ESTÁS LEYENDO...

Vuelta al cole, vuelta a la diarrea

Vuelta al cole, vuelta a la diarrea

Vuelta al cole, vuelta a la diarrea

Los pediatras aseguran que los meses de septiembre y octubre son la época de mayor riesgo de contagio de enfermedades infantiles, debido al contacto ocasional y a la gran cantidad de escolares concentrados en aulas cerradas.

La vuelta al colegio o la guardería, trae un aumento de algunas enfermedades comunes en menores de 5 años. Por lo general, se trata de enfermedades víricas. La gastroenteritis aguda y dentro de ella el síntoma principal, la diarrea aguda es una de las enfermedades más frecuentes en los niños durante el otoño (en ocho de cada diez casos es originada por un virus). Para que los niños no sean víctimas de la diarrea aguda los pediatras recomiendan ofrecerles para beber agua mineral, lavarse las manos al preparar alimentos y después de ir al baño; lavar bien los alimentos y utensilios como biberones.

Normalmente, el curso de esta enfermedad no requiere un tratamiento especial, aunque sí específico, haciendo que el niño se recupere en tres o cuatro días. Todo dependerá de la salud y defensas que tenga en ese momento y su edad. Cuanto más pequeño sea el niño, más posibilidades tendrá de contagiarse.

No dura más de una semana

Los principales síntomas son fiebre, vómitos y deshidratación, causada principalmente por la pérdida de líquidos a través de los vómitos y la diarrea. Lo normal es que la gastroenteritis aguda desaparezca tras siete días, siempre y cuando se sigan las recomendaciones para reponer los líquidos perdidos.

¿Cómo prevenirla?

Procurando que todo el personal que cuida de los niños y de toda la familia se lave las manos con agua y jabón antes de comer o preparar alimentos y después de ir al baño. También hay que lavarse las manos después de cambiar a los niños. ¿Antibióticos? no se deben dar, pues ya que como hemos visto la mayor parte de las diarreas son víricas. Sólo se utilizarán en determinados casos de infección por Salmonellas, Campylobacter o Shigellas. Hay que destacar, en cambio, que los antibióticos son los causantes un gran número de diarreas por las disbacteriosis que su efecto conlleva.

¿Cómo tratarla?

No hay ningún tratamiento específico, por lo que es exclusivamente sintomático. Los objetivos son: corregir o prevenir la deshidratación y establecer una alimentación adecuada para la recuperación nutricional. Se ha demostrado el beneficio clínico moderado de algunos probióticos disminuyendo la duración de la diarrea (Lactobacillus rhamnosus GG, Saccharomyces boulardii). En la actualidad se considera la utilidad del antidiarreico antisecretor racecadotrilo, o la esmectita, así como otros tratamientos tales como el tanato de gelatina o más recientemente el xiloglucano, un extracto de las semillas del árbol tamarindo índica que mejora la resistencia de la mucosa intestinal frente a la agresión de patógenos y ayuda a restaurar su función reduciendo y controlando los episodios diarreicos agudos.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.