ESTÁS LEYENDO...

18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de A...

18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de Asperger

18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de Asperger

En el Día Internacional del Síndrome de Asperger, una patología encuadrada entre los Trastornos del Espectro del Autismo, Autismo España reclama mayor compromiso para garantizar la accesibilidad cognitiva

La Confederación Autismo España reclama un mayor compromiso para eliminar las barreras actuales con las que se encuentran las personas con Síndrome de Asperger en el acceso y disfrute a los bienes, productos, entornos y servicios, una reclamación que se enmarca dentro de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social.

La inclusión y participación activa en la sociedad es un derecho fundamental para cualquier ciudadano. Esta participación implica esferas muy diferentes de la vida social y comunitaria, desde el acceso y utilización de entornos y servicios, hasta el disfrute y aprovechamiento de la educación, el empleo, la cultura o la vida independiente. Desafortunadamente, en la actualidad esta premisa está lejos de ser real y efectiva.  Uno de los colectivos que presenta más dificultades en el acceso y disfrute de los entornos de la comunidad es el de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo.

El término Trastorno del Espectro del Autismo hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral. Aunque existe una gran variabilidad en sus manifestaciones, afecta siempre a las competencias sociales y comunicativas de la persona, así como a su capacidad para responder adaptativamente a las exigencias de la vida cotidiana. Se asocia también a grandes variaciones en el desarrollo y manejo del lenguaje y en el funcionamiento intelectual de cada persona. Estas características, en interacción con las barreras presentes en el entorno, hacen que las personas con TEA se enfrenten a diario a dificultades para comprender y responder de manera adaptativa a los requerimientos de un contexto enormemente variable y demandante.




Barreras cognitivas
Esta situación es especialmente adversa en el caso de las personas con TEA sin discapacidad intelectual asociada. En estos casos, en los que las capacidades intelectuales se encuentran en el rango medio o superior de la población, la sociedad asume erróneamente que la persona no presenta ninguna dificultad de comprensión o interacción en el contexto, y es menos comprensiva con sus necesidades de apoyo.
Pero las barreras cognitivas existen, a veces son sutiles y difíciles de comprender para aquellos que no las sufren, pero sus repercusiones son tan significativas como las físicas y limitan a diario los derechos de muchas personas con autismo. Por ello, es necesario ampliar la visión parcial de la sociedad sobre de las condiciones que limitan o dificultan la participación comunitaria, identificándolas principalmente con elementos o barreras físicas del contexto.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.