. También se ha demostrado que la persistencia de dichas infecciones, requisito indispensable para desarrollar lesiones precursoras o cáncer invasor, se incrementa con la edad porque la capacidad de respuesta inmune al VPH va disminuyendo.

Igualmente, las mujeres con lesiones cervicales son un subgrupo especialmente susceptible respecto a la población general de sufrir nuevas lesiones o carcinoma invasivo, incluso mucho tiempo después del tratamiento. Por tanto, la vacuna frente al cáncer de cérvix administrada antes, durante o después del tratamiento específico puede suponer un beneficio adicional a dicho tratamiento.

3. La vacuna terapéutica, ¿en marcha?
Hasta el momento no existe ninguna vacuna terapéutica capaz de frenar el proceso maligno una vez que las células ya están infectadas. Esto podría cambiar de aquí a unos años si los resultados publicados Science Translational Medicine se confirman. De momento, sólo 18 mujeres con lesiones pretumorales han probado una nueva vacuna anti-VPH, pero sus fabricantes son optimistas. Los primeros resultados de este ensayo en fase I han demostrado que el producto es seguro, bien tolerado y que es capaz de generar una respuesta inmune suficiente como para pensar en que pueda frenar el proceso tumoral en el futuro.

La práctica sexual, en el fondo de la cuestión
El 43% de las mujeres sufren algún tipo de patología sexual y más de un 22,2% sufre dolor en sus relaciones sexuales.  En el libro La Mujer y el Sexo, la doctora Isabel Heraso, jefa de Anestesiología de la Clínica San Francisco de Asís de Madrid, aborda con un lenguaje sencillo y claro muchas de las  enfermedades y trastornos que afectan a la salud sexual y cómo evitarlos.

La doctora Heraso resalta que, a escala mundial, el papiloma virus es  responsable del 5,2% de todos los tumores humanos, entre los que están comprendidos el cáncer de la cavidad oral, de orofaringe, cuello uterino, y genital en ambos sexos. Por ello, el libro se dirige tanto al público masculino como al femenino para que aprendan a ser expertos en sus relaciones y no malogren su salud. También aborda las prácticas sexuales que pueden llevar al ser humano a la enfermedad y ayuda a entender por qué no se deben realizar.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?