Acné, ¡fuera dramas!

Acné, ¡fuera dramas!

“Tengo una hija de 14 años con un acné incipiente que parece que va a más. ¿Qué consejos me daría para que le mejore la cara?”
Nos escribe… Sara (Teruel)

El acné vulgar suele empezar durante la pubertad, al mismo tiempo que los cambios hormonales, y puede persistir hasta la edad adulta tardía. Afecta al 80-90% de las personas jóvenes, especialmente en la cara, los hombros, el pecho y la espalda. Suele desaparecer con la madurez, aunque en algunos casos, especialmente en las mujeres, el acné puede persistir hasta la edad mediana y más allá.

¿Qué me ocurre?

Seborrea o hiperproducción de sebo. Fisiológicamente, las glándulas sebáceas secretan una sustancia oleosa conocida como sebo para lubricar el cabello y la piel. La producción de sebo puede estar desencadenada por cierto número de elementos, como hormonas, clima, ciertos medicamentos y el factor genético. Una secreción de sebo alterada puede desencadenar también dermatitis seborreica.

Hiperqueratosis. Cuando la piel produce una cantidad excesiva de sebo (seborrea) y las células cutáneas muertas permanecen adheridas a la piel, (hiperqueratosis), ambos pueden acumularse en el folículo piloso y formar conjuntamente un tapón blando. Este tapón puede hacer que la pared del folículo se abombe y produzca un comedón cerrado (de cabeza blanca) o, si el tapón está próximo a la superficie, un comedón abierto (de cabeza negra).

Colonización microbiana: las bacterias que normalmente viven inocuamente sobre la piel se acumulan y pueden colonizar los folículos taponados, causando pápulas, pústulas, nódulos y quistes.

Inflamación: la consecuencia es una piel enrojecida e inflamada. En casos de acné grave, la pared folicular estalla en la última fase de la inflamación. Entonces se liberan lípidos, ácidos grasos, corneocitos, bacterias y fragmentos celulares causando inflamaciones extendidas y profundas en el tejido adyacente.

Buenos hábitos

1 HIGIENE: es fundamental para evitar que las bacterias proliferen. Para ello, utiliza limpiadores adecuados para pieles acneicas 2 veces al día.

2 CUIDADO CON EL MAQUILLAJE: evita cosméticos que contengan aceites, así como el uso de maquillaje, colorete… ya que pueden agravar el acné. Si los utilizas, realiza una correcta limpieza por la noche.

3 HIDRATACIÓN: es muy importante, incluso si tienes una piel grasa. Elige una crema no comedogénica, que te aporte una hidratación de larga duración, y aplícala sobre el rostro una o dos veces al día.

4 PROTECCIÓN SOLAR: a veces, puedes notar mejoría con la exposición solar, pero un exceso de sol podría dejar marcas e incluso, con el tiempo, aumentar la producción de grasa. Modera tu exposición al sol y utiliza siempre fotoprotectores libres de grasas.

5 NO TOCAR: Evita tocarte los granos, puedes inflamar e irritar los poros y aumentar el riesgo de cicatrices.

6 VIDA SANA: Practica deporte, duerme bien y come de manera saludable, dejando a un lado la bollería industrial, los embutidos y el alcohol. Evita situaciones de estrés y nervios.

7 PACIENCIA: para que el tratamiento sea efectivo debes tener paciencia, ser constante y seguir las recomendaciones de tu dermatólogo o farmacéutico.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.